Catalunya: La indignación por el juicio al 1-O convierte la huelga general en un éxito. Logra un impacto notable y una gran movilización (vídeos)

Ciento de miles de personas llenaron las calles de todo Cataluña para protestar contra la vulneración de los derechos fundamentales y el juicio contra el proceso. La huelga, convocada por la Intersindical-CSC, tuvo un impacto notable en varios sectores y se hizo notar por los cortes de las carreteras o vías de tren en muchos lugares del país.

Unos cortes que empezaron de buena mañana. Según que informó el Departamento de Interior, a las diez de la mañana ya había cortadas la A-27 a Tarragona, la C-66 a Torrent, la N-II en Tàrrega, la C-13 en la Pobla de Segur, la N-260 en la Pobla de Segur, la C-35 en Santa Maria de Palautordera, la C-17 en Gurb, la C-16 en Berga, la N-152.ª en Puigcerdá, la C-60 en la Roca del Vallès, la N-260 en Lles de la Cerdaña, la C-242.ª la Granadella, la N-II en Sant Julià de Ramis, la AP-7 en Sant Julià de Ramis y la C-1412b a Isona y Dellà. hubo más.

Como por ejemplo la marcha a pie que se hizo entre Banyoles y Girona, seguida por centenares de personas. Mientras la gente se movilizaba, al Supremo español continuaba el juicio contra los dirigentes independentistas, que, como se vio ayer en la calle, ha originado una oleada creciente de indignación, porque cada día es más evidente la falsedad de las acusaciones.

El portavoz de la Intersindical, Sergi Perelló, explicó que el seguimiento había sido amplio a las universidades, al sector sanitario, a los mercados municipales, a los medios de comunicación, al ICS y a Mercabarna. La Generalitat dijo que el seguimiento de la parada había sido del 68% en el transporte público y a las universidades, un 29% a la enseñanza y un 30% en el comercio. El Ayuntamiento de Barcelona afirmó que el 18% de la plantilla había seguido la huelga. Como dato significativo, Perelló destacó que el volumen de tráfico del área metropolitana de Barcelona había bajado de un 11,4%, muy cerca del 12% de la huelga del 2012, a pesar de que la de ayer no tenía el apoyo de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, que optaron para hacer boicot. Uno de los sindicatos que sí que apoyaba a la protesta, la USTEC, dijo que el seguimiento de la huelga a la enseñanza pública había estado de un 50%.

Después de los cortes de carretera de primera hora de la mañana, a mediodía empezaron las concentraciones o marchas por todo el país. La concentración de Barcelona fue la más numerosa. Miles de personas llenaron la plaza de la Universidad, una escena que se repitió a Girona –ante la delegación del gobierno–, a Tarragona y en Lleida, pero también en ciudades medianas, como por ejemplo Igualada, donde la plaza del Ayuntamiento se llenó a tope. A Higueras fueron los tractores que ocuparon el centro de la ciudad.

Acabada la concentración de la plaza de la Universitat de Barcelona, se ocuparon las vías de tren de Cercanía de la estación de la plaza de Cataluña durando bastante rato. Los manifestantes pararon la circulación de las líneas R1, R3 y R4 durando media hora. Después, ellos mismos se fueron, sin que hiciera falta la intervención de los Mossos d’Esquadra, que sí que intervinieron con fuerza al exterior y en más lugares de Cataluña, con enfrentamientos que en algunos casos van acabado con detenciones. En el corte de carretera de la C-17 en Gurb, agentes de los Mossos d’Esquadra actuaron contra los manifestantes para reabrir la circulación y hubo enfrentamientos con los huelguistas, uno de los cuales fue detenido.

También detuvieron un manifestante a Barcelona, en un corte al cruce entre la Gran Vía y la calle de Urgell. Y todavía fueron detenidas dos personas más al peaje de la AP-7 a Tarragona, donde los Mossos d’Esquadra golpearon los manifestantes con las porras.

Por la tarde, continuaron algunos cortes, como el de la AP-7 en l’Ampolla, pero la actividad se centró en las concentraciones convocadas a las principales ciudades del Principado. La más numerosa fue la de Barcelona, que recorrió el paseo de Gracia desde la plaza del Cinco de Oros hasta la Gran Vía. Los organizadores dieron la cifra de 200.000 manifestantes.

A la cabecera, una pancarta con el lema ’21-F, huelga general: sin derechos no hay libertades’, portada por los principales dirigentes de la Intersindical-CSC, por representantes de más sindicatos que apoyaban y por miembros de la sociedad civil, como por ejemplo David Fernández, Martí Anglada, Anna Sallés y la actriz Àngels Massip. Los representantes de los partidos políticos eran en una segunda fila. Había dirigentes de Juntos por Cataluña, ERC y la CUP.

Las manifestaciones de Girona, Lleida, Girona, Tortosa, Vic, Badalona, Olot y más ciudades también fueron muy numerosas. En el caso de Girona llegó a 70.000 personas, una cifra que superó la de la parada del 3 de octubre de 2017, que fue de 60.000.

(Fuente: Vilaweb)

Vídeos:

 

 

 

 

 

 

 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Francisco Campos

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *