El régimen israelí golpea y tortura a los prisioneros palestinos recapturados y niega las visitas de abogados y de la Cruz Roja

El régimen israelí golpea y tortura a los prisioneros palestinos recapturados y niega las visitas de abogados y de la Cruz Roja

La Comisión de Asuntos de Prisioneros y Ex-Prisioneros de Palestina confirmó hoy lunes, que los cuatro prisioneros fugados y arrestados fueron brutalmente golpeados y torturados. Las autoridades de ocupación niegan las visitas de sus abogados y de la Cruz Roja para verificar sus estados de salud.

La ocupación militar israelí logró arrestar a 4 de los 6 prisioneros palestinos fugados desde la cárcel de alta seguridad de Gilboa, después de cavar un túnel y lograr escapar. 2 de ellos aún continúan libres.

Los 4 prisioneros arrestados han sido sometidos a torturas y golpizas. Uno de ellos fue trasladado a un hospital debido a la gravedad de sus lesiones. Según medios israelíes, el prisionero Al-Zubaidi fue llevado al hospital israelí de Rambam, sabiendo que las autoridades de ocupación no aceleran el traslado de prisioneros y detenidos a hospitales civiles a menos que estén expuestos a grandes daños y verdaderos riesgos vitales.

En Israel la tortura el legal cuando se trata de los palestinos. Todas las organizaciones humanitarias del mundo, incluyendo los organismos israelíes de derechos humanos confirman a diario las atrocidades que la ocupación israelí comete en contra de los palestinos bajo ocupación militar.

Israel no es un estado de derecho, es un estado de Ocupación Militar y de Apartheid. Israel viola sistemáticamente toda la legalidad internacional y viola los derechos humanos. Amnistía Internacional ha descrito a Israel como violador “Crónico” de los derechos humanos.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 14/09/2021

    […] entra­da El régi­men israe­lí gol­pea y tor­tu­ra a los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos rec… se publi­có pri­me­ro en La otra […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *