El “cambio progresista”: El Gobierno impedirá recibimientos a ex presos de ETA pero evita actuar en casos de exaltaciones franquistas

Jokin de Carlos lleva unos cuantos años haciéndose una pregunta que incluye dos interrogantes: por qué y hasta cuándo. Este representante de la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFNA-36) no entiende cómo puede ser posible que aún hoy se permitan homenajes a la dictadura franquista, la misma que asesinó a los familiares de quienes le acompañan en el día a día de ese colectivo memorialista.

Hay otro detalle que estos días le duele especialmente: el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ha asegurado a través de su delegado en el País Vasco, Jesús Loza, que impulsará una reforma legal para impedir los homenajes a ex presos de ETA. El anuncio llegó tras la polémica levantada por los recibimientos u “ongi etorris” (bienvenidas) efectuados a dos ex reclusos en sus respectivos municipios.

En concreto, el Ejecutivo en funciones plantea impulsar una reforma de la Ley de Reconocimiento y Protección a las Víctimas del Terrorismo de 2011, lo que podría implicar multas a aquellos ayuntamientos que permitan la celebración de homenajes públicos a presos de ETA. La Fiscalía de la Audiencia Nacional también ha anunciado que investigará los recibimientos a ex reclusos.

Sin embargo, no ha habido ninguna mención o iniciativa ante actos como el celebrado el pasado 18 de julio en las calles de Santander, donde tuvo lugar una procesión con simbología franquista que acabó con un mitin en el que distintos oradores hicieron apología del franquismo.

Algunos días después hubo un homenaje al falangista Onésimo Redondo en el Cementerio del Carmen de Valladolid, mientras que el 17 de agosto habrá un acto ultraderechista por los “Caídos de La Garrofa” (Almería). La agenda franquista del mes de agosto se cerrará con otro acto similar en Aguilar de Campóo (Palencia). Son solo algunos ejemplos de un largo listado de eventos caracterizados por los discursos a favor de la dictadura.

“Esos actos son un auténtico horror y una auténtica patada a la democracia: se está homenajeando a responsables de miles de muertos y de muchos años de represión”, afirma por su parte el portavoz de AFFNA-36, quien considera que se trata de “un auténtico escándalo y una mancha en la ética de este país”.

“Aberración”

El representante de la Plataforma Vasca Contra los Crímenes del Franquismo e integrante del Grupo de Memoria Histórica del sindicato CNT, Luis Fuentes, sostiene que estos homenajes “suponen un doble castigo” y una “aberración” para los familiares de las víctimas de la dictadura. “No se cuestionan estos homenajes, sino solamente el tema de los presos. Si decimos que las víctimas son todas iguales, lo son para todo”, subraya.

En ese contexto, Juan Mari Zulaika, ex preso de la cárcel concordataria de Zamora e integrante del colectivo memorialista Goldatu, advierte que se trata de una “discriminación absoluta” hacia quienes sufrieron esos crímenes, al tiempo que critica el “diferente trato” que reciben las víctimas de ETA y de la dictadura franquista.

“Delitos de odio”

José Luis Muga, abogado y miembro de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, apunta que los homenajes franquistas no solo constituyen una afrenta a las víctimas de ese régimen. “Lo que es mucho peor –continúa-, no suponen la vulneración de ninguna norma jurídica”.

En tal sentido, Muga recuerda precisamente que un grupo de colectivos memorialistas solicitó la modificación del Código Penal para que esos actos de exaltación del régimen “queden expresamente incluidos como delitos de odio”. Sin embargo, ese reclamo, que llegó al Congreso a través una ley integral de víctimas del franquismo presentada por IU en junio del año pasado, no prosperó.

“Por lo tanto, a día de hoy sólo tendríamos una posible interpretación de los delitos de odio para que se incluyeran de facto los homenajes franquistas, aunque para eso deberían ser los fiscales o jueces de instrucción quienes tuviesen interés por abrir investigaciones y procesos penales. Como bien se sabe, hasta ahora ni uno solo lo ha hecho”, subraya el abogado.

Al menos veinte actos celebrados desde enero

Gritos, brazos en alto y algún que otro Padre Nuestro que se confunde con el Cara al Sol. Durante los últimos ocho meses, en España ha habido una veintena de actos de exaltación del régimen franquista. En todos ellos ha habido simbología propia de la dictadura, agitada incluso en plena vía pública ante la mirada atónita de la gente y sin que se abriese ningún tipo de expediente o procedimiento judicial.

Uno de los actos más llamativos tuvo lugar el pasado 18 de julio en Santander (foto adjunta). Coincidiendo con un nuevo aniversario del Golpe de Estado franquista, unos treinta militantes ultraderechistas se pasearon por el centro de la capital cántabra –que esos días celebraba su Semana Grande- con banderas de la dictadura. El acto acabó en las inmediaciones de la catedral, donde hubo distintas intervenciones. Entre los oradores estuvo Salvador Sarabia, concejal de Alternativa Española –formación de extrema derecha dirigida por Rafael López Diéguez, yerno de Blas Piñar– en la localidad de Ampuero.

La agenda ultraderechista suele verse desbordada en torno a esa fecha. Cada 18 de julio, distintos partidos, movimientos y entidades franquistas –incluyendo la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), que está registrada legalmente y cuenta con beneficios fiscales para sus socios– realizan diferentes actos de apología de la dictadura. El Valle de los Caídos es uno de los lugares más tradicionales, aunque también se realizan homenajes en otros puntos del país. Así ocurrió este año en Torremolinos (Málaga), donde Fuerza Nueva-Andalucía y la Fundación Nacional Francisco Franco celebraron un “acto de afirmación nacional”.

Al día siguiente pudieron verse banderas franquistas junto al turístico Templo de Debod, en Madrid. Ultraderechistas convocados por La Falange se reunieron allí para celebrar el homenaje a los “caídos” del Cuartel de la Montaña, uno de los actos habituales de la extrema derecha madrileña.

Cara al sol

El cementerio de La Almudena es otro punto clave del mapa de celebraciones franquistas. En febrero pasado, la Hermandad y la Fundación de la División Azul organizaron allí el acto de homenaje a los españoles que pelearon junto a los nazis en la mítica batalla de Krasni Bor. En el mitin –que acabó con los brazos en alto al ritmo del “Cara al sol”- estuvo presente el general de división Juan Chicharro Ortega, presidente de la Fundación Franco.

Los ultras volvieron a ese cementerio en julio para homenajear a José Calvo Sotelo, ministro durante la dictadura de Primo de Rivera. Según difundió el Movimiento Católico Español (MCE) a través de su blog, también aprovecharon para rendir tributo ante la tumba del fundador de la Legión, José Millán Astray, así como en el panteón de la División Azul, donde posaron junto a sus banderas franquistas.

Durante los últimos meses también ha habido actos de reivindicación de la dictadura en Majadahonda, Covaleda (Soria) o Alcubierre (Zaragoza), así como en distintos puntos de Madrid. En todos los casos hubo abundante simbología de la dictadura.

(Fuente: Público / Autor: Danilo Albin)

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Francisco Campos

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *