Profesora malagueña, conocida militante de Vox de ideas homófobas, acusa a sus alumnos por recibir “insultos de ultraderechista”

Una profesora de Lengua y Literatura de un instituto público, Inmaculada Enríquez Castaño, ha denunciado haberse sentido “amedrentada” y haber recibido gritos por parte de sus alumnos “por ser de Vox” en el centro educativo durante su jornada laboral.

Profesora de Lengua y Literatura de Secundaria en el instituto Bezmiliana de Rincón de la Victoria, Málaga,  y militante activa del partido ultraderechista Vox, que formó parte la lista de la candidatura de Vox a las municipales por la localidad, había sido apoderada de Vox en las elecciones del 28ª el pasado domingo. Como apoderada de Vox en su mismo centro, donde familias, compañeros y sus propios alumnos pudieron verla con su acreditación.

El pasado martes, al reincorporarse tras las elecciones, declara que fue recibida a gritos por un grupo de alumnos. “Recibiendo insultos de ultraderechista por parte de niños de 13 ó 14 años”, comentó la profesora. En los pasillos, a su paso escuchó gritos de “presos políticos, libertad”, “Cataluña independiente, Cataluña libre”.

“Cuando he entrado a la clase de la primera hora, un grupo de primero de Bachillerato, varios alumnos han empezado a decirme, ‘Vox ha perdido’, y a reírse de mí, no he entrado al trapo, y les he dicho que como son menores de edad, y no votan, no iba a hablar de política. Luego en una clase de 2.º de ESO ha sido cuando me he sentido más intimidada. En el mismo pasillo un alumno me ha dicho ‘Ultraderechista, tú no entras’, y ha cerrado la puerta”. “En la pizarra estaba escrito PSOE y la frase ‘presos políticos libertad’ y los alumnos empezaron a hacer ruido con las mesas y sillas mientras gritaban ‘PSOE’ y ‘has perdido’ todos a la vez”.

Según declara, uno de los estudiantes le intentó impedir la entrada a clase, le dijo “tú, ultraderechista, no entras” y le cerró la puerta. Cuando pudo acceder, la amedrentó tirando la silla al suelo y empujando la mesa. El alumno fue expulsado del aula y recibió un parte grave.

“Un alumno no me dejaba entrar en la clase, se puso en la puerta y luego la cerró y no me abría, seguí intentando acceder para dar mi clase y casi todo el grupo me recibió al grito de PSOE, Vox ha perdido, presos políticos, libertad, eso a coro”, relató Enríquez horas después de lo ocurrido. “He gastado una media hora para poder reducir a la clase y dar mi materia”, afirmó la profesora, que expulsó al alumno de clase y le puso un parte grave. Posteriormente fu expulsado del Centro, acusado de agredir verbalmente y tener actitudes violentas con una profesora.

Los padres del menor expulsado niegan que su hijo fuera el impulsor de la protesta, así como que se produjera cualquier tipo de violencia, y acusan a la maestra de “adoctrinar” a los menores. También niegan su afirmación acerca de que “como son menores, yo no hablo de política con mis alumnos”. “He hablado con alumnos de la clase de mi hijo y de otras clases y me dicen que esta profesora en clase defiende su ideología normalmente. Que siempre habla de Vox, que critica a los homosexuales, el aborto o el matrimonio gay”. Les habla de la contrariedad de ser gay, de que es una enfermedad. Les habla de catolicismo y de lo importante que es llegar virgen al matrimonio como hizo ella”, afirma la madre.

Enriquez reconoce su activismo político ultraderechista y ultraconservador, habiendo participado en mesas formativas y en actos de partido Vox en el municipio, añadiendo que también es conocida en la zona por ser “catequista en la parroquia” y defender “la vida y la familia tradicional”. Como “miembro de un grupo ProVida», también reconoce haber “rezado el rosario a las puertas de un abortorio”. O sea, que ha formado parte de los grupos ultraconservadores que amedrantan e insultan a las mujeres que pretenden acceder a las clínicas abortistas malagueñas, y a los trabajadores de las mismas, lo que ha sido reiteradamente denunciado por los profesionales y los colectivos feministas.

Para Enríquez, el que se gritara en el instituto “presos políticos, libertad”, “Cataluña independiente, Cataluña libre”, lo considera “un adoctrinamiento increíble para niños menores de edad”. “Soy catequista, soy miembro activo de un grupo pro vida”. Lo ocurrido “ha sido para mí inexplicable y se debe, pienso, a un adoctrinamiento de los niños por parte de sus padres, de los adultos, de los medios”.

«No creo en el aborto ni en la eutanasia, pero pienso que en los institutos y en los colegios se está haciendo un adoctrinamiento tremendo, en temas como la sexualidad, los alumnos están hipersexualizados, reciben charlas de colectivos gays durante el horario escolar, perdiendo clases importantes de Lengua o de Matemáticas”, manifestó la profesora.

(Fuentes: Málaga Hoy / diario Sur / La Opinión de Málaga / diario Axarquia plus / público)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *