El dirigente de las FARC Jesús Santrich cumple hoy un año en prisión reiterando su inocencia. “Yo no soy un narco, soy un revolucionario”

El dirigente de las FARC Jesús Santrich cumple hoy un año en prisión, sin que Estados Unidos, que pidió su arresto y extradición, haya presentado pruebas por el delito de narcotráfico que le imputa.

“Yo no soy un narco, soy un revolucionario. Jamás en mi vida he tenido ningún tipo de vinculación con la droga, ni antes ni después de pertenecer a la guerrilla”, subrayó hace unas horas Santrich en entrevista concedida a Blu Radio de Colombia.

El excomandante de la antigua guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, recalcó que ha pasado un año injustamente encarcelado.

“Este ha sido un año de un proceso en el que nadie me ha podido presentar una sola prueba en la que yo tenga algún tipo de vínculo con el narcotráfico. Y esa prueba no la van a conseguir ni aquí ni en los EE.UU. sencillamente porque no existe tal vínculo”, afirmó.

Reiteró Santrich, como lo ha hecho el actual partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), que su caso responde a un montaje de la Fiscalía local y la DEA para torpedear el proceso de paz.

Yo no tengo ningún tipo de relación con cártel alguno, el fiscal desde el primer momento en que me capturó dijo que tenía pruebas irrefutables de esa conexión (…) Es una ficción que lo pasaron como noticia verdadera y es lo que pretenden seguir afianzando’, agregó.

Comentó, además, que en su prolongado encierro siempre se ha sentido respaldado por la militancia y la dirección de su partido y en especial por la base de excombatientes, de compañeros y compañeras que estuvieron en la otrora fuerza insurgente.

Las FARC ha denunciado insistentemente la detención de Santrich, quien permanece en la cárcel La Picota de Bogotá.

Es evidente el montaje contra Santrich con la finalidad de desestabilizar el proceso de paz, sembrar la inseguridad jurídica en los exguerrilleros y debilitar la Justicia Especial de Paz. Libertad inmediata para Santrich, señaló recientemente una declaración del Consejo Político Nacional de las FARC.

(Fuente: Prensa Latina)

¿Quién es Jesús Santrich?

Jesús Santrich, uno de los negociadores de las FARC para los diálogos de paz en La Habana, fue arrestado por la Fiscalía colombiana el 9 de abril de 2018. Las acusaciones por narcotráfico del Departamento de Justicia de Estados Unidos podrían convertir a Santrich en el primer ex guerrillero extraditado. Pero, ¿quién es Santrich?

Su nombre real es Seuxis Pausivas Hernández Solarte y tiene 52 años. Reconocido por su alias Jesús Santrich, el exguerrillero se alistaba para ingresar a la Cámara de Representantes de Colombia como uno de los miembros del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

El Acuerdo de Paz de 2016 entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) garantizó a los ex guerrilleros diez escaños en el Congreso, independientemente de los resultados de las elecciones legislativas de marzo de 2018. Santrich ya se preparaba en su nuevo papel de hombre de ley.

El dirigente, uno de los principales negociadores durante los diálogos de paz de La Habana, fue también uno de los tres representantes del partido encargados de la verificación e implementación de los acuerdos. Su detención y posible extradición, a semanas de las elecciones presidenciales del 27 de mayo, ha provocado una grave incertidumbre sobre el futuro de los mismos.

Santrich fue detenido acusado de haber participado supuestamente de una negociación para exportar diez toneladas de cocaína hacia Estados Unidos tras la firma de la paz, según investigaciones de agentes federales de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Nacido en el departamento de Sucre, de padres docentes, en el seno de una familia numerosa de siete hermanos, pasó su niñez en la ciudad de Pasto donde nació su madre, quien le enseñó a leer a Gabriel García Márquez, mientras que su padre le transmitía la pasión por la historia y la filosofía. En su hogar los ídolos eran Simón Bolívar, José Martí y el peruano José María Arguedas.

Desde la adolescencia estuvo vinculado a la Juventud Comunista, lo que lo llevó a estudiar en la Universidad del Atlántico, donde se involucró de lleno en el activismo estudiantil. Finalmente se recibió como Licenciado en Ciencias Sociales y Educación y luego hizo un posgrado en Historia.

Al poco tiempo de graduado, ejerció como personero de Colosó (Sucre). Sin embargo en aquel entonces los miembros de la Unión Patriótica (UP) eran acosados por su condición política. Cuando, en noviembre de 1990, unos detectives mataron a su mejor amigo, Jesús Santrich, un líder estudiantil de la Universidad del Atlántico, Seuxis decidió irse al monte, y se incorporó al frente 19 de las Farc con el nombre de su amigo asesinado.

Así comenzó su vida como guerrillero donde rápidamente pasó al Estado Mayor Central enfocado en las comunicaciones y la propaganda en la zona Caribe. Santrich fue el principal ideólogo de la emisora ‘La voz de la resistencia’, una cadena clandestina fundada en 1993.

El líder guerrillero fue clave en las negociaciones de La Habana, pues redactó el Acuerdo con el representante del gobierno Sergio Jaramillo. Durante los diálogos en Cuba hizo varias declaraciones polémicas, como cuando le preguntaron si las FARC estaban preparadas para pedir perdón, y respondió cantando: «quizás, quizás, quizás».

Siempre con gafas oscuras, Santrich comentó que fue perdiendo la visión del ojo izquierdo a raíz de una enfermedad genética y sólo tiene un punto de luz.  «Eso fue como cuando cae la tarde: lentamente (…) a los 14 años yo no veía muy bien y tuve que usar lentes, pero cuando ya estaba en la universidad se me fue cerrando el campo visual en los dos ojos», le contó al periodista Jorge Enrique Botero en el portal Las2orillas.

La captura de Santrich fue ordenada por el fiscal general Néstor Humberto Martínez quien también inculpó a Marlon Marín, Armando Gómez, conocido como ‘El Doctor’, y Fabio Simón Younes Arboleda.

El dirigente rechazó la detención a través de su abogado y se declaró en huelga de hambre. Según el fiscal Martínez,  la acusación por narcotráfico se basó en un informe emitido por el Gran Jurado de la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York, el 4 de abril de 2018. Por su parte, la FARC califica su captura como un montaje.

Así, el hombre que redactó los acuerdos de La Habana podría está a punto de cambiar su futura banca de congresista por una prisión en Estados Unidos gracias a la DEA, poniendo en peligro la continuidad de la paz.

(Fuente: Sputnik – Mundo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *