Valle del Almanzora: Juzgado no ve delito penal en la muerte de Iliass T. en el CIT “Tierras de Oria”

El Juzgado de Instrucción 1 de Purchena (Almería) ha archivado la investigación penal abierta tras la muerte del joven de 18 años Iliass T. en el centro de menores ‘Tierras de Oria’ al concluir que se trató de un fallecimiento “accidental” y que los trabajadores aplicaron “correctamente el protocolo vigente” en julio de 2019 cuando decidieron sujetarlo “mecanicamente” de manera “prolongada”. Dicho protocolo fue, tras la muerte de Iliass, modificado por la Junta de Andalucía.

Concentración en la puerta del CIT “Tierras de Oria” tras la muerte de Iliass de familiares y colectivos pidiendo el esclarecimiento de lo sucedido y el cierre del centro.

Para la jueza, ha quedado “patente” a lo largo de la instrucción la “necesidad” y la “correcta aplicación” de esta medida “prolongada” de sujeción, así como que le pusieran esposas previamente, al tiempo que remarca que se llevaron a cabo “en pleno cumplimiento de las directrices que, para su aplicación, mantenimiento y cese, se prevén en el protocolo”.

Añade que se hizo “garantizando la integridad física del interno fallecido” y en cumplimiento de la “principal” finalidad que tienen estas medidas de sujeción; “impedir actos de volencia o lesiones del interno contra si mismo”.

El auto de 29 de enero, adelantado por El Confidencial y al que ha tenido acceso Europa Press, recoge, que si bien el informe pericial de los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) pone de relieve que la contención mecánica “boca abajo” que recoge el protocolo del centro de menores Tierras de Oria es “contraria a las recomendaciones encontradas en la bibliografía y protocolos estudiados”, no es “menos cierto que es el protocolo que entonces estaba vigente” en el momento de los hechos.

Tal y como informábamos en julio del año pasado en La Otra Andalucía esta contención podría haber sido la causa de la asfixia, ya que los resultados de la autopsia enviados al juzgado de Purchena reflejaban “congestión y hemorragias agudas” en todos los órganos del joven de 18 años y “respiración agónica” (falta de oxígeno) en los pulmones, que pudieron provocar la parada cardiorespiratoria. Hasta seis guardias del centro ataron al chico a la cama de una habitación, según quedó reflejado en un vídeo.

“PROTOCOLO ENTONCES VIGENTE”

“El protocolo está inspirado en una ley reguladora de la responsabilidad penal de los menores que no ha sido objeto de análisis en la presente instrucción, habiéndose limitado la misma a que se verifique su correcta aplicación, sin juzgar su contenido vigente en aquel momento”, subraya la jueza para acordar el sobreseimiento provisional de la causa abierta contra los cinco trabajadores investigados.

La resolución recoge, no obstante, que el citado protocolo, que posteriormente a la muerte de I.T. fue modificado por la Junta de Andalucía, establece que con “carácter general que la posición del menor en la cama sea boca arriba, salvo por prescripción médica u otras circunstancias que lo justifiquen y aconsejen” y señala a las declaraciones prestadas por los investigados y testigos que autorizaron y presenciaron dicha decisión.

“Manifestaron que se tomó, principalmente, porque el joven interno estaba muy agitado y llevaba puestas unas esposas, por lo que su colocación boca arriba le podría haber ocasionado graves lesiones, no considerándose procedente la retirada de las esposas hasta que se calmara”, remarca para aclarar que en la valoración médica que se hizo a su ingreso en el centro no indicó que él presentase “alguna contraindicación a la aplicación de las medidas de contención”.

El Juzgado de Instrucción de Purchena considera que no resulta debidamente justificada la perpetración de delito por parte de los trabajadores aunque sin perjuicio de que la familia de I.T. pueda ejercer acciones civiles o contencioso-administrativas.

El CIT “Tierras de Oria” es conocido popularmente por ser un centro especialmente severo con los menores a su cargo. Algunos de los chicos y chicas que han pasado por allí así nos lo han confirmado. Incluso ha inspirado una canción que denuncia los malos tratos recibidos por los zagales en el centro:

Avatar
En redes
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Avatar

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *