Se crea una plataforma contra un parque eólico en Cabo de Gata

Mar de Ágata, promovido por las empresas BlueFloat Energy y SENER, es el primer parque eólico marino proyectado en el oriente andaluz, más concretamente, en el Levante almeriense que se anunció a finales del pasado año. Concretamente se localizará en aguas del mar Mediterráneo, frente a las costas orientales de Almería, entre los municipios de Níjar y Carboneras, y tendrá una capacidad de generación de 300 MW (el 28% del consumo eléctrico actual de la provincia de Almería). Durante la vida útil del parque, estimada en 30 años, Mar de Ágata permitirá un ahorro de 12 millones de toneladas de CO2.

Sin embargo no todo el mundo ve el proyecto tan positivo. Una plataforma ya está recogiendo firmas contra este parque eólico y denuncia que “la actuación supondría un gran impacto paisajístico, afectaría a las aves y el medio marino y no cumple con los criterios básicos de transición ecológica justa y democrática”.

La Plataforma Stop Parque Eólico Mar de Ágata rechaza el proyecto por su elevado impacto paisajístico. El parque eólico ocupará una superficie de 70 km2. Estaría situado frente al tramo litoral que va desde La Isleta del Moro hasta Agua Amarga, a menos de 5 kilómetros del límite de Parque Natural. Supondrá la destrucción del paisaje natural, siendo este uno de los principales valores del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. La instalación del parque eólico resulta inadmisible, ya que sería visible durante el día desde muchos kilómetros de la costa y durante la noche luces intermitentes irrumpirían en el cielo nocturno sobre el horizonte.

Además la plataforma denuncia que los artefactos flotantes irán fijados al lecho marino mediante anclajes y se instalará una red kilométrica de cables enterrados y suspendidos en el mar que puede afectar a los hábitats y comunidades bentónicas. También genera campos electromagnéticos, contaminación lumínica nocturna y crea obstáculos con riesgo de impacto para tortugas marinas. En la zona marina donde pretende instalarse el parque eólico existe un Hábitat Crítico para los Cetáceos (CCH). Estos hábitats se designaron mediante el «Acuerdo de Mónaco sobre la conservación de los Cetáceos del Mar Negro, el Mar Mediterráneo y la Zona Atlántica Contigua» (ACCOBAMS), adoptado en Mónaco el 24 de noviembre de 1996 y ratificado por España el 2 de febrero de 1999. El objetivo de este acuerdo es adoptar medidas coordinadas para conseguir y mantener un estado de conservación favorable para los cetáceos. Teniendo en cuenta el impacto negativo que un parque eólico marino tendría para los cetáceos, resulta inapropiado instalar uno precisamente en una zona protegida considerada como un hábitat crítico. En las aguas del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, y obviamente en el espacio marino adyacente, destaca la presencia de delfín mular (Tursiops truncatus), delfín común (Delphinus delphis), calderón negro (Globicephala melas) y calderón gris (Grampus griseus). Los parques eólicos provocan mortalidad de aves por impacto contra los aerogeneradores. Además, existen estudios que han puesto de manifiesto el efecto barrera que provocan los parques eólicos marinos sobre las aves. El parque eólico proyectado se encuentra en un tramo de costa que es zona de paso de las migraciones norte-sur junto con el Estrecho de Gibraltar.

Por otra, según denuncia la plataforma la macro instalación industrial proyectada, responde a un modelo de explotación de las grandes multinacionales que controlan el mercado de la energía y venden la producción en la autopista energética, explotando el territorio sin miramientos y priorizando el beneficio económico, con escasas o nulas ventajas para la población local. El parque eólico no generará (como dicen) miles de puestos de trabajo, y mucho menos en la población local, ya que en en este tipo de instalaciones sólo intervienen empresas especializadas debido a la compleja tecnología de los aerogeneradores, con múltiples componentes industriales suministrados por el fabricante. La construcción y mantenimiento de estas macroindustrias sólo está al alcance de grandes empresas especializadas.

BlueFloat Energy es una empresa estadounidense formada con el respaldo de la estadounidense 547 Energy, brazo de inversión en energía renovable de la firma de capital privado  Quantum Energy Partners. SENER es un grupo privado con sede en el País Vasco de ingeniería y tecnología fundado en 1956. SENER diseño varias plantas nucleares para el franquismo, entre otras la polémica central nuclear de Lemoniz, que la movilización y presión popular obligaron a desmantelar sin ni siquiera haber sido puesta en funcionamiento.

Avatar
En redes
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Avatar

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Avatar Juan dice:

    Si fracasan en esta bella zona de Andalucía lo intentarán en otra, como las inmediaciones del Estrecho o la costa onubense. Andalucía sin soberanía es como un pastel a despedazar.

  2. Avatar Anna Riva dice:

    No estoy de acuendo, no se estropea la naturaleza de uno de los ultimos paraisos de la cuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *