Se agudiza la violencia patronal en la provincia de Almería

La percepción de impunidad que tienen muchos empresarios agrícolas en la provincia de Almería, está provocando que aumenten los incidentes de agresiones a trabajadores cuando estos exigen sus derechos.

La falta de inspecciones de trabajo, los acuerdos de la Seguridad Social con las organizaciones patronales para no investigar los fraudes cometidos en la forma de cotización (se cotiza por un Régimen especial, el Régimen del Tomate, sin tener derecho a cotizar en ese Régimen, lo que ahorra cientos de millones a las empresas del manipulado), la renuncia de la Seguridad Social a derivar las deudas de las empresas a sus directivos, el fraude fiscal permitido por la Agencia Tributaria a pesar del conocimiento de las formas de fraude, hacen que vaya en aumento la sensación de impunidad que se tiene en el sector.

Las sucesivas Reformas Laborales de los gobierno de Zapatero, Rajoy y Sánchez, han dejado desarmada a la clase trabajadora, y más concretamente a los trabajadores más precarios como es el caso de la ganadería y agricultura andaluza. Pero esto no es suficiente para la patronal y para el empresariado sin escrúpulos que pretenden lucrarse con el sudor ajeno: un robo a los trabajadores con el consentimiento de las administraciones.

Y las administraciones miran para otro lado porque todo el sistema económico del Estado se basa en precios bajos de los productos agrícolas y ganaderos. Si los productos agrícolas recibieran un precio justo, la cesta de la compra en Madrid y otros centros industriales subiría considerablemente, lo que supondría conflictividad en los centros económicos, industriales y financieros y una subida de costes laborales que tendrían que asumir los grandes centros capitalistas.

La rentabilidad de las zonas industriales se basa en el robo a los agricultores andaluces y a cambio, las instituciones hacen la vista gorda en los casos de sobre explotación y violencia hacia los trabajadores agrícolas, traspasando el coste del bienestar de Madrid y otras zonas a los más desfavorecidos de la clase trabajadora.

Podríamos poner muchos ejemplos de violencia patronal, pero hoy, hemos subido un video que nos remiten a la redacción de La Otra Andalucía desde el SAT-Almería, en el que no hacen falta palabras.

Simón Cano.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *