PP, PSOE y C´s blindan la Ley de Amnistía como ley de punto final. Seguirá sin poder juzgarse crímenes franquistas

La Ley de Amnistía de 1977 seguirá funcionando como una ley de punto y final de la dictadura franquista que tapona las peticiones de verdad, justicia y reparación tanto de las víctimas del franquismo como de los más diversos organismos internacionales en defensa de los Derechos Humanos. Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos han rechazado la Proposición No de Ley (PNL) de Unidos Podemos para añadir un artículo a la mencionada ley que aclarara que no puede ser aplicable a los delitos de “torturas, desapariciones forzadas, crímenes de genocidio o lesa humanidad” cometidos durante la Guerra Civil y la dictadura franquista.

La Comisión de Justicia ha rechazado la propuesta con 16 votos en contra, 10 a favor y una abstención. Los argumentos de PP y Ciudadanos, por una parte, y PSOE, por otro, han sido bien diferentes. Los primeros han cumplido con esa ley no escrita de la física que dice que cuando se habla de la Ley de Amnistía un parlamentario de derechas debe citar el discurso de Marcelino Camacho en el Congreso de los Diputados el día de su aprobación. Lo había hecho Gallardón, también Manuel Fraga, entre otros, y hoy se han sumado Miguel Lorenzo (PP) y José Ignacio Prendes (Ciudadanos) para justificar su rechazo a la modificación propuesta por Podemos.

El portavoz del PP ha denunciado además que la PNL propuesta por Unidos Podemos – En Comú – En Marea es de “baja calidad democrática” ya que el Congreso ha rechazado en otras dos ocasiones, siempre con los votos de PP y PSOE, derogar o modificar la Ley de Amnistía. “Una cosa es conocer la verdad de lo que sucedió y otra cosa es exigir responsabilidad penales”, ha defendido Lorenzo, que ha finalizado su discurso señalando a los diputados de Podemos que “esto”, en referencia al Congreso, no es una “asamblea en la facultad”.

Ciudadanos, por su lado, ha reiterado su oda a la Transición y con un discurso grandilocuente ha rechazado “derogar” la Ley de Amnistía porque sería “enmendar la plana” del camino realizado durante la Transición. “No queremos revisar el pasado. Estamos orgullosos de las personas de un lado y de otro que superaron esa división. No estamos estamos dispuestos a reabrir heridas”, ha repetido insistentemente Prendes.

Por su parte, el Partido Socialista, en boca del diputado Artemi Rallo, ha realizado un discurso bien diferente del realizado por Ciudadanos y Partido Popular para terminar votando junto a ellos. Tras realizar un recorrido por el golpe de Estado, la Guerra Civil, la dictadura y la Transición, ha alabado la Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, ha criticado al Partido Popular por no implementarla y ha rechazado la propuesta de Podemos.

Los socialistas, que impulsan en ayuntamientos y parlamentos autonómicos iniciativas para juzgar los crímenes de la dictadura tanto en España como en Argentina, han decidido rechazar esta propuesta que, precisamente, busca permitir que los crímenes de la dictadura puedan ser investigados por la Justicia. Para ello, el diputado socialista ha recurrido a la jurisprudencia del Tribunal Supremo y ha señalado que aunque esta Ley fuera “derogada” sería imposible juzgar los crímenes franquistas como crímenes de lesa humanidad. La pregunta resultante es obvia: ¿por qué el PSOE apoya las iniciativas para juzgar el franquismo y vota a favor de mantener los escollos para que ese juicio se realice?

Asimismo, cabe destacar que los tres partidos que han votado que no (PP, PSOE y Ciudadanos) han encarado sus argumentos alegando que no se puede “derogar la Ley de Amnistía” cuando la propuesta de Unidos Podemos reclamaba la inclusión de un nuevo artículo y en ningún caso la derogación de la misma. El objetivo de esta modificación impulsada por Unidos Podemos es que la Ley de Amnistía deje de actuar como escudo donde se parapetan los altos cargos del franquismo para eludir la acción de la Justicia.

Como consecuencia del rechazo de socialistas, conservadores y de Ciudadanos, la Ley de Amnistía seguirá funcionando en España como una “ley de punto y final” y de “escudo franquista”, tal y como han denunciado diversos organismo internacionales como el Relator Especial de Derechos Humanos de la ONU, Pablo de Greiff; el Comité de los Derechos Humanos de la ONU; o la propia Amnistía Internacional. España seguirá siendo la excepción europea. La impunidad continúa.

((Fuente: Público)

La ley de Amnistía sigue amparando el Franquismo

La proposición No de Ley de Unidos Podemos era clara. Consistía en añadir un párrafo clave para determinar que la Ley de Amnistía de 1977 no se aplicaría en casos de “torturas, desapariciones forzadas, crímenes de genocidio o de lesa humanidad”.

Esta proposición no es algo nuevo. El 10 de febrero de 2012, el portavoz de la Alta Comisionada de la ONU por los Derechos Humanos, Rupert Colville, recordó que, conforme a una recomendación de 2009 de las Naciones Unidas, “España debe derogar su ley de amnistía, puesto que no es conforme con las leyes internacionales de Derechos Humanos”. En España, varias asociaciones piden su cambio o derogación prácticamente desde que se creó por considerarla “un escudo para la impunidad” para no investigar los crímenes del franquismo, ni a los criminales de este país.

Como explica el abogado Eduardo Ranz a este diario, “la ley de Amnistía, en ningún caso debe ser la justificación para que no se proceda a las exhumaciones, puede ser una justificación para no entrar a enjuiciar determinados supuestos torturadores, puede ser, pero primero hay que entrar a investigar.”

Pues bien, la ley de Amnistía de 1977 seguirá siendo una ley de punto final del Franquismo que seguirá suponiendo el tapón para que las víctimas de la dictadura sigan sin tener la Verdad, Justicia y Reparación que llevan pidiendo desde hace más de 40 años.

Partido Popular, Ciudadanos y Partido Socialista han tumbado la propuesta de Unidos Podemos. La Comisión de Justicia ha rechazado la propuesta con 16 votos en contra, 10 a favor y una abstención.

Según el portavoz del PP, uno de los motivos por los que han votado en contra es por “baja calidad democrática” que tiene la PNL. Ciudadanos, ha sido mucho más práctico y ha repetido de nuevo el discurso que tanto les caracteriza, las nuevas generaciones no están para reabrir heridas; “No queremos revisar el pasado. Estamos orgullosos de las personas de un lado y de otro que superaron esa división. No estamos estamos dispuestos a reabrir heridas”.

El Partido Socialista, por su parte, se ha amparado en su voto del no en la Ley de Memoria Histórica del año 2007 y ha criticado al Partido Popular por no implementarla. Así, el PSOE ha tumbado una PNL que permitía eso que supuestamente defienden: investigar los crímenes del Franquismo, incluso poder enjuiciar a los torturadores y responsables de dichos delitos. Permitiendo, además, que la Querella Argentina actúe (sin las trabas a la que está siendo sometida) en España.

La Ley de Amnistía fue aprobada el 15 de octubre de 1977, siendo por lo tanto una ley preconstitucional. Exoneraba de todos los crímenes cometidos en España con anterioridad al 15 de diciembre de 1936 y hasta el 15 de junio de 1977, con el objetivo de liberar a los presos de la dictadura. O sea, todos aquellos crímenes que se hubiesen cometido durante ese tiempo y los presos políticos quedaban amnistiados, y por lo tanto en libertad. Pero de la misma manera, aquellas personas que entre 1936 y 1977 habían sido asesinadas por cuestiones políticas, quedaban también silenciadas.

A esto hay que añadir que los presos que salieron con la Ley no tenían delitos de sangre, y simplemente no eran afines al régimen y por eso habían acabado entre rejas. Si del 36 al 77 no se podían juzgar delitos ni crímenes, todos aquellos “asesinos de rojos” y/o torturadores quedarían libres. Y no sólo asesinos y torturadores, sino también los ladrones de niños o las personas que expoliaron los bienes de los republicanos.

Basándose en esta ley impidieron al Juez Garzón investigar los crímenes del franquismo, de la misma forma que se está impidiendo a la Jueza argentina María Servini investigar mediante la Querella Argentina.

(Fuente: Diario 16 / Autora: Alejandra de la Fuente)

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *