Málaga: parque para perros sobre una fosa de asesinados por el fascismo

La asociación de la Memoria Histórica lleva desde el año dando la voz de alerta. El área de Urbanismo les negó esa posibilidad, pero una comprobación topográfica realizada por uno de los arqueólogos lo confirma

Indignación en la Asociación de la Memoria Histórica de Málaga por la instalación de una zona para perros sobre la principal fosa común del cementerio de San Rafael, de la que fueron exhumados mil cuerpos de represaliados durante la Guerra civil y la Dictadura Franquista.

Este colectivo pide respeto para las víctimas y exige que se retire lo que ha dado en denominar un ‘pipi can’, es decir, una zona para que los animales corran y “hagan sus necesidades”. Una denuncia que ha obtenido la respuesta del área de Medio Ambiente para rechazar ese término y afirmar que se trata de un “parque canino” como los instalados en otras zonas de la ciudad.

La necrópolis de San Rafael contenía una de las mayores fosas comunes de Europa, sólo después de las de la antigua Yugoslavia, con 2.840 cadáveres. De esta necrópolis, cuyo muro se utilizaba para los fusilamientos, fueron desenterrados todos los cuerpos, en su gran mayoría víctimas del franquismo y la Guerra Civil. Los restos se ubicaron en un gran panteón con forma de pirámide como elemento central de un gran parque que está por construir y en el que se preveía poner en valor las fosas, dignificándolas.

Pero cerca de un año lleva construido ese espacio para perros sobre una de las primeras fosas exhumadas en el cementerio. La asociación de la Memoria Histórica lleva alertando al ayuntamiento de Málaga de que justo debajo estaban los enterramientos desde el pasado ejercicio. Su presidente se reunió con el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, en octubre de 2015, y con técnicos municipales y les negaron que ese espacio estuviera sobre la fosa, según confirma el propio ayuntamiento. El presidente de la asociación, José Sánchez, lamenta que no se les escuchase y relata lo ocurrido:

Pero las peores sospechas del colectivo memorialista fueron confirmadas por uno de los arqueólogos que trabajó en las exhumaciones, Andrés Fernández, que con un equipo topográfico ha confirmado que ese lugar para los canes cubre por completo la fosa común número 8, con cerca de 500 metros cuadrados y donde estuvieron enterrados un millar de cuerpos. La comprobación ha sido posible porque las fosas, que se rellenaron de grava y sobre las que se colocó un geotextil, fueron georeferenciadas.

Mientras que el área de Urbanismo ha emplazado a la Cadena SER a este lunes para hacer declaracion “por prudencia”, desde el área municipal de Medio Ambiente han querido aclarar que el espacio aludido es un parque canino, no un ‘pipi can’, y lo describen como un lugar para que los perros “corran y hagan ejercicio sin estar atados”, en el que los dueños “tienen que recoger los excrementos como en la calle”.

El asunto irá al próximo pleno del ayuntamiento de Málaga en una moción del Grupo Socialista, que exigirá que se retire el dichoso pipi can y se asuman responsabilidades por parte del equipo de gobierno.

En las fotos adjuntas, en primer lugar la fosa y en segundo la zona para perros situada sobre ella.

Malaga fosa

 

malaga perros

(Fuente: cadena SER)

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Francisco Campos

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *