Macrodesembarco comercial e inversor chino en Marruecos

Para pocos es hoy un secreto que la Monarquía marroquí pretende convertirse en una auténtica potencia geopolítica en el norte de África. En línea con ese propósito, en la actualidad es el principal país africano en importaciones de pertrechos militares estadounidenses. Asimismo, hace tan sólo unos meses ha concertado importantes acuerdos de exploración y explotación petrolífera en las costas del Sáhara ocupado. Hace apenas unos días el gobierno de la monarquía marroquí ha concertado un acuerdo con el gobierno chino, consistente en la construcción de puertos, ferrocarriles y aeropuertos autosostenibles, así como en inversiones en el ámbito automovilístico, aeronáutico, tecnológico, comercio electrónico. Lo que hasta el momento se ignora es si esas inversiones se realizarán o no en el territorio del Sáhara ocupado, todavía pendiente de un referéndum de autodeterminación

    De acuerdo con un despacho de la Agencia española EFE, la República Popular China y la Monarquía alauita que encabeza el rey Mohammed VI, suscribieron   el pasado miércoles, 5 de enero, un amplio convenio comercial, en el marco del nuevo proyecto chino conocido como “La Nueva Ruta de la Seda”.

   El convenio tiene como objetivo la intensificación de la cooperación económica los dos países, que próximamente se verá sustanciado en la construcción de puertos, ferrocarriles y aeropuertos autosostenibles

   La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma china mantuvo una reunión con Nasser Bourita, el ministro marroquí de Asuntos Exteriores a través de una videoconferencia, en el marco de la cual se rubricaron varios importantes acuerdos económicos.

   Estos acuerdos tienen como propósito la promoción del acceso a la financiación china prevista por el nuevo proyecto que facilitará el comercio entre ambos países. Según se informa, los acuerdos suscritos la pasada semana permitirán la ejecución de diferentes planes dentro de las propias fronteras del país magrebí. La Monarquía marroquí acordó, igualmente, comprometer su apoyo a las grandes empresas chinas que se instalen e inviertan en territorio marroquí.  Según se ha informado, estas empresas están relacionadas con en el ámbito automovilístico, aeronáutico, tecnológico, comercio electrónico y, también, con las industrias agrícolas y textiles.

    Nasser Bourita,  el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, aprovechó la oportunidad  de han ofrecido estos conciertos para “extender mis felicitaciones al Partido Comunista Chino con motivo de la celebración de su centenario. No es casualidad la firma del “Plan de Aplicación Conjunta para la Nueva Ruta de la Seda”…


     El convenio obliga a las dos partes a reforzar su cooperación para realizar investigaciones que atraigan inversiones relacionadas con la tecnología, energía, agrícola, así como los temas derivados de la formación profesional en los empleos. Por el momento se carecen de informaciones relacionadas con la posibilidad de que las inversiones chinas puedan o no realizarse en el territorio saharaui, pendiente todavía de un referéndum a través del cual el pueblo de esa antigua colonia española pueda decidir su propio futuro, según el acuerdo de las Naciones Unidas.

MARRUECOS: ¿UNA POTENCIA GEOPOLÍTICA EN EL NORTE AFRICANO?

    No constituye hoy un secreto para nadie que entre los planes de la Monarquía marroquí se encuentra el objetivo de convertirse en una auténtica potencia geopolítica en el norte de África. En línea con ese propósito, Marruecos ya es uno de los principales clientes de la industria armamentística estadounidense, tras incrementar de manera exponencial los presupuestos militares relacionados con la Defensa. De igual forma, hace tan sólo unos meses, la monarquía marroquí suscribió con el Estado de Israel un amplio acuerdo de exploración y explotación petrolífera a lo largo de la costa del Sáhara ocupado, así como importantes acuerdos relacionados con el suministro de Drones de uso militar.

       El ministro de exteriores marroquí, Nasser Bourita, ha recalcado ahora que el concierto comercial e inversor con China se ha convertido en una de las prioridades esenciales del Gobierno marroquí.  Bourita se felicitó la pasada semana al concertar los nuevos acuerdos, de que las excelentes relaciones con la República Popular China  hayan permitido que en los últimos cinco años los intercambios comerciales hayan podido crecer en un 50%. En el 2016, los intercambios movían alrededor de 4.000 millones de dólares. Pero en el pasado 2021 alcanzó la cifra de 6.000 millones Bourita dio cuenta también del crecimiento experimentado en el número de turistas chinos en Marruecos, que han llegado a alcanzar el número de 200.000.

Fuente: Canarias Semanal.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *