Los caseteros de la Feria de Abril quieren aumentar la esclavitud de los trabajadores del sector

La patronal hostelera de Sevilla se ha quejado estos días de que la nueva Reforma Laboral de Yolanda Díaz no les permitía imponer jornadas de hasta 14 y 16 horas de trabajo (legalmente), cuando el Estatuto de Trabajadores ya impide semejantes prácticas laborales. La ultraderecha ha apoyado seguidamente sus “reivindicaciones” para que lo que hasta ahora han hecho de forma sin ningún control pase a ser ley, pero ante el despropósito de su propuesta los propios caseteros se plantean ahora desconvocar el paro patronal que tenían previsto.

Tras dos años de pandemia y restricciones a las actividades sociales, este año se retoma la Feria de Abril en Sevilla y llega con polémica. La patronal hostelera de las casetas que se colocan en la Feria amenazaba estos días con un paro como protesta contra la Reforma Laboral del Gobierno y de Yolanda Díaz. Considerando que esta nueva reforma les impide contratar a trabajadores por jornadas de hasta 14 y 16 horas.

Esta demanda ha puesto en evidencia a este sector de la patronal. En primer lugar, por las condiciones laborales brutales que quieren imponer y que públicamente reconocen que han impuesto durante años. Y, en segundo lugar, porque esa exigencia contradice normativas laborales aplicadas desde hace décadas. La obligatoriedad del descanso mínimo de 12 horas entre jornadas viene incluida en el Estatuto de los Trabajadores desde 1980 ni más ni menos.

La demanda patronal, hay que recordarlo, se produce en el inicio del periodo de ferias y fiestas que abre la primavera en nuestro país (Andalucía) y se alarga hasta el otoño. El ciclo se cierra con la feria de Jaén, que se celebra en octubre. Que sean los caseteros quienes hayan lanzado esta queja por falta de esclavos no es casual puesto que se produce en Andalucía donde la naturalización de la sobreexplotación de la clase obrera es un proceso muy avanzado.

¿Es la sobreexplotación de la clase trabajadora andaluza un mero recurso retórico? Veamos las estadísticas: tenemos un salario medio 3.000 € más bajo que el estatal, una temporalidad del laboral del 46% (un 26% en el Estado español), un desempleo estructural que está en el 20,2% (12,6% es la media estatal), un coste salarial de 1.686€ (frente a 1.900€ de la media estatal), una cobertura de paro que no llega ni a la mitad de la población (48,4%) mientras alcanza el 53,9% en el Estado, Andalucía es la cuarta comunidad autónoma en horas extras no pagadas tras Madrid, Catalunya y Valencia… Todo ello resumido en una esperanza de vida de 81,5, dos años medios de lo que viviría un habitante del Estado español (83,5 años).

Los caseteros piden un “régimen especial de trabajo” para su sector, que no es más que un régimen especial de explotación, al no querer contratar dos turnos de trabajadores por “falta de personal” y porque no sería “rentable”. Una falta de personal que seguro es derivada de las propias condiciones laborales maratonianas e irregulares que quieren imponer. Se han sentido seguros ante la normalización de la sobreexplotación de la clase obrera andaluza y alentados por el gobierno de las derechas más conservadoras en Andalucía.

El episodio ha puesto en evidencia la ofensiva que la burguesía está desarrollando contra la clase obrera andaluza, así como las condiciones de explotación laboral del sector de la hostelería. Unas prácticas que, atendiendo a las explicaciones de Yolanda Díaz sobre la cuestión, manifiestan las limitaciones de las normativas laborales e inspecciones de trabajo estatales que las han permitido y van a seguir permitiendo.

Fuente: Izquierda Diario.

Avatar

Samuel Axarquía

Nacido en la comarca de la Janda. Asentado en la Axarquía.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *