La pobreza extrema podría llegar a 83 millones en América Latina y el Caribe

Entre la población más vulnerable de América Latina y el Caribe, 83.4 millones de personas podrán pasar a la pobreza extrema para 2020, como resultado de los impactos de la nueva pandemia de coronavirus.

El cálculo se presenta en un informe conjunto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), publicado esta semana.

En el documento, titulado “Cómo evitar que la crisis de Covid-19 se convierta en una crisis alimentaria: acción urgente contra el hambre en América Latina y el Caribe”, los organismos advierten sobre el aumento significativo del hambre en la región, como consecuencia inmediata, un dado que las personas tendrán más dificultades para acceder a los alimentos, y recuerden que, en el período 2016-2018, ya había 53.7 millones de personas en una situación de inseguridad alimentaria severa en América Latina.

Después de siete años de lento crecimiento, América Latina y el Caribe puede experimentar la mayor caída en el Producto Interno Bruto (PIB) regional en un siglo (- 5.3%), según el informe. La estimación es que habrá un aumento de 16 millones de personas en extrema pobreza, en comparación con el año pasado, llegando a los 83,4 millones antes mencionados.

La situación en brasil

Con respecto a la publicación del informe, el portal Brasil de Fato afirma que “con un alto desempleo, una reducción drástica de los ingresos y el registro de un número récord de muertes e infecciones por Covid-19 semana tras semana, el contexto brasileño es grave”, y agregó que el hambre dejó de ser una “amenaza solo para las periferias”, para convertirse, cada día, en “una realidad nacional”.

Respuestas adecuadas

Considerando que una de las principales tareas en la región es “evitar que la crisis de salud se convierta en una crisis alimentaria”, la CEPAL y la FAO defienden urgentemente la creación de un ingreso básico de emergencia.

«Sin el apoyo estatal, ningún país del mundo podrá sortear esta crisis, que es una de las más grandes que ha enfrentado el mundo. Quizás comparable a la crisis de 1929. Sin la participación del Estado, sin el apoyo de las poblaciones más vulnerables, para los pequeños comerciantes, tendremos muchas dificultades “, comentó el director del Centro de Excelencia de la ONU contra el Hambre, subrayando que la acción de emergencia incluso es consensuado entre los organismos conservadores, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El informe también defiende la creación de un “Bono contra el hambre”, complementario a los ingresos de emergencia, que podría materializarse en forma de transferencias de efectivo, cupones o canastas de alimentos para toda la población en extrema pobreza. Un período de seis meses.

Refuerzo de los programas de alimentación

Entre las medidas mencionadas en el informe están el refuerzo de los programas de alimentación escolar, para garantizar la alimentación de niños y adolescentes; apoyo a iniciativas de asistencia alimentaria por parte de organizaciones de la sociedad civil; subsidios de crédito y producción, principalmente destinados a la agricultura familiar.

En este sentido, Francisco Menezes considera que “el fortalecimiento de la agricultura campesina, en su conjunto, es absolutamente vital, ya que permite la producción de la mayoría de los alimentos de mejor calidad y más saludables para la población”. En Brasil, “el vaciamiento de las políticas dirigidas a esta agricultura tiene un precio muy alto”, dijo, en referencia al hambre que azota a los brasileños.

Menezes también criticó el desmantelamiento del Programa de Adquisición de Alimentos para la Agricultura Familiar (PAA), que se sintió en los últimos años, así como la destrucción del Programa Nacional de Alimentos Escolares (PNAE), que consiste en la compra de productos de reforma agraria y, por otro lado, mano, en la entrega de alimentos a las familias más vulnerables en las escuelas brasileñas.

Como resultado, dice, la compra de productos a pequeños agricultores se vio comprometida “y, aunque los productos se pierden en el campo y no se drenan los alimentos, el hambre aumenta en la ciudad”.

Fuente: www.abrilabril.pt

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *