Entrevista a Wolfgang Streeck sobre la UE: “El euro es la mina de oro de Alemania y defenderlo se ha convertido en su principal interés”

En esta entrevista -publicada originalmente en húngaro y luego en inglés y en italiano, y que La Otra Andalucía traducimos al castellano- Wolfgang Streeck, autor de “Comprando tiempo”, analiza la respuesta europea a la crisis pandémica a la luz de la construcción asimétrica de la UE con tracción alemana. Por lo tanto, nombra y plantea un problema que a menudo eluden los exponentes, incluso los críticos del europeísmo, al que no duda en llamar imperialismo alemán. 

* * * *

Para muchos húngaros, Alemania es un modelo socioeconómico y político al que aspirar. En la estructura actual de la Unión Europea, sin embargo, ¿podría el modelo alemán traducirse en el contexto de la periferia europea?

En general, la idea de que algunos modelos nacionales puedan trasplantarse a otros países debe ser vista con gran desconfianza. Cada país debe encontrar su propio camino hacia la paz y la prosperidad. Esto es especialmente cierto para este caso particular. Alemania, altamente industrializada y dependiente de las exportaciones, puede ser y es el polo de crecimiento y prosperidad de la UE porque su moneda, el euro, está muy infravalorada, ya que no solo es la moneda de Alemania sino también de toda la zona. EUR .

Mientras que Alemania tiene un enorme superávit de exportaciones, la zona del euro en su conjunto tiene una balanza comercial uniforme. Esta es una situación ideal para una economía nacional cuya prosperidad depende de las exportaciones y, por tanto, de un tipo de cambio favorable. Considere también que la Unión Monetaria Europea hace que los mercados de otros países miembros sean efectivamente prisioneros de la economía alemana: por muy alto que sea el superávit de las exportaciones alemanas con, digamos, Italia, Italia no puede devaluarse frente a la moneda alemana, ya que esta última también es la italiana, excluyendo esta posibilidad incrementar la competitividad de la economía italiana y sus negocios.

Además, desde hace mucho tiempo en la Unión Europea existe una división creciente entre un centro –Alemania y, en parte, Francia– y una periferia que incluye los países del Mediterráneo y Europa Central y Oriental, también los Balcanes Orientales y, también los Balcanes Occidentales. La convergencia económica en un mercado internacional libre es casi imposible; aquí hay fuertes fuerzas de dependencia del camino en acción. Tampoco se puede lograr la convergencia con “fondos estructurales” o “ayuda al desarrollo” o como se llamen; no solo nunca será suficiente, sino que principalmente subsidiará las estructuras sociales existentes en lugar de cambiarlas. De todos modos, la estabilidad de un imperio depende del éxito de las élites centrales en la gestión de las élites periféricas y de asegurar que las élites pro-imperiales retengan el poder en los países periféricos. De esto se trata gran parte de la política del imperio de la UE y de lo que hará en los próximos años, no solo en el sur sino también en el este (donde Hungría parece poder jugar con la opción de un acercamiento con Rusia o incluso con China, un pecado contra el que Polonia es inmune.

En la Unión Europea se están negociando un préstamo que financiaría el impulso económico para contrarrestar la crisis del COVID19. La mayor parte de la cobertura de los medios se refiere a Polonia y Hungría que bloquean las negociaciones, mientras que el papel de Alemania en el proceso a menudo se pasa por alto. Alemania se opuso anteriormente a la mutualización de la deuda a nivel europeo: ¿por qué inicialmente se opuso a la mutualización de la deuda y qué ha cambiado?

La mutualización de la deuda entre países fiscalmente soberanos es imposible y todo el mundo lo sabe. Ningún país puede permitir que otros países se endeuden si eventualmente corre el riesgo de tener que pagar la factura. Como mínimo, la mutualización de la deuda requeriría un mecanismo central autorizado que otorgue a los países participantes derechos diferenciales para contraer deuda y controlar su uso. Ningún país se lo toma en serio ni cree que sea factible. La política alemana, sin embargo, es flexible, especialmente bajo Merkel. En 2020 existía la posibilidad real de que, sin algún tipo de transferencia financiera, Italia abandonara la Unión Económica y Monetaria (UEM) y acabara con el euro. Sin embargo, el euro es la mina de oro de Alemania y defenderlo se ha convertido en su principal interés nacional tal y como lo define Merkel y el bloque social dominante que ella forjó, que incluye a socialdemócratas y sindicatos. Por lo tanto, hubo que encontrar una manera de ceder a la presión italiana (y francesa) con una especie de “unión de transferencia”, como a veces se la llama. El Corona Recovery Fund sirve para mantener a los gobiernos “pro UE” en el poder en Italia, España y, a largo plazo, Francia; es un precio que vale la pena pagar desde el punto de vista alemán. Tenga en cuenta que no hay fondos en absoluto; es todo una deuda, y todavía no hay una decisión sobre cómo se remediará desde hoy hasta los próximos siete años; muy probablemente, si me preguntas, con más deuda. También tenga en cuenta que todos los países obtienen algo, Recuperación o no, incluso Alemania y Francia. También tenga en cuenta que los países solo son responsables de la parte correspondiente a su participación en el presupuesto normal de la UE, no de la totalidad del fondo, y los parlamentos nacionales de cada país deben aprobar el fondo (y la participación nacional en él). Esto está lejos de lo que deberían haber sido los denominados eurobonos.

En su último libro, Encuentros críticos, describe a Angela Merkel como “una política posmoderna con un desdén maquiavélico tanto por las causas como por las personas”. ¿Podrías profundizar más?

Esto puede parecer una personalización excesiva, lo cual no es bueno. Los políticos, en su dimensión individual, deben ser vistos dentro de un contexto político. En la década de 1990, después de la unificación, Merkel fue la respuesta perfecta de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), al declive del conservadurismo alemán (occidental) de posguerra junto con la desintegración del entorno social católico y protestante, hasta el final de la década de 1990. El anticomunismo como punto de encuentro político y la necesidad sentida entre los alemanes durante el impulso a la “globalización” de los años noventa, de defender su “competitividad” en los mercados globales. El predecesor de Merkel, Kohl, había perdido las elecciones de 1998 porque los votantes lo consideraban obsoleto, anticuado, el hombre de ayer, en comparación con el “modernizador” Gerhard Schröder. Habiendo crecido en Alemania Oriental, Merkel no le debía nada a ninguna de las facciones de su partido; así que pocos meses después del primer mandato de Schröder, pudo, a sangre fría, derrocar a Kohl como líder del partido y a Schäuble, su presunto sucesor, debido a su participación en un escándalo financiero relativamente pequeño.

Es en este escenario donde hay que entender su peculiar estilo político y su enorme éxito durante tantos años. Merkel presidió un partido sin causa, ideológicamente en bancarrota que le permitió, además de coaccionar, recurrir a políticas oportunistas, impulsadas por eventos, aptas para el momento, sin coherencia sustantiva y diseñadas más que por acuerdos partidistas por especialistas en relaciones públicas sin ningún tipo de antecedentes políticos. La razón por la que una persona como Merkel fue y es tan buena puede tener que ver con su educación en la RDA totalmente apolítica, lejos tanto de la democracia cristiana como de la socialdemocracia, los polos ideológicos de la política de Alemania Occidental, así como con el comunismo de la RDA. (Cuando era niña, su familia se mudó de Hamburgo a la RDA; su padre era un ministro protestante que aparentemente simpatizaba con el régimen de la RDA. Ella aparentemente nunca lo hizo). Parece que esto le ha proporcionado una preparación incomparable para la política posmoderna, donde el manejo de las impresiones y sentimientos importa mucho más que los compromisos ideológicos, y donde los votantes deciden sobre la base del impulso del momento y no sobre la base del éxito de un gobierno. mover la sociedad hacia un ideal, como el socialismo o el respeto a los diez mandamientos. 

Es esta historia personal, creo, más el fracaso ideológico de su partido y, no olvidar, la posición económica privilegiada de Alemania dentro y gracias a la UEM lo que debe tenerse en cuenta al evaluar a Merkel. Como líder de la oposición contra Schröder, Merkel se presentó como una versión alemana de Margaret Thatcher, con una plataforma electoral neoliberal radical. Después de derrotar por poco a Schröder en 2005, literalmente abandonó el neoliberalismo en el acto porque era demasiado arriesgado desde un punto de vista electoral y comenzó, como Canciller de una Gran Coalición, a “socialdemocratizar” su partido. Se puede suponer que en este punto había notado que sus predecesores ya habían hecho el trabajo neoliberal por ella: Kohl trayendo Alemania a la UEM y Schröder con Hartz IV, ambos útiles en la perspectiva de una performatividad económica nacional que le dio como canciller en oficina una gran ventaja en las próximas cuatro elecciones nacionales. Después de arrinconar al SPD, Merkel se dedicó a arrinconar también a los Verdes, preparando la próxima coalición transformándose, unas semanas después del accidente de Fukushima en 2011, de Atomkanzlerin (“Canciller de energía nuclear”) -que les dijo a los votantes que como física sabía con certeza que la energía nuclear estaba segura- en la Canciller del “cambio energético” antinuclear. (Cuando Thatcher dijo sobre ella, esta señora no cambia de opinión, Merkel debió haber pensado: qué tontería). O tomar la votación del Bundestag en 2017, unas semanas antes de las elecciones nacionales, cuando los Verdes y el SPD promovieron una ley de “matrimonio para todos” para poner en marcha la vergüenza de la CDU / CSU permitiendo libertad de voto al partido y observando la aprobación de la ley, absteniéndose en la votación sin explicar públicamente el motivo.

Hablar de Merkel inevitablemente le recuerda al pueblo húngaro la crisis de refugiados de 2015. Los liberales la amaban por sus políticas de fronteras abiertas, los conservadores la odiaban por cultura del “Bienvenidos”. ¿Están justificadas algunas de estas posiciones?

Este es otro ejemplo de su virtuosismo como política posdemocrática. En la primavera de 2015, no logró persuadir a su partido de que aceptara un régimen de inmigración que hubiera proporcionado a la economía alemana la mano de obra que se necesitaba con urgencia, dadas las muy bajas tasas de natalidad de Alemania. También había sufrido un grave daño a su imagen pública cuando en la televisión en vivo después de decirle a una joven refugiada palestina que tendría que regresar a Palestina porque “nosotros, lamentablemente, no podemos llevarnos a todos”, la niña comenzó a llorar. En el consiguiente ajetreo de Twitter, Merkel se ganó el apodo de “Reina de Hielo”. Luego vino el episodio de la estación de tren de Budapest y la solicitud de Obama a Alemania, que bajo Schröder se había negado a unirse a la guerra en Irak (contra la oposición de Merkel), a ocuparse de la mayoría de los refugiados sirios, a ayudar a manejar el lío que la intervención estadounidense había causado allí. Los informes encontraron que la orden de la policía fronteriza de pasar refugiados de Budapest a Alemania era válida originalmente solo por un fin de semana. Pero cuando vio el entusiasmo de una parte de la población alemana por ser celebrada internacionalmente la decisión como modelo de virtud y solidaridad, decidió dejar la frontera abierta, dando a entender que en la era moderna las fronteras no se pueden controlar, y que en todo caso todos tenían el derecho humano de llegar a Alemania y pedir “asilo”. Pocos días después, estaba iniciando negociaciones secretas con Erdogan sobre un acuerdo en virtud del cual Turquía recibiría miles de millones de euros de la UE para evitar que los refugiados que cruzan el Mediterráneo entren en Grecia. Cuando las negociaciones tomaron tiempo, durante las cuales la AfD (el partido ultraderechista Alternativa por Alemania) casi duplicó sus votos en una serie de elecciones regionales, Merkel le dijo al congreso de su partido a principios de 2016 que “un evento como el 4 de septiembre de 2015 no debería repetirse” y que los refugiados eran una obligación europea y no solo alemana. De esta manera logró presentarse al mismo tiempo como un ángel refugiado y una astuta mujer de estado que se aseguraba de que Turquía protegiera a Europa de la invasión de la migración.

Merkel dejará la política el próximo año. ¿Cree que Alemania seguirá siendo un país relativamente estable incluso después de su partida, o la agitación política que prevalece en el continente finalmente llegará también a Alemania?

La pregunta es a qué te refieres con estabilidad. ¿Seguirá siendo la CDU el partido más grande? Es probable. Recuerde lo que dije sobre Alemania, que es el centro de prosperidad de la UE. Mientras el euro fortalezca la economía alemana, la CDU dominará, muy probablemente con los Verdes a partir del próximo año. Si bien la eliminación del SPD puede crear una ilusión de cambio, las políticas serán en general las mismas, quizás con un poco más de protección climática y cosas por el estilo. Dejando a un lado la retórica, los Verdes no pedirán cambios en la política europea y exterior; apoyarán tácitamente un mayor gasto militar en honor de Joe Biden; e insistirán en que los refugiados sean tratados como un asunto “europeo”, no alemán, con la esperanza de reducir el tamaño de la AfD. Países como Hungría y Polonia pueden estar bajo más presión que hoy por sus políticas sociales y de inmigración, pero la CDU / Csu hará todo lo posible para garantizar que esto no socave la influencia alemana en Europa del Este o empuje a los países de Europa del Este a los brazos de Putin. Todo esto podría transformarse en una grave crisis económica, por ejemplo provocada por el declive estadounidense o el próximo virus que aparezca en escena. Y, por supuesto, las tensiones dentro de la UE no deben subestimarse. Salvini podría regresar, Macron podría ser seguido por Le Pen, etc. En algún momento, los pagos de compensación que Alemania tendrá que hacer a otros países miembros pueden simplemente llegar a ser tan altos que la recaudación de fondos provocará importantes conflictos internos. Entonces todas las apuestas podrían anularse también porque la AfD podría regresar en una versión políticamente más sofisticada. 

La hegemonía alemana en la Unión Europea se construyó y se basa en gran medida en promesas que Alemania o la UE, en gran parte dirigidas por Alemania, no podrán cumplir, como una asignación de migrantes a escala europea. A través de cuotas nacionales fijas o permanentes o la transferencia de pagos a países mediterráneos.

Es usted un duro crítico de la Unión Europea, cosa que no está muy presente en la izquierda. En su opinión, ¿por qué la soberanía debería ser un valor importante para la izquierda en el siglo XXI y por qué el principio de soberanía puede coexistir con el valor tradicional de izquierda de la solidaridad internacional?

“El principal enemigo del neoliberalismo es la soberanía del pueblo”, como dice Chantal Mouffe. El globalismo actual, que declara obsoleta la soberanía nacional, incluso peligrosa e inmoral, es esencialmente un intento de excluir la política democrática del gobierno de la economía, transformando la economía en un “mercado libre” a escala global. De hecho, ese mercado no es gratuito, sino que es un imperio de grandes empresas que operan a nivel mundial pero tienen su sede a nivel nacional, casi todas en Estados Unidos. Además, en ese imperio no falta la soberanía nacional, solo que es la soberanía de los estados hegemónicos, especialmente Estados Unidos, la que domina sobre los estados periféricos no hegemónicos. La retórica antisoberanía es la retórica de los poderosos que temen a los menos poderosos que insisten en su independencia y la voluntad democrática de sus ciudadanos. Lo que los fuertes quieren eliminar es la soberanía de los débiles, no su propia soberanía. Estados Unidos nunca tuvo la intención de fusionar su “nación indispensable” (Obama) en una economía y una sociedad mundialmente desnacionalizadas. El “Nuevo Orden Mundial” proclamado por GHW Bush después de 1990 iba a ser un orden, no sin estados-nación soberanos, sino con un solo estado-nación soberano, los Estados Unidos. Ese estado, actuando como un estado mundial en espera, iba a tomar el lugar del llamado Orden Internacional Liberal, que supuestamente era multilateral pero de hecho se había vuelto cada vez más unilateral e imperial.

En cuanto a la Unión Europea, sí, soy un “crítico” de ella, como dices, pero no porque esté en contra de la paz y la cooperación entre los países europeos, todo lo contrario. Como europeo devoto, insisto en que Europa no es lo mismo que la Unión Europea, por mucho que los funcionarios y beneficiarios de la UE intenten hacernos creerlo. Soy nacionalista solo en el sentido de que estoy en contra del antinacionalismo imperialista, que identifico con el gobierno centralizado jerárquico y tecnoburocrático de algunas naciones sobre otras naciones caracterizadas por diferentes formas históricas de acomodación entre el capitalismo y su forma de vida. Estoy totalmente a favor de una Unión Europea o como se llame, pero debería ser una cooperación de estados-nación democráticos, una confederación, por así decirlo, de estados que para ser democráticos deben ser soberanos porque sin soberanía la democracia se agota. Definitivamente prefiero la cooperación a un imperio. Si la UE continúa desarrollándose como lo ha hecho desde la década de 1990 y hasta la crisis financiera, el resultado será que Alemania, con o sin Francia, gobernará al resto de los estados miembros a través de la burocracia de Bruselas.

De hecho, una de las razones por las que estoy en contra del tipo de Unión Europea que se ha formado en las últimas dos décadas es que Alemania sería inevitablemente hegemónica, escondiéndose más o menos detrás de una alianza profundamente asimétrica con Francia. Un imperio europeo alemán carece tanto de la legitimidad histórica como de los recursos necesarios para compensar a los países periféricos que dependen de la aceptación del dominio alemán. El resultado serían tensiones perennes entre Alemania y el resto de Europa, así como dentro de Alemania sobre el precio a pagar por el imperio. Quiero que Alemania viva en paz con sus vecinos, por ejemplo, siguiendo el modelo de la alianza escandinava de democracias que durante mucho tiempo han cooperado en el Consejo Nórdico sin la necesidad de un estado hegemónico que las gobierne.

Con respecto a la “solidaridad internacional de izquierda tradicional”, como usted dice, lo que significaba era sobre todo solidaridad transnacional entre clases, no solidaridad sin clases entre Estados. Los trabajadores organizados en un país tenían que apoyar a los trabajadores organizados en otros países en su lucha contra la explotación capitalista, por ejemplo, mediante huelgas de solidaridad o negándose a participar en la competencia salarial con trabajadores de otros países. Se me escapa por qué esto debería requerir la abolición de la soberanía nacional a nivel estatal. Por el contrario, se debería ayudar a los países a ejercer su soberanía, por ejemplo gravando a sus clases más ricas; hay muchos muy ricos precisamente en los llamados países pobres, razón por la cual estos países son pobres en parte. Dicha ayuda debería involucrar a la izquierda en los países ricos que luchan contra la movilidad ilimitada del capital. Los países pobres no deberían depender de subsidios paternalistas de países ricos u organizaciones internacionales. La solidaridad internacional puede apoyar, pero no reemplazar, las luchas nacionales por los derechos de los trabajadores y la democracia, ni la “gobernanza global” garantizará la convergencia económica y democrática entre las naciones o regiones ricas y pobres. La democracia y la igualdad no pueden ser decretadas desde arriba por una burocracia internacional benévola, ya sea que se encuentre en Bruselas o en Nueva York; debe combatirse desde abajo y en el suelo, que solo puede ser un terreno nacional. ” Trabajadores de todo el mundo uníos” significa luchar por la democracia en su propio país ayudando a otros que hacen lo mismo en su país de la mejor manera posible. La solidaridad y el internacionalismo son importantes, pero si se invierten en mercados internacionales y organizaciones imperiales, todo lo que se obtiene es neoliberalismo y dominio imperial; tienen que estar enraizados en la política nacional y luchar desde allí, de lo contrario no llegarán muy lejos.

Fuente: Commonware

En redes

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.
En redes
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *