Cerca de 4,5 millones de personas en extrema pobreza en el Estado español

El pasado viernes, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) presentó un informe titulado «El Mapa de la Pobreza Severa en España. El Paisaje del Abandono » .

Según la organización, en el Estado español hay 4,5 millones de personas en extrema pobreza, el 9,5% de la población o casi una de cada diez personas que viven en el país. El fenómeno no es nuevo y el estudio alerta sobre la consolidación de una bolsa de pobreza estructural, formada por una parte de la población que ya estaba “abandonada” antes de la pandemia.

Las rentas de las personas en extrema pobreza son inferiores al 40% de la renta media en el Estado español (p. 5). Una gran parte de esta población se encuentra en una situación de privación severa y sobrevive con grandes dificultades, viéndose obligada a decidir, por ejemplo, si pagar el alquiler de la casa o la comida.

Otra conclusión del informe es la consolidación de la desigualdad, con el ingreso promedio de la población que no se encuentra en pobreza quintuplicando al de quienes viven en pobreza extrema. Por tanto, la EAPN-ES destaca la necesidad de “completar sin más dilación las medidas económicas y sociales de apoyo y protección que sólo se implementaron de manera muy parcial” (p. 9).

El informe también refleja las desigualdades territoriales, lo que significa que estos “focos” de pobreza extrema están más consolidados en unas comunidades que en otras: “La tasa de pobreza extrema se ha incrementado en ocho regiones, en las que se acumulan 583.000 nuevas personas en pobreza extrema. , y disminuyó en otros nueve, en los que ya casi 400 mil personas ya no estaban »(p. 19), dice.

Desigualdad entre territorios: Canarias

Entre las comunidades autónomas particularmente afectadas por estas necesidades destacan Canarias, Valencia y Asturias “con porcentajes de personas en extrema pobreza que oscilan entre el 12,2% y el 16,7% de la población total” (p. 13), desvela el informe.

En conversación con El Salto, Juan Carlos Lorenzo, presidente de EAPN-Canarias, expresó su preocupación por el hecho de que, en 2020, haya un aumento de 132.000 personas que viven en extrema pobreza en las islas.

El presidente de EAPN en el archipiélago enmarca estos números en una realidad estructural, señalando que, en la Península, los informes suelen mostrar, en términos amplios, una división entre un Norte más rico y un Sur con mayor índice de pobreza.

“En Canarias, la realidad del mundo del trabajo o la estructura de la protección social siempre ha sido algo provisional, en comparación con otros territorios”, dice Lorenzo a  El Salto .

“En las islas, también por su condición de región periférica y remota, hay menos oportunidades de trabajo y protección social para avanzar”. Así, la dependencia del sector turístico y de los servicios limita aún más el panorama: «Incluso en los años que recibimos 10, 13, 15 millones de turistas en Canarias, este desarrollo no generó ningún tipo de crecimiento ni bienestar para la mayoría. de la población.”

Como ocurre en otras comunidades autónomas, la renta mínima para la inserción canaria es insuficiente, argumenta Lorenzo; de ahí que le parezca interesante la propuesta de una renta mínima estatal, que, dice, es una “medida positiva que hay que mejorar en varios aspectos”.

Perfil de pobreza extrema: también con estudios superiores y empleo

Tener hijos es un “factor de riesgo”. Según la EAPN-ES, el 39,9% de los hogares en pobreza extrema están compuestos por dos adultos y uno o más menores (p. 54). Si la familia es monoparental, la situación es preocupante, con un 49,1% de estas familias en riesgo de pobreza y exclusión.

Una de las conclusiones del informe derriba uno de los tópicos xenófobos, porque no es cierto que las personas más desfavorecidas sean los migrantes: “Tres de cada cuatro (71,5%), es decir, la gran mayoría de los jóvenes de 16 años o más que se encuentran en la pobreza extrema somos españoles ”(p. 18). Además, si una mejor educación corresponde a mejores números, esto no significa que las personas con educación superior sean libres de ingresar a este perfil.

Ni siquiera el empleo es un factor decisivo: más de una quinta parte (22,2%) de los desempleados se encuentran en la pobreza extrema, lo que muestra, dice el informe, “importantes brechas en el sistema de protección al desempleo” (p. 19). Pero EAPN-ES también muestra que puede trabajar y ser pobre. «En lo que respecta a la lucha contra la pobreza, es cierto que para no ser pobre hay que tener un trabajo, pero lo contrario es falso: como muestran los datos, se puede conseguir un trabajo y ser pobre, e incluso trabajar y ser muy pobre »(p. 28), dice.

Vivir en una situación de privación material severa significa que el dinero no alcanza para llegar con frecuencia a fin de mes, ni para cubrir gastos imprevistos, para comer carne, pollo o pescado día por medio, para salir de vacaciones o para realizar las actividades. de “el ocio, la cultura y las relaciones sociales esenciales para el desarrollo personal, el bienestar emocional y la mejora de las oportunidades disponibles” (p. 46), señala el informe.

Fuente: Abril Abril.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 15/09/2021

    […] entra­da Cer­ca de 4,5 millo­nes de per­so­nas en extre­ma pobre­za en el Esta­do espa­ñol se publi­có pri­me­ro en La otra […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *