Catalunya: La Diada desborda previsiones reuniendo a 400.000 personas / Más de 15.000 en la manifestación de l’Esquerra Independentista

Cerca de 400.000 personas han vuelto a la calle para esta Diada convocados por la Assamblea, según indicó la misma entidad. Un año y medio después del estallido de la pandemia del Covid-19 , el independentismo ha vuelto a llenar las calles de Barcelona en la que ha sido la concentración más multitudinaria desde el acto del Consejo por la República a Perpiñán, celebrada antes de la crisis sanitaria. La Guardia Urbana ha rebajado la cifra a 108.000 asistentes.

En un ambiente festivo y reivindicativo en el que el lema de consenso entre los manifestantes ha sido el de ” independencia “, la marcha ha bajado desde la Jefatura de la policía española -Urquinaona pronto ha quedado saturado- hasta la Estación de Francia, donde la Assamblea ha situado el escenario para los discursos.

diada de cataluña, Cuixart, plena vía layetana - Sergi alcazar

En la cabecera no se ha dejado ver ningún político, ya que se han quedado en un segundo plano. Quien había, pues, llevando la pancarta era la presidenta de la entidad, Elisenda Paluzie , el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart , la presidenta de la Cámara de Barcelona, Mónica Roca , el presidente de la Caja de Solidaridad, Pep Cruanyes , y el cantautor Lluís Llach.

Paluzie: “Presidente, haga la independencia”

Paluzie ha citado el famoso ‘Presidente, ponga las urnas’ de Carmen Forcadell para actualizarlo en un contundente ‘Presidente, haga la independencia’ . De este modo, la presidenta de la Assamblea ha exigido a las fuerzas independentistas que aprovechen la mayoría del 52%.

“No vendrán más concesiones del Estado para que las entiende como un síntoma de debilidad y lo aprovecha para debilitarnos”, advirtió. Paluzie, pues, ha pedido al Gobierno de Pere Aragonés que impulse “un proyecto propio basado en la autodeterminación”. Todo, a las puertas de la mesa de diálogo, a la que no se ha referido explícitamente.

El retorno de Cuixart

Cuixart, que hacía cuatro años que no asistía a la Diada por su encarcelamiento, ha sido fuertemente aplaudido durante su intervención y ha agradecido la resiliencia del movimiento ante la represión.

El presidente de Òmnium ha hecho un llamamiento a los políticos catalanes que “estén a la altura” y advirtió que “no vamos a permitir que derrochen” la fuerza del movimiento. También ha lanzado una alerta en el Estado: “Ni podemos ni queremos renunciar a los derechos civiles y políticos de Cataluña!”.

Por último, ha reprobado la represión y aclaró que el único límite del independentismo “es la violencia”, en una llamada a persistir. “Lo podemos volver a hacer porque tenemos un poder enorme. La lucha no violenta y la desobediencia civil son claves para transformar la sociedad”, ha reivindicado.

“Que se jodan”

En los discursos en el escenario, el presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, Jordi Gaseni, ha celebrado el éxito de asistencia y ha lanzado un mensaje claro “a quienes no querían que nos manifestáramos”: “Que se jodan! “.

Gaseni ha llamado a seguir “hacia el objetivo que todos tenemos” y dejar las pugnas internas del movimiento. También ha reivindicado la labor de los municipios en las grandes jornadas del proceso como el 1-O.

A las puertas de la mesa de diálogo

Con esta gran movilización, el independentismo ha vuelto a demostrar su fuerza en la calle, y lo ha hecho pocos días antes de que se reúna por segunda vez la mesa de diálogo , en la que ambos socios del Gobierno, ERC y Juntos , llegan con marcadas diferencias sobre la estrategia a seguir.

De hecho, en la misma víspera de la Diada, hubo un intercambio de reproches entre los principales dirigentes de las formaciones. Por un lado, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés , desafió a Junts, aunque sin mencionarlos, a explicar y concretar la vía alternativa a la mesa con el Estado. La presidenta del Parlamento, Laura Borràs , respondió contundentemente que la alternativa es la unilateralidad.

El independentismo ha vuelto a salir a la calle este 11 de septiembre. Con mascarilla y distancia en medio del efecto de la quinta ola de la Covid; arrastrando el escepticismo ante una clase política a quien ha reprochado que no responde – “presidente, haga la independencia!”, reclamó la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie-; a las puertas de la mesa de diálogo con el Estado y mientras el Gobierno aún está encajando el último revés del aeropuerto del Prat. El independentismo se sometía hoy a una nueva prueba de estrés y ha conseguido llenar las calles del centro de Barcelona: 400.000 personas, según los organizadores; 108.000, según la Guardia Urbana.

L’Esquerra Independentista reúne a 15.000 personas en su manfiestación

La tradicional manifestación que sale de la plaza Urquinaona y termina en el Born ha marcado el punto y final del apretado programa de actos de l’Esquerra Independentista para este 11 de septiembre. La movilización, convocada por la CUP, Arran, Alerta Solidaria, el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC), Endavant-OSAN y la Coordinadora Obrera Sindical (COS), ha arrancado a las seis y media y ha reunido a unas 15.000 personas, según la organización. Los parlamentos han sido muy críticos con los gobiernos catalán y español y han atacado la inminente mesa de diálogo, que reunirá la próxima semana los dos ejecutivos.

Momentos antes de iniciar la marcha, el portavoz del secretariado nacional de la CUP, Edgar Fernández, ha reconocido a los medios que todo proceso de independencia requiere un momento por el diálogo. Ha apuntado, sin embargo, que el Estado no reconoce la autodeterminación y que no está negociando la independencia. Lamentó que se esté favoreciendo la gobernabilidad. “No tenemos necesidad de dialogar con el Estado sino la necesidad de negociar cómo hacemos efectivo el derecho a la autodeterminación y la amnistía”.

Fernández ha hecho un llamamiento este sábado a la movilización y la organización popular para decirle al Gobierno “que no se saldrá si pretende una estabilidad y gobernabilidad normal y tranquila” como ocurría hace 20 años en Catalunya. Y explicó que la oposición a la ampliación del aeropuerto “es un ejemplo” de lo que tiene que pasar en el nuevo curso político. Así, apostó por que cuando el ejecutivo catalán busque la estabilidad y la gobernabilidad de las administraciones y no confronte con el Estado que la gente “diga que no”.

Fuente: CUP / ElNacional / Público.

Avatar
En redes
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Avatar

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 12/09/2021

    […] entra­da Cata­lun­ya: La Dia­da des­bor­da pre­vi­sio­nes reu­nien­do a 400.000 per­so­nas /… se publi­có pri­me­ro en La otra […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *