Tras veinte años de gobierno, el PP deja el Ayuntamiento de Torremolinos en la ruina

Veinte años de mayorías absolutas del PP dan para mucho. El Ayuntamiento de Torremolinos (Málaga) con su legendario y autoritario ex alcalde, el popular Pedro Fernández Montes, gobernó la ciudad costasoleña “manu militari” durante casi un cuarto de siglo y tuvo que ser desalojado por un acuerdo de investidura de PSOE, IU; Ciudadanis y la marca blanca de Podemos (CSSP). Ahora, a casi un año y medio de gobierno presidido por el socialista José Ortiz, aquello de las “auditorías de infarto” que acuñara Felipe González en 1982, resuena en la Casa Consistorial y en los despachos de los grupos políticos torremolinenses elevando enormemente la tensión política en la localidad.

El pacto de investidura para desalojar al PP y a Pedro Fernández Montes llevaba ímplicito la elaboración de diversas auditorías que diesen a conocer la situación real de las cuentas del Ayuntamiento y de las empresas públicas. Comenzando a cumplirse ese punto del acuerdo y revelándose los primeros datos, parece que el balance económico es tan grave como la anterior oposición, PSOE e IU, se temían. El presupuesto municipal puede estar hipotecado y lo que es más grave, presuntamente lleno de irregularidades, errores y de datos suprimidos  y ocultados.

En una primera valoración del resultado de la auditoría externa de las cuentas municipales de los años 2011, 2012, 2013 y 2014 realizada recientemente, el equipo de Gobierno socialista detectó decenas de irregularidades, incumplimientos y debilidades en el control interno. La empresa auditora, elegida a través de concurso público, emitió opinión desfavorable de las cuentas, la peor posible de las calificaciones, basándose en que “las cuentas de los ejercicios auditados no expresan la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera del Ayuntamiento. Ante ello los socialistas anunciaron que la asesoría jurídica del Ayuntamiento investigará posibles responsabilidades penales, contables y administrativas.

Maribel Tocón, portavoz del equipo de Gobierno, pidió tras conocerse la auditoría “responsabilidades políticas al Partido Popular que tras 20 años de gobierno ha dejado un ayuntamiento en ruinas que ahora vamos a tener que pagar todos los ciudadanos de Torremolinos”.

A esta crítica se ha sumado también el resto de partido, Ciudadanos, Podemos e IU. En concreto Costa del Sol Sí Puede. franquicia local de Podemos va a solicitar a través de una moción de urgencia al Pleno, la dimisión de los concejales del PP que formaban parte del anterior equipo de Gobierno como responsables directos de la “irregular gestión” puesta de manifiesto en la auditoría externa. CSSP ha animado además al resto de partidos a sumarse a esta petición. “No podemos permitir que personas que no han sabido gestionar los recursos públicos de este Ayuntamiento y han puesto en peligro la continuidad de servicios básicos públicos como la limpieza, las ayudas sociales o el propio empleo del personal municipal, sigan representando a la ciudadanía en el máximo órgano del Consistorio”, reclama el portavoz del grupo municipal José Piña.

Basan esta exigencia de dimisiones colectiva en el PP en el hecho de que las “irregularidades contables” que han dado lugar a un informe “desfavorable” de la auditoría evidencian graves incorrecciones, incumplimientos y debilidades en el manejo del dinero público y actuaciones que ponen en duda la ejemplaridad de estas personas como es el hecho de que haya gastos sin justificar, que no haya expedientes sobre las subvenciones concedidas, que se pagase por medio de recibos sin efectuar retenciones de IRPF o que hubiera facturas firmadas por personal no capacitado para ello, personal que estaba bajo la responsabilidad de un concejal y varias concejalas que siguen formando parte de la Corporación.

Las últimas revelaciones manifiestan, según los socialistas, que la auditoría también ha detectado deudas no contabilizadas con la Seguridad Social por valor de 38 millones de euros a cierre del ejercicio de 2014. “Asimismo revela comoe un calendario de pago acordado, dejó de cumplirse por el PP tres meses antes de las elecciones municipales de 2015.  Al mismo tiempo el Patronato Municipal de Deportes y la Agencia Municipal de Promoción y Desarrollo Local de Torremolinos también han sido objeto de análisis por parte de la empresa auditora. La conclusión que vierte el documento es que “la gestión de ambas empresas tiene la peor de las valoraciones posibles, ya que es desfavorable”.

En el caso del Patronato de Deportes, el gobierno del Partido Popular reconocía a 31 de diciembre de 2014 un remanente de tesorería de 50.274 euros, cuando en realidad era de 162.101 euros en negativo. Un nuevo desfase económico, esta vez de 212.376 euros. Por su parte, la auditoría señala que no existe documentación que justifique que los gastos de personal en 2011 y 2012 asciendan a 695.711 euros y 1,6 millones de euros, respectivamente.

(Fuente: andaluces.es)

Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *