Granada: El provincianismo andaluzo-oriental reúne a una quincena de personas el 28F

Alentado en los últimos meses por la prensa local fuertemente vinculada al Régimen, el provincianismo “andaluzo-oriental” -unas veces llamado “granadinismo” (porque unas veces reivindican el reino de Granada sometido a los reyes de Castilla y Aragón y saqueado por estos) y otras “orientalismo” (porque otras veces reivindican una hipotética región en el oriente andaluz)- se ha envalentonado y convocó el pasado 28F una concentración en la granadina Plaza del Carmen. Los resultados son más que llamativos a juzgar por la foto que ellos mismos han colgado en las redes sociales:

Fuente: @RegionGranada

Al tenor de la foto de grupo que han publicado en redes sociales y reproducimos sobre estas líneas la convocatoria no ha conseguido juntar a más de 18 personas (además de una bandera española y tres transeúntes que pasan por detrás) en su ánimo de partir Andalucía, enfrentando a andaluzas y andaluzas con sus hermanas y hermanos.

Un invento alentado por la prensa local sin éxito

A pesar de lo exiguo de la convocatoria, la prensa sigue dándoles bombo. Como escribía en La Celestina Fernando de Rojas: “Sostenella y no enmendalla”. Y en un medio digital (de escaso impacto, es verdad) se habla de “más de un centenar de personas”. Una muestra de la cobertura que este tipo de movimientos tiene en la ciudad nazarí.

Un proyecto profundamente burgués y reaccionario

Este afán de engordar la cosa por parte de la prensa local no es casual. Se corresponde con las necesidades de la burguesía granadina, profundamente reaccionaria (por algo García Lorca la definió como la peor burguesía del mundo” sin saber que está terminaría asesinándolo en 1936), cuya base económica es profundamente rentista y muy vinculada con los pelotazos inmobiliarios.

Destacadamente improductiva, esta burguesía se ha asociado estrechamente con el franquismo en defensa de “la propiedad” y con el imaginario franquista de la “Reconquista de Al Ándalus” que nunca existió, a fin encontrar una legitimación inventada a la brutal explotación de la clase trabajadora de Granada y las comarcas circundantes que ha ejercido desde hace siglos. Que ahora se manifieste de manera cada vez más abierta como ultra y españolista es coherente con la crisis y del descrédito que el Estado sufre a todos los niveles en estos principios de siglo XXI.

Orígenes y genésis

Nacido al amparo de Fuerza Nueva y otros sectores de la ultraderecha en la Transición a la monarquía fue una reividicación de nostálgicos franquistas -como se puede ver en la imagen tomada en Málaga el 4 de Diciembre de 1977- no ha hecho sino esconder constantemente su carácter reaccionario, antiobrero y chovinista español. Entonces aparecía como una reacción a la contra para impedir un Estatuto para Andalucía.

Foto de los matones fascistas en la manifestación del 4 de diciembre de 1977 en la malagueña Plaza de la Marina donde estaba la antigua Diputación de Málaga. La bandera de la derecha era su inventada bandera de una región andaluza oriental de entonces, que han sustituído por otras en los últimos años.

En noviembre 2017 ya se publicába en este medio la colaboración del dirigente de Mas Granada (partido en el que ampara este invento), Joaquín Medina, con los nazis de Acción Social Cádiz a los que fue a darles una charla. Acción Social está ligado a Hogar Social Madrid. Días después desde Más Granada nos hacían llegar a este medio una nota en la que se daba de baja a Medina en un intento evidente de lavar su imagen.

Pero en febrero de 2018 la bandera andaluzo-oriental que últimamente usan estos grupos estuvo presente entre el bloque de ultras granadinos que asistieron a la manifestación convocada por las derechas “por la unidad de España” tal y como se puede ver en el vídeo que publicó Vox-Granada en su cuenta de Twitter en días posteriores:

La bandera que se visualizaba no es -por supuesto- la bandera histórica del reino nazarí de Granada que reproducimos más abajo, traicionado por Castilla y Aragón al incumplir los acuerdos internacionales establecidos en las llamadas “capitulaciones”. Es una bandera inventada con el fondo blanco (símbolo de la rendición en vexicología) y el fruto de una granada. Tal y como aparece en el escudo monárquico español en correspondencia con la idea de la Granada derrotada militarmente por Castilla. Nada que ver con el pendón nazarí de fondo carmesí que ondeó en la Edad Media en la Torre de la Vela.

Bandera del reino Nazarí de Granada (S. XIII-XV)

De las escasas actividades reales que hacen los grupúsculos andaluzo-orientales  el pasado 21 de mayo de 2018 organizaron una conferencia con el fantasmagórico título “Granada no es Andalucía”. Una de las primeras cuentas de Twitter en contestarles con un enorme “Allí estaremos!” fue la de Vox Granada como se puede ver más abajo. De hecho les contestaron tan sólo unos minutos después.

En Andalucía el provincianismo es una manifestación histórica de la debilidad de las burguesías locales para articular un proyecto nacional propio, siendo subsidiarias y enormemente dependiente del poder central en su extracción de plusvalías generadas por el Pueblo Trabajador Andaluz.

Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *