El “cambio progresista”: El Gobierno confirma la venta de las 400 bombas a Arabia Saudí porque no ve “ninguna razón” para no hacerlo

El Ministerio de Defensa ha dado luz verde en la mañana de este miércoles al envio de las 400 bombas guiadas a Arabia Saudí, objeto de la crisis diplomática entre ambos países que ha puesto en peligro el mayor contrato de construcción naval militar firmado por España con un país extranjero. El presidente del Gobierno, pues, desautoriza a la ministra de Defensa que las colocaba en una comisión interministerial de estudio antes de su envío.

No obstante, no va a haber declaración oficial sobre el particular toda vez que la crisis no se ha cerrado definitivamente, aunque se ha trabajado denodadamente y a todos los niveles desde el pasado jueves para zanjar el asunto y no perder otros contratos entre los dos países que alcanzan el medio billón de euros.

La compra de cinco corbetas encargadas a la española Navantia, de 1.813 millones de euros, ha estado a punto de provocar no sólo la crisis entre los dos países sino dentro del propio PSOE, desempolvando el poco polvo que tienen todavía las disputas entre los dos sectores socialistas enfrentados por el hegemonía del partido.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha confirmado este jueves que España mantendrá el contrato de venta de 400 bombas de precisión láser a Arabia Saudí. En una entrevista en  Onda Cero, Borrell ha asegurado que el Gobierno “no ha encontrado ninguna razón” para incumplirlo, “no se ha encontrado ninguna irregularidad”, ha añadido.

Borrell ha señalado también que el Gobierno ha decidido entregar las bombas para “honrar un contrato que viene de 2015, del anterior Gobierno, y en el que no se ha detectado ninguna irregularidad que permitiese no ponerlo en práctica”.

Preguntado si Arabia Saudí llegó a advertir al Gobierno español sobre el contrato de Navantia, Borrell ha replicado que las cosas no se plantean con esa “crudeza” pero ha admitido que “Arabia Saudí considera las relaciones comerciales en materia de armamento como un todo”, confirmando así indirectamente las informaciones acerca de que el Gobierno saudí había amenazado con cancelar el multimillonario contrato de construcción de cinco corbetas en los astilleros de San Fernando.

Defensa había avanzado que se cancelaría el contrato y que se devolverían los 9,2 millones de euros abonados por este material, aunque posteriormente el Gobierno subrayó que se trataba de una declaración de intenciones y que la decisión definitiva no estaba adoptada”.

Preguntado por si existe alguna garantía de que ese material no se utilice contra la población civil, el ministro socialista ha afirmado que “esa clase de armamento es de precisión, no produce efectos colaterales, no se pueden producir esos bombardeos que producen esa clase de tragedias”. Sobre las diferencias entre su ministerio y el de Defensa sobre este asunto, Borrell ha evitado hacer comentarios: “La última cosa que voy a hacer es polemizar con un compañero en público”.

Robles desautorizada

Robles anunció la paralización de la venta, cerrada en 2015 por el Gobierno de Mariano Rajoy, por el riesgo de que fuesen usadas para cometer crímenes de guerra en Yemen. El anuncio del Ministerio de Defensa provocó la semana pasada una crisis política a Pedro Sánchez y su primer problema diplomático.

Posteriormente, el Ministerio de Defensa anunció la anulación del contrato, que devolvería los 9,2 millones de euros abonados por este material. Después, Arabia Saudí advirtió que la decisión provocaría la cancelación de la construcción de las cinco corbetas de Navantia, noticia que puso en peligro el puesto de los 6. 000 trabajadores del astillero de San Fernando.   Como consecuencia, el Gobierno subrayó que la decisión de frenar el contrato, se trataba de una declaración de intenciones.

Margarita Robles, ministra de Defensa, recordó el pasado lunes el deber del Ejecutivo de analizar con “serenidad y calma” los contratos firmados con terceros países en el marco del respeto a los derechos humanos y de las resoluciones de Naciones Unidas. La ministra realizó justificó la defensa española como “activo estratégico” que potencia la autonomía de las capacidades militares de las Fuerzas Armadas.

El Gobierno se vio obligado a rectificar y a abrir la puerta a una marcha atrás en esa decisión ante la reacción del reino absolutista y la presión iniciada por los trabajadores de Navantia por la posibilidad de perder el proyecto para la construcción de cinco navíos que suponen unos ingresos de alrededor de 1.800 millones de euros y 6.000 empleos.

Ayer,  fuentes diplomáticas apuntaban a que la venta se había reactivado. Finalmente, la confirmación oficial llegó horas después en boca del responsable de Exteriores, que aseguró que el Gobierno no había encontrado ninguna razón para detener esa operación.

En Navantia desconvocan movilizaciones

Por su parte, el presidente del comité de empresa de Navantia San Fernando, Jesús Peralta, ha asegurado al respecto: “no nos queda otra de estar en un compás de espera porque estamos en unas horas críticas, ya que la situación se debe resolver durante este miércoles tal y como nos indican desde Riad”.

Por otra parte, Peralta ha afirmado que si el contrato de las corbetas cayera definitivamente, los trabajadores volverían a las movilizaciones, “pero de momento vamos a dar un voto de confianza porque las relaciones diplomáticas están surgiendo efecto”. “Para pasar esta incertidumbre necesitamos un comunicado oficial del Gobierno y noticias positivas de los compañeros que tenemos en Arabia Saudí”, dijo el dirigente sindical en la mañana de este miércoles.

No obstante, tras la celebración de una asamblea este jueves, decidieron suspender las movilizaciones programadas para exigir que se despejara la incertidumbre que se extendió sobre el contrato de las cinco corbetas. Insisten en que sin la protesta del viernes, el contrato habría sido cancelado.

Los trabajadores de Navantia de San Fernando han anunciado que desconvocan las movilizaciones después de conocerse que se mantiene la construcción de las cinco corbetas para Arabia Saudí. Sin embargo, avisan “seguiremos vigilantes”. Jesús Peralta, ha confirmado en la mañana de este jueves que “tras la culminación de la movilización del martes teníamos un hilo de esperanza”, en especial porque a las protestas en la calle se unió el que “nuestra gente de Navantia estaba trabajando en Riad y, además, esperábamos las gestiones del Gobierno para tranquilizar la situación”.

Un satisfecho Peral ha afirmado: “Volvemos a trabajar, es una gran noticia para San Fernando y para la Bahía de Cádiz. Recuperamos la ilusión de 6.000 familias”, añadiendo que  “ha sido un triunfo más de las movilizaciones que de la diplomacia porque, sin las protestas, no se hubieran activado las negociaciones”.

Apoyo oficial de CC.OO. al contrato de las corbetas

La federación de Industria de Comisiones Obreras, sindicato al que pertenece Peralta y la mayoría del Comité de Empresa,  había emitido un comunicado de apoyo al contrato de las corbetas.

En el declaraba que “la anulación del contrato de las cinco corbetas que Navantia tenía previsto fabricar para Arabia Saudí generaría, en opinión de CCOO, un auténtico desastre en el grupo de construcción naval. También pondría en serias dificultades a empresas españolas que intentan consolidar su presencia en el país e introducirse en el mercado árabe.

CCOO de Industria se teme que el problema afecte al conjunto del grupo Navantia y que tenga consecuencias sobre el empleo. Cree que si no se despejan las dudas, el drama será mayúsculo. Advierte de que cientos de miles de trabajadores y trabajadoras, entre personal contratado y subcontratado, padecerán las consecuencias. Además, el sindicato recuerda que sufrirán el impacto empresas de todo tipo y el conjunto del tejido industrial, económico y laboral de comarcas enteras por el peso que tienen los astilleros en las zonas en las que están ubicados. Sin duda, la más afectada será la Bahía de Cádiz.

En definitiva, si se pone en peligro el contrato, se pondrá en cuestión la supervivencia de Navantia. Por eso, CCOO de Industria reclama al Gobierno que resuelva y zanje de una vez por todas las incertidumbres que rodean a la fabricación de las cinco corbetas para Arabia Saudí. El sindicato lamenta la ausencia de información y la falta de claridad con la que el Ejecutivo ha actuado hasta este momento.

Las declaraciones que ayer efectuó Margarita Robles para generar tranquilidad confirmaron lo que ya se temía CCOO: a día de hoy las corbetas no están garantizadas. Si la ministra de Defensa asegura que no dejará en la estacada a ningún empleo, y que todos los contratos y programas están siendo estudiados, es porque todavía no se tiene la certeza de que se mantendrán en pie”.

(Fuentes: Andalucía Información / Cádiz Directo / La Voz de Cádiz / el diario.es / Público / Web de CCOO Industria)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *