Pulga en la cúpula saudí y acercamiento a Israel auspiciado por el príncipe heredero saudí Bin Salman, que visitó Israel en secreto

arabia 1

En Arabia Saudí se ha ordenado la detención de diez príncipes y de decenas de ex ministros en una operación anti-corrupción dirigida por el nuevo comité encargado de la lucha contra el fraude, según ha informado la cadena estatal saudí Al-Arabiyya, citando fuentes anónimas.

El nuevo comité, dirigido por el Príncipe Heredero, Mohammed Bin Salmán, fue creado por un decreto real apenas unas horas antes el mismo sábado. Hasta el momento, no se ha producido ninguna explicación oficial por las detenciones y los ceses. Oficialmente se ha achacado a a la lucha contra la corrupción mientras que parece en realidad responder a una pulga política  interna para consolidad al príncipe heredero en el poder.

Entre los cesados de sus puestos se encuentran el príncipe Meteb bin Abdullah, líder de la Guardia Nacional, y Adel Fakeih, ministro de economía del reino. Abdullah al-Sultán, comandante en jefe de la armada saudí, ha sido reemplazado por Fahad al-Ghafli.

Estos importantes cambios se producen sólo meses después de que el rey saudí Salmán bin Abdulaziz nombrara a su hijo Mohammed bin Salmán como príncipe heredero de la corona (foto adjunta), en detrimento de su sobrino Mohammed bin Nayef, teórico sucesor natural del actual monarca según las leyes sucesorias imperantes en la monarquía árabe.

Mohammed bin Salmán está impulsando una amplia gama de cambios en la política interior y exterior del reino desde que fuera nombrado heredero al trono de Arabia Saudí.

El objetivo no es luchar contra la corrupción

“Mujtahid”, una conocida fuente de información digital saudí, hizo hincapié en que la descripción de la campaña como anticorrupción no era la verdad y que Bin Salman quiere lograr dos objetivos con esta campaña:

El primero es apoderarse de la mayor cantidad de dinero que obtendría de forma personal a través del Fondo de Inversión Pública y los proyectos de Nesma, y quedan las migas que serán remitidas al presupuesto estatal.

Este objetivo, de acuerdo con “Mujtahid”, fue pensado por Bin Salman desde que su padre asumió el poder y repetía en privado que será el hombre más rico de la historia y se convertirá en el primer “trillonario”.

Se espera que Bin Salman obtenga entre 2 y 3 billones de riales gracias a  esta última campaña de detenciones y decomisos, y haría una “caridad” de medio billón de dólares y se hará  cargo del resto.

El segundo objetivo es utilizar la lucha contra la corrupción como una justificación para atemorizar y aterrorizar a los príncipes y otros que pueden rebelarse contra él incluso verbalmente. Esto se lograría eliminando los obstáculos antes de llegar al trono.

“Mujtahid” dijo que Mohammed bin Salman amplificó intencionalmente su campaña de una manera aterradora para intimidar a aquellos que no fueron incluidos y que no piensan en hacer otra cosa, porque si no le llegaría el turno.

(Fuentes: Monitor de Oriente / Al Mayadeen)

Acercamiento a Israel de Arabia Saudí auspiciado por Bin Salman

Una fuente autorizada del ministerio de Asuntos Exteriores Saudí ha negado la noticia ofrecida por diversos medios de comunicación “hostiles”, en la que se decía que un funcionario del Reino de Arabia Saudí había visitado Israel en secreto el pasado octubre. Esta fuente afirmó que esta noticia era completamente infundada y no se basaba en nada, de acuerdo a declaraciones recogidas por la Agencia de Prensa Saudí (SPA).

Sin embargo, uno de esos medios, la agencia de noticias francesa AFP, no sólo se ha ratificado la noticia sino que además ha informado que el oficial saudí que visitó Israel en septiembre era el príncipe heredero Mohammed Bin Salman (foto adjunta); una revelación de gran importancia y significativa a largo plazo. Según la agencia frncesa, un oficial israelí confirmó la identidad del invitado saudí, a la luz de los muchos indicios de que existe un gran desarrollo en la relación entre Riad y Tel Aviv.

La confirmación de la visita llega después de que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu hiciera alusión al hecho de que existe un desarrollo “sin precedentes” en la relación entre su entidad y “Estados árabes sin relación con Israel”; es decir, los Estados del Golfo y, en particular, Arabia Saudí.

Los medios occidentales e israelíes han señalado muchos aspectos que reflejan el desarrollo de relaciones secretas entre Arabia Saudí e Israel, incluyendo: cooperación política y de seguridad y visitas de ejecutivos por parte de ambas naciones.

Según ciertos medios israelíes y occidentales, el antiguo jefe de inteligencia de Mossad, Meir Dagan, y su predecesor, Tamir Pardo, visitaron Riad y se reunieron con oficiales saudíes. Los medios también revelaron que el príncipe Bandar Bin Sultan, jefe de la inteligencia saudí en 2006, visitó Tel Aviv, donde se reunió con el ex primer ministro Ehud Olmert.

Además, varios oficiales y príncipes de la familia real saudí no dudaron en participar en actividades de normalización con Israel. El ex jefe de inteligencia saudí, Turki Al-Faisal, se reunió varias veces con el ex ministro de Exteriores, Tzipi Livni, y participó en programas y debates mediáticos con el antiguo asesor de Seguridad Nacional de Netanyahu, el general Yaakov Amidror, y el antiguo jefe de la división de inteligencia israelí, Amos Yadlin.

En el marco de una conferencia de seguridad celebrada en Alemania en 2015, Al-Faisal también estrechó la mano del ministro de Guerra israelí, Moshe Ya’alon. Desarrolló una estrecha relación con el ministro de Exteriores israelí, Dore Gold, aunque se le consideraba la figura israelí más prominente a la hora de incitar en contra de Arabia Saudí, ya que es el autor de El Reino del Mal, una obra llena de incitación contra el Reino, llamándolo un “semillero de terrorismo”.

Las actividades de normalización de Arabia Saudí llegaron a su apogeo con la visita el año pasado a Israel de una delegación integrada por élites saudíes, lideradas por el general de división retirado Anwar Eshki, que se reunió con varios políticos y oficiales del ejército en Tel Aviv.

Razones del acercamiento

El reacercamiento entre Arabia Saudí e Israel se debe a varios factores, algunos ligados a la convergencia de intereses entre ambos países, y otros relacionados con las consideraciones personales del príncipe Mohammed Bin Salman. Entre estos factores se incluyen:

Primero: La convergencia del interés en abordar el programa nuclear de Irán, que simuló la coordinación política entre Tel Aviv y Riad, en respuesta a la decepción de ambas naciones respecto a cómo lidió el ex presidente estadounidense Barack Obama con este asunto.

Segundo: Los puntos de vista de Arabia Saudí e Israel sobre los peligros de las revoluciones de la Primavera Árabe son idénticos. La percepción común de estos peligros combinó la importancia de Israel y de Arabia Saudí y el Golfo a la hora de respaldar el golpe de Estado de Abdel Fattah Al-Sisi en Egipto en julio de 2013. Mientras el gobierno de extrema derecha en Tel Aviv estaba interesado en asegurar la legitimidad internacional del nuevo gobierno de El Cairo, Riad y otras capitales del Golfo estuvieron dispuestas a brindar apoyo financiero y político a Al-Sisi.

Tercero: Ambos países adoptaron el mismo concepto de terrorismo y estuvieron de acuerdo en los peligros de los movimientos del islam sunní, tanto político como yihadista. Esta tendencia se expresó claramente en el comunicado del ministro de Exteriores saudí, Abdel Al-Jubeir, que consideró al movimiento palestino Hamas como una organización terrorista, aunque el movimiento no es hostil a Arabia Saudí.

Cuarto: Las posturas saudí e israelí sobre lo que sucede en Siria son similares; ambas se niegan a permitir una mayor influencia iraní. Y, aunque está claro el entusiasmo de Israel respecto al establecimiento de un Estado kurdo en el noreste de Siria para incordiar a Turquía, la visita del ministro saudí Thamer Al-Sabhan a la ciudad siria de Raqqa después de su captura por parte de las Fuerzas de Democráticas de Siria (FDS) demuestra que Riad está cerca de adoptar este mismo enfoque israelí.

Quinto: Parece que Mohammed Bin Salman, que pretende gobernar Arabia Saudí, está dispuesto a mejorar la relación con Tel Aviv para asegurarse el respaldo estadounidense para sus aspiraciones autoritarias, ganándose de los amigos de Israel; el gobierno de EEUU, el Congreso y las poderosas organizaciones judías americanas.

Sexto: Arabia Saudí y el Golfo temen que la administración estadounidense reduzca la intervención de EEUU en la región, tras haber completado la eliminación del Daesh. Esto es otra razón por la que Riad y otras capitales del Golfo quieren fortalecer la relación con Tel Aviv; para enfrentarse a Irán.

Séptimo: La dependencia de Arabia Saudí en algunas técnicas producidas por industrias militares israelíes. Hace poco, la revista Israeli Defence reveló que Elbit Systems, la empresa israelí que produce tecnología militar, exporta muchos de sus productos a Arabia Saudí.

Los foros de evaluación estratégica de Tel Aviv esperan que se reduzca la intervención israelí en Riad, debido a cambios que se esperan en el estatus de Arabia Saudí bajo el mandato de Bin Salman. Según un estudio del 26 de septiembre, el Centro de Investigación de Seguridad Nacional de Israel predijo que las políticas internas y externas adoptadas por Mohammed Bin Salman llevarán a un declive de la posición regional de Arabia Saudí, lo que disminuiría el interés de Israel.

(Fuente: Monitor de Oriente / Autor: Saleh Al-Naami)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *