Rusia afirma en la cumbre de Bruselas: “Si hay intimidación, habrá contra-intimidación”

Al comentar la reunión del miércoles en Bruselas entre la Federación rusa y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia señaló el “punto de inflexión” de la alianza atlántica a los “esquemas de seguridad de la Guerra Fría”, dando prioridad al objetivo de la disuasión de Rusia.

Tal política tendrá una respuesta similar de Moscú: “Si la OTAN pasa a la política de desmantelamiento, por nuestra parte habrá una política de contra-disuasión. Si hay intimidación, habrá contraintimidación. […] No es nuestra opción, pero no habrá otra manera si no podemos […] cambiar hoy el peligroso curso de los acontecimientos”, dijo el diplomático, citado por RT.

La parte rusa, dijo Grushko, indicó que un mayor deterioro de la situación conduciría a “consecuencias más impredecibles y dañinas para la seguridad europea”, y propuso medidas que “nos permitan reconstruir la seguridad europea basada en principios comunes en interés de todos”, lo que “mejorará no solo la seguridad militar de la Federación Rusa, sino también la de los países miembros de la OTAN”.

Alexander Grushko describió la conversación con representantes de la Alianza Atlántica como “bastante franca, directa, profunda, intensa”, pero al mismo tiempo revelando “muchas diferencias sobre temas fundamentales”.

Agregó que Moscú no puede aceptar el enfoque de la OTAN sobre el principio de seguridad indivisible, ya que es “selectivo”: “a los ojos de la OTAN solo existe para los miembros de la alianza”, ignorando los intereses de otros países.

Fin de la expansión hacia el este y “desescalada” en Ucrania

En declaraciones a la prensa, Grushko dijo que una de las principales demandas de Rusia a la OTAN es poner fin a la expansión hacia el Este, particularmente para los países que formaban parte de la Unión Soviética, y destacó los riesgos asociados con “una nueva expansión”.

En una reunión de cuatro horas, el tema de Ucrania tomó una hora y media, dijo el diplomático, para dar una idea de la importancia del tema.

Moscú argumenta que “la desescalada en el país vecino es posible” y que, para lograr este objetivo, Kiev debe implementar los acuerdos de Minsk incondicionalmente en el marco de la resolución 2052 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Si se implementan los acuerdos de Minsk, “no habrá amenazas a la seguridad y la integridad territorial de Ucrania”, dijo Grushko, y agregó que si la OTAN está interesada en la “desescalada”, debe cesar “toda la ayuda militar a Ucrania”, incluido el suministro de armas, así como retirar a los inspectores, instructores, oficiales y soldados del país.

Sobre la reunión entre el Consejo de la OTAN y Rusia, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también habló en Bruselas, valorándola como positiva, y refiriéndose a la importancia de reanudar el diálogo con Moscú, pero destacando las diferencias entre las partes.

Fuente: Abril Abril.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *