La represión contra los agricultores andaluces se desata… cuando señalan al oligopolio de la alimentación (vídeos)

Mientras el campesinado se ha limitado a interrumpir el tráfico por carretera el Gobierno estatal se ha limitado a observar. Una actitud que nadie esperaba que durara mucho tiempo.

Esta noche los campesinos andaluces han acudido al centro logístico que Mercadona, una de las empresas que conforma el oligopolio de la distribución alimentaria que está asfixiando la economía del medio rural andaluz. Entonces la actitud ha sido muy distinta. Es en este punto en el que manifiesta su dolor la burguesía española. Y la represión policial ha sido, como de costumbre, feroz.

Decenas de agricultores estaban manifestándose frente a la plataforma logística de Mercadona. Las fuerzas de seguridad, después de ver cómo un camión con mercancías acabó totalmente calcinado, intervinieron con fuertes cargas. según recogen medio como El Español.

El incendio, precisamente, se produjo junto al centro logístico de Mercadona, que se encuentra en el polígono industrial de Antequera. El incendio en el camión tuvo lugar sobre las 22.15 horas y quedó extinguido sobre las doce, según ha informado el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga.

Mercadona tiene un activo papel en el empobrecimiento de las economías del campesinado. El propietario de la empresa, Juan Roig, es la quinta fortuna del estado español. Pero doce de las trece variedades de legumbres secas, que bajo su exclusiva marca Hacendado vende la cadena de Juan Roig, son extranjeras.

El Estado español, como espacio de acumulación de capital, desde su configuración como tal, ha sido un instrumento del capital especulativo para facilitar la apropiación de recursos y la explotación de sus “compatriotas”. El patriotismo de bandera en los balcones, cuando se analiza desde los beneficios empresariales de los “patriotas” se puede ver su verdadero rostro: el de la explotación más brutal. 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Avatar Juan dice:

    La burguesía española lo tiene muy claro: los derechos de los trabajadores y de los campesinos llegan hasta donde confrontan con sus intereses, que no son otra cosa más que llenar sus bolsillos. Esto pa que se lo piense de nuevo el próximo obrero andaluz que vaya a poner en su balcón la banderita española.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *