Independentistas andaluces: “40 años de autonomía no han servido para nada”

Por: Joan Antoni Guerrero Vall / El Mon.

El nacionalismo andaluz como movimiento organizado tiene sus raíces en el siglo XX. Varias organizaciones lo han representado, muchas han desaparecido y actualmente sólo hay una que se resiste a la disolución, Nación Andaluza. Con fuertes convicciones de izquierda, sin concesiones a reforma alguna, abrazan el independentismo como uno de sus pilares fundamentales. Se distancian así de otras formaciones que tienen un perfil más soberanista y defienden sin tapujos la separación de la nación andaluza respecto al Estado español. Creen que después de 40 años de autonomía Andalucía ha ido a menos .

Nación Andaluza es el único partido independentista andaluz que se presenta en las elecciones autonómicas del domingo. Esperan superar los 5.000 votos que obtuvieron en los últimos comicios. Sólo se presentan a las autonómicas, no porque crean en ellas, sino por no dejar terreno a otras formaciones que se presentan como andalucistas y ellos consideran que no lo son. Dos miembros y candidatos del partido, Mariano Junco y Alí Manzano, reciben a El Mon en la sede de Almería, una de las provincias donde más arraiga la extrema derecha y donde Vox incluso tiene la capacidad de superar al PP en puestos como El Ejido.

Mariano Junco y Alí Manzano

Cercanos a organizaciones de la izquierda independentista catalana , como la CUP y Endavant, los miembros de Nación Andaluza reconocen que el 1-O ha sido una fuente de lecciones para ellos , pero en cambio la situación de ahora se contempla con escepticismo, aunque con esperanza. “Lo que se ha sembrado [el 1-O] saldrá más adelante”, dice Mariano Junco. “La situación ahora [del independentismo catalán] no es buena, no vemos una referente importante y lo que sale es la posición de ERC, que nosotros no compartimos en ningún caso y que nos parece que no es el camino” .

Los independentistas de Andalucía toman nota de los “errores” de los catalanes

El compañero de Junco, Ali Manzano, conoce aún más de cerca el independentismo catalán y la experiencia del 1-O porque en 2017 viajó a Cataluña para reunirse con entidades culturales andaluzas y alentarlas a participar en el referéndum y a votar por la independencia . “Hemos aprendido mucho de todo el Procés, los catalanes nos han enseñado mucho sobre la forma de lucha y organización, pero también hemos aprendido de algunos de sus errores”. Los errores, a ojos de estos independentistas andaluces, vienen de la confianza otorgada a algunos sectores: “Una de las lecciones del 1-O es que no se puede ir con la burguesía a ninguna parte”.

Un cartel electoral de Nación Andaluza en El Ejido / JAG

¿Prescindir de las clases acomodadas? No, corren a matizar. “Un movimiento independentista debe aglutinar al mayor número posible de ciudadanos y de capas sociales”, dice Junco. “Pero con garantías”, añade Manzano. La conclusión que extraen es que “la independencia debe ser dirigida por las clases que tienen menos que perder porque la burguesía es vacilante, busca el negocio y tiene miedo” , remata Junco. Sostienen que en Andalucía este problema se le ahorran porque “ni siquiera existe la burguesía nacionalista independentista”. De hecho, se muestran convencidos de que, “si no es la clase obrera Andalucía, nadie lo levantará”. Insisten en que el éxito del independentismo reside en “una vanguardia que lo tenga claro y sea referente de la clase obrera” porque, de lo contrario, “acabamos como acabamos”.

Por mucho que ahora existan factores que dificultan el proyecto independentista, desde Nación Andaluza miran el futuro con optimismo. “Lo que se ha hecho, se ha hecho, esto está allí, esta lucha fue ejemplar porque ha sido una de las pocas veces que se ha puesto el Estado español contra la pared”, dice Mariano Junco. El 1-O movilizó a estos andaluces que cuentan que salieron a las calles cuando algunos salían a gritar “a por ellos”. El 1-O levantó expectativas en otras naciones del estado, afirman. “Para nosotros fue fundamental, fue una lucha de la que nos sentíamos parte”.

Los orígenes de Nación Andaluza se encuentran en un referéndum

Pese a los escasos resultados electorales, Nación Andaluza no se arruga y mantiene la defensa de causas que vienen de lejos. Su propia creación se remonta a raíz de un referéndum, el de la OTAN de 1986. Sindicalismo revolucionario contra reformismo, movimientos de apoyo a la lucha vasca y a la autodeterminación de Euskadi y otros más cercanos a concepciones de nacionalismo e identidad andaluza confluyeron en ese momento. “Lo que había no nos gustaba y decidimos crear un movimiento de izquierdas y que luchara por la independencia y la autodeterminación andaluza” , explica Junco.

El movimiento fue sufriendo escisiones, hubo personas que le abandonaron para pasar a Izquierda Unida, que se creó también en ese momento. Por último, el partido quedó configurado en diciembre de 1990 con un objetivo claramente independentista. “Mantenemos que la independencia es la herramienta que nos vale para llegar a una sociedad igualitaria, socialista, comunista y sin clases” . Treinta y dos años después, no se han movido de aquí y en el 2000, después de que se marcharan personas que no lo compartían todo, acabaron de perfilar su concepción como organización “independentista, socialista y feminista” .

Los candidatos de Nación Andaluza en el local de Almería / JAG

Aunque son conscientes de que sus postulados no son los más seguidos en la actualidad, mantienen la creencia de que es el único camino. Aunque las elecciones probablemente no les sirvan para lograr representación, no quieren perder una oportunidad de visibilizar su opción . “Consideramos que el campo electoral también es un campo de lucha y la voz de la izquierda independentista no puede ser ajena a este espacio”, defiende Ali Manzano. Este militante de Nación Andaluza cree que la izquierda independentista andaluza debe ser escuchada “en las elecciones, en conflictos sindicales, laborales y estudiantiles” porque no se quiere dejar “el espacio libre a organizaciones que vienen de Madrid, se visten de verde y blanco y se llaman andalucistas” .

Los independentistas andaluces denuncian la “manipulación” de los votantes por parte de otros partidos

Tanto Junco como Manzano se muestran muy críticos con el uso del andalucismo por parte de las formaciones políticas mayoritarias , tanto desde el PP como Podemos y sus corrientes. “Debemos dar la batalla y avisar a la sociedad andaluza porque lo que esta gente defiende no es la soberanía de Andalucía”, advierte Manzano, para quien muchos partidos “han dejado vacías palabras como soberanía y andalucismo: son conceptos que han dejado vacíos para poder manipular a la gente” . Ahora, sin embargo, creen que gracias al trabajo de partidos como el suyo, estos conceptos han “calado” en la sociedad y los grandes partidos “se quieren apropiar de ellos”.

Pero el concepto que no los copian es el de la independencia, que resulta más difícil de extender, pero que Nación Andaluza defiende con uñas y dientes. Y esta convencimiento nace de considerar que “se ha demostrado que todos los años de autonomía no han solucionado ninguno de los problemas estructurales de Andalucía, todo lo contrario”, dice Junco, que aporta algunos datos: “Ahora hay más superficies de más de 120 hectáreas de las que había en 1930; el número de parados se ha triplicado desde 1976; en tiempos de crisis, en Andalucía el paro siempre ha estado diez veces por encima del resto del estado; la esperanza de vida aquí es tres años inferior que la de alguien que nazca en Madrid”. Y la lista podría ser más larga, avisa.

Los independentistas de Andalucía reniegan de la autonomía

Esta situación calamitosa que describen es porque “los gobiernos del PSOE, con la muleta del Partido Andalusista e IU no han logrado nada” y también acusan al PP de “mentir” actualmente cuando habla de boom económico. “Es falso”, remarca Junco. “Nosotros no ocultamos la realidad, esto nos diferencia de los demás”. También la solución que proponen: “Pasa por alcanzar la independencia, no hay otra forma porque históricamente el papel que le queda a Andalucía es el de ser la mano de obra barata y el de servidor de materias primas”. Así pues, añade, “mientras no tengamos en nuestras manos la capacidad de decidir, no hay nada que hacer”.

Tampoco creen que de nada sirva tener presencia en Madrid como defiende “la izquierda reformista”. “Se ha demostrado que no vale para nada y se ha visto con el proceso catalán, como el Estado no lo ha permitido porque España no permite la soberanía de los pueblos y menos la de Andalucía, que es un portaaviones de EE.UU. y de la OTAN” . Junco se refiere a la presencia de las bases navales de Rota y Morón, que consideran un ataque a la soberanía del pueblo andaluz, contra el que dicen que los demás partidos de izquierda han decidido dejar de luchar. Incluso acusan a los partidos de izquierda de haber votado a favor en el Parlamento andaluz por el establecimiento de una base logística del ejército español en Córdoba.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Avatar Juan dice:

    Así es, es un titular muy correctísimo: hace 40 años Andalucía estaba más cerca de los territorios punteros del Estado español que hoy día. Cuarenta años tirados a la basura y los que quedan por venir, sin soberanía, un territorio con tanto potencial humano y geográfico como es el País Andaluz. Un desatre para Andalucía pertenecer al Estado español.
    Ánimo Nción Andaluza, por la liberación naxional de Andalucía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *