El gobierno neo-nazi del sionista ucraniano Zelensky ‎ordena destruir 100 millones de libros en lengua rusa o ‎traducidos del ruso

Nota: Alemania, 10 de mayo de 1933, miles de profesores y estudiantes irrumpieron en  las universidades, bibliotecas y librerías para promover y ejecutar una “purga” literaria que consistía en retirar libros y quemarlos en hogueras publicas, con esto Los nazis buscaban no sólo “purificar” la sangre sino también la cultura alemana. El objetivo del nazismo era detener la difusión de ideas “enemigas”. La quema de 1933 eliminó 25 mil volúmenes de libros considerados “no arios”.De acuerdo con el régimen, las ideas contrarias al nazismo podían fácilmente corromper a los los universitarios. Por ello, los libros de autores como Thomas Mann, Albert Einstein, Stefan Zweig, Ernest Hemingway, Sigmund Freud, Bertolt Brecht, Karl Marx, Vladimir Lenin, Stalin, Rosa Luxemburg, Marcel Proust y March Bloch, entre otros, fueron destruidos y se levantó una prohibición que evitaba su reimpresión. Las obras de Hellen Keller, famosa escritora estadounidense, fueron quemadas por tratarse de una autora ciega y sorda. También los cuadros de pintores como Van Gogh y Picasso fueron retirados de los museos. ( Museo memoria y tolerancia de Mexico)

————————-

Alemania, 10 de mayo de 1933.

El ministerio ucraniano de Cultura y Política de la Información ordenó al Instituto del Libro de Ucrania ‎proceder a la destrucción de todos los libros publicados en Rusia, publicados en lengua rusa o ‎traducidos del ruso. ‎

Según Oleksandra Koval (ver foto), directora del Instituto del Libro de Ucrania y ex presidente del Foro ‎de Editores de ese país, el objetivo de esa orden –impartida por el gobierno de Kiev el 19 de mayo ‎de 2022– es garantizar la destrucción de 100 millones de libros que «divulgan el Mal». ‎

Sólo algunos ejemplares serán conservados en bibliotecas universitarias para servir como objeto ‎de estudio a investigadores sobre «el origen del Mal». ‎

Esta campaña oficial de destrucción de libros iniciada en Ucrania se aplica a todos los clásicos de ‎la literatura rusa, desde Alexander Pushkin hasta León Tolstoi y pasando por las obras de ‎Dostoievski. ‎

En lo que parece ser un intento de ocultar esta campaña oficial de Kiev para la destrucción de libros ‎vinculados de cerca o de lejos a la cultura rusa, el ex ministro de Exteriores de Suecia, Carl Bildt, ‎publicó en Twitter, el 21 de mayo, un texto posteriormente retirado donde acusaba a Rusia de quemar ‎libros ucranianos, una alegación totalmente falsa. ‎

Ante estos hechos se imponen dos importantes observaciones:‎ Europa y el mundo no habían asistido a la destrucción masiva de libros desde las quemas de libros ‎organizadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. La OTAN trata de ocultar esa noticia porque está perfectamente consciente de lo que está ‎pasando. ‎

Fuente: Alba Granada North Africa.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *