Cómo Draghi y los últimos 30 años allanaron el camino para la extrema derecha en Italia

Los medios italianos dieron una cobertura masiva a varias “manifestaciones a favor de Mario Draghi”, con no más de unas pocas docenas de personas. Quizás el más cómico es el de una de las agencias de noticias más grandes del país, Adnkronos , que habló con algunas personas sin hogar que se habían presentado para mostrar su apoyo a Draghi. Uno fue citado diciendo: “Draghi está marcando la diferencia. Italia recuperó prestigio y credibilidad gracias a él. Como persona sin hogar, puedo testimoniar que ahora hay una mayor atención hacia nosotros y eso es gracias a Draghi».

La ultraderecha está a punto de arrasar en las encuestas y el centroizquierda ha decidido copiarles el tono, el lenguaje y el encuadre; la izquierda hace tiempo que desapareció de la disputa electoral. Enrico Letta, líder del Partido Demócrata, abrió la campaña electoral con un tuit con una imagen de Mario Draghi levantando la mano y este mensaje en mayúsculas: “Italia ha sido traicionada. El Partido Demócrata lo defiende. Y tú, ¿estás con nosotros?”. Este mensaje pone de manifiesto esta realidad: los socialdemócratas italianos llenaron su vacío ideológico con un cartel de su ídolo del momento: “Super Mario”, el expresidente del Banco Central Europeo.

¿Cuáles son las propuestas del partido de centroizquierda? No encontraron nada mejor para promocionarse que aprovechar la supuesta atracción de un primer ministro tecnocrático que se define a sí mismo como “un banquero” y que, en teoría, tenía un mandato temporal ligado, sobre todo, a la gestión de fondos europeos. Apelar al sentimiento de traición nacional y liderar el club de fans de Draghi no debería precisamente motivar a los trabajadores a no dejarse seducir por los cantos de sirena de la ultraderecha.

La realidad de la gestión del gobierno de «Super Mario» no cumplió exactamente con las expectativas: Draghi deja un país hecho jirones. Las últimas previsiones macroeconómicas de la Comisión Europea pronosticaron que Italia experimentaría el crecimiento económico más lento de la Unión Europea (UE) el próximo año, con solo un 0,9 %, debido a una caída en el gasto de los consumidores, impulsada por el aumento de los precios y una caída en la inversión empresarial ​​como resultado del aumento de la deuda del país y el fuerte aumento de los costos de energía, así como las interrupciones en el suministro de gas ruso.

Esta crisis ha pasado factura a la sociedad italiana: 5,6 millones de italianos -casi el 10% de la población, incluidos 1,4 millones de menores- viven actualmente en la pobreza absoluta, el nivel más alto registrado. Muchos de estos están trabajando, y ese número aumentará a medida que los salarios reales en Italia continúen disminuyendo. Mientras tanto, casi 100.000 pequeñas y medianas empresas están en riesgo de insolvencia, un aumento del 2 % en comparación con el año pasado.

Como dijo el periodista Thomas Fazi, “Draghi ha hecho poco o nada para proteger a los asalariados, las familias y las pequeñas empresas del impacto de estas políticas. De hecho, las pocas medidas “estructurales” promulgadas por su gobierno estaban todas destinadas a promover la privatización, la liberalización, la desregulación del mercado laboral –como abrir a la privatización los pocos servicios públicos que quedaban fuera del ámbito del mercado-, licitando playas privadas por primera vez en décadas, o tratando de expandir los servicios de taxi para incluir operadores de taxis compartidos como Uber, lo que provocó protestas masivas”.

Por supuesto, se podría argumentar que otros países están experimentando problemas similares, pero sería un error absolver a Draghi. Ha sido uno de los más firmes defensores de las medidas que han llevado a esta situación, habiendo sido una fuerza impulsora para impulsar duras sanciones de la Unión Europea (UE) contra Moscú, sanciones que están paralizando las economías de Europa y dejando a Rusia prácticamente ilesa.

Draghi incluso se jactó de los audaces pasos tomados por Italia para sacar al país de la dependencia del gas ruso, con el resultado de que Italia es ahora el país que paga los precios mayoristas de electricidad más altos de toda la UE. Lo absurdo de estas políticas se hace evidente cuando consideramos su intento de reducir la dependencia de Italia del gas ruso a través del relanzamiento de varias centrales eléctricas de carbón altamente contaminantes y chantatachán (orquesta que subraya el final de un acto de magia): el carbón que Italia importa viene en gran parte de Rusia.

¿Por qué ganará la extrema derecha?

Por todo ello, las encuestas son claras: se espera que la derecha aplaste en las elecciones italianas convocadas para el 25 de septiembre, y el partido heredero de los neofascistas, Fratelli d’Italia, aparece primero en las preferencias de los italianos. El discurso dominante, en los medios y comentaristas, es que fue la caída del gobierno de Mario Draghi lo que abrió el camino a la extrema derecha.

Es obvio que si ese gobierno, que nunca estuvo sujeto al voto popular, no hubiera perdido el apoyo de los partidos que lo sustentaban, debido a la creciente crisis social agudizada por las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania, no habría habido no hace falta por el momento convocar elecciones. Pero, ¿y si la verdad profunda de la crisis y el crecimiento de la extrema derecha no fuera la caída del gobierno, sino su existencia y la continuidad de sus políticas durante los últimos 30 años?

En cierto modo, se puede decir que la crisis política es solo un síntoma de un conflicto más profundo que se oculta en ella. Fueron los gobiernos liberales y tecnocráticos, con la liquidación previa de las fuerzas políticas de izquierda, por años de traición acumulada de sus líderes, derechistas y la falta de voluntad para construir una alternativa política al capitalismo, los que le abrieron la puerta de par en par a la extrema. -Correcto.

El síntoma de la crisis política es una crisis de representación, con cada vez más votantes, sobre todo de los sectores populares, sin participar en las elecciones, pero es sobre todo una crisis de liquidación de la política, que es el enfrentamiento entre formas de ver el mundo y ejercer el poder. El gobierno tecnocrático de los “competentes”, como el de Draghi, es la forma última de este vaciamiento total de la democracia, impidiendo que el pueblo pueda elegir políticas diferentes.

Cuando la tecnocracia esconde la política unidireccional

En un artículo reciente, el sociólogo italiano Marcello Musto, autor de un interesante libro sobre Los últimos años de Marx , destacaba el interés que el coautor del Manifiesto Comunista dedicaba a la crítica de los llamados “gobiernos técnicos”. En un artículo periodístico que escribió para el York Tribune , uno de los diarios de mayor circulación de su tiempo, con el título “Un gobierno decrépito. Perspectivas para el Gabinete de Coalición”, Marx analizó los acontecimientos políticos e institucionales que llevaron al nacimiento de uno de los primeros gobiernos tecnocráticos de la historia moderna: el ejecutivo de Aberdeen, que gobernó el Reino Unido desde diciembre de 1852 hasta enero de 1855.

La toma de posesión de este ejecutivo se hizo al son del entusiasmo mediático y de la opinión pública. The Times celebró la formación de ese gobierno como la entrada de Inglaterra en “una época en la que el espíritu de partido está destinado a desaparecer y en el que solo el genio, la experiencia, la capacidad de trabajo y el patriotismo darán acceso a los cargos públicos”, el periódico que pidió al gabinete de Aberdeen. el apoyo de “hombres de todas las tendencias”, porque “sus principios exigen consenso y apoyo universal”. Como señaló Marcello Musto, nada muy diferente a la música celestial que dio la bienvenida a la toma de posesión del gobierno del expresidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en febrero de 2021.

Los elogios al hombre que dirigió el BCE, entre 2011 y 2019, unieron a liberales, conservadores y la izquierda moderada en un coro unido contra el “político irresponsable” y a favor del “salvador” Draghi.

En un artículo de 1853, Marx se burlaba de la pretensión de los editorialistas del Times de calificar de “técnicos” a los representantes del poder dominante que claramente tenían una agenda enteramente política. Lo que el principal diario británico vio como una señal de modernidad y superación de conflictos políticos, para Marx no era más que una farsa, vender lo mismo de siempre con un nuevo paquete. donde el Times vio “un gobierno compuesto enteramente por personajes nuevos, jóvenes y prometedores”, Marx vio algo muy diferente: “el mundo se asombrará al saber que esta nueva era de la historia está a punto de inaugurarse nada menos que con gastos octogenarios y decrépitos”.

Para Marx era claro que este intento de hacer desaparecer las luchas políticas era un expediente para garantizar la ejecución, para siempre, de una determinada política.

“Cuando se nos promete la desaparición de todas las luchas entre partidos, incluida la desaparición de esos mismos partidos, ¿qué quiere decir el Times?”, preguntó el autor de El Capital .

La cuestión, como subraya acertadamente Marcello Musto, sigue siendo totalmente actual. La pseudodesaparición de las luchas políticas y la existencia de distintas opciones para construir sociedad, a cambio de gobiernos de personas competentes, con la teoría -como defendió el expresidente de la República Aníbal Cavaco Silva- de que con la misma información llegaría todo el pueblo mismas conclusiones, esconde los diferentes intereses de los grupos sociales y el dominio total de las recetas neoliberales sobre la gobernabilidad y los rumbos políticos. No solo domina la política, establece la agenda y da forma a sus decisiones, sino que también ha logrado sustraer del control democrático todas las cuestiones de política económica: asegurando que, independientemente de los cambios de gobierno y los resultados electorales, las políticas sean las mismas en relación con el mantenimiento de la dictadura de los mercados.

“En los últimos treinta años, el poder de decisión se ha desplazado del ámbito político al económico. Ciertas opciones políticas se han transformado en imperativos económicos que disfrazan un proyecto altamente reaccionario tras una máscara ideológica apolítica. El traspaso de parte de la esfera política a la economía, como esfera separada e impermeable a las demandas sociales, y el traspaso del poder desde los parlamentos -ya suficientemente vaciados de valor representativo por los sistemas electorales mayoritarios y por la revisión autoritaria de las relaciones entre ejecutivos y el poder legislativo, pues los mercados y sus oligarquías son serios obstáculos para la democracia en nuestro tiempo. Calificaciones de Standard & Poor’s o señales de Wall Street– estos enormes fetiches de la sociedad contemporánea – valen mucho más que la voluntad del pueblo. En el mejor de los casos, el poder político puede intervenir en la economía (a veces las clases dominantes lo necesitan para mitigar la destrucción generada por la anarquía del capitalismo y la violencia de sus crisis [como cuando rescatan a los bancos con el dinero de los contribuyentes]), pero sin siendo posible discutir las reglas de esta intervención, por no hablar de las elecciones sustantivas», considera el sociólogo italiano.

Además del gobierno de Draghi, que ha estado al mando durante los últimos 17 meses, en una coalición que involucró al Partido Democrático de centroizquierda, Forza Italia de Silvio Berlusconi, los populistas del Movimiento Cinco Estrellas y la Liga de extrema derecha, Italia ha sido gobernada repetidamente por gobiernos supuestamente apolíticos y “mejores”, que en medio de la inestabilidad política tienen como único objetivo: que todo siga bien para el capital financiero y para que “los mercados funcionen correctamente”.

Más de 30 años de «no hay otra alternativa»

Desde el final de la Primera República Italiana, ha habido numerosos gobiernos tecnocráticos o gobiernos sin representantes de partidos políticos. Estos incluyen el gobierno de Azeglio Ciampi, ex gobernador del Banco de Italia durante quince años entre 1993 y 1994 (y posteriormente elegido Presidente de la República de 1999 a 2006); el gobierno de Lamberto Dini, ex director general del Banco de Italia tras una larga carrera en el Fondo Monetario Internacional, en 1995-1996; y el gobierno de Mario Monti, ex comisario europeo de Competencia con relevante experiencia previa en la Comisión Trilateral del Grupo Rockefeller, en el comité directivo del Grupo Bilderberg y como consultor internacional del banco Goldman Sachs, de 2011 a 2013.

El grupo Goldman Sachs, ese vivero de gobernantes y exgobernantes que -acogió en su seno al portugués Durão Barroso- dio recientemente a Italia dos primeros ministros, Monti y Draghi, y que está profundamente metido en la especulación desenfrenada que dio lugar a la crisis económica copa del mundo 2008.

Como señala Marcello Musto, «en los últimos años se ha argumentado que no se deben convocar nuevas elecciones después de una crisis política; la política debe ceder todo el control a la economía. En otro artículo de 1853, titulado “Operaciones de Gobierno”, Marx declaraba que “el gobierno de coalición (“técnico”) representa la impotencia del poder político en un momento de transición”. De hecho, los gobiernos ya no discuten qué dirección económica seguir. Ahora las pautas económicas dan lugar a los gobiernos”.

En Europa se ha repetido una y otra vez el mantra neoliberal de que, para recuperar la “confianza” de los mercados, es necesario avanzar rápidamente por el camino de las “reformas estructurales”, expresión que ahora se utiliza como sinónimo de devastación social, es decir: bajar los salarios, revisar los derechos laborales en las contrataciones y despidos, elevar la edad de jubilación y privatizar a gran escala. Los nuevos gobiernos tecnocráticos, encabezados por personas con trayectoria en algunas de las instituciones económicas más responsables de la crisis económica, han seguido este camino, afirmando hacerlo “por el bien del país” y “por el bienestar de las generaciones futuras”. Además, el poder económico y los principales medios de comunicación han tratado de silenciar cualquier voz disidente en este estribillo de décadas.

Diez años después de Mario Monti y su gobierno de tecnócratas, otro ex-ejecutivo de Goldman Sachs se instaló en el Palacio Chigi. Al igual que su antecesor, y como Emmanuel Macron durante la campaña presidencial francesa de 2017, Mario Draghi pretende trascender la división entre derecha e izquierda elevándose por encima de los partidos y aportando la visión ilustrada del experto, manteniéndose escrupulosamente dentro de los límites establecidos por Bruselas: ortodoxia fiscal y neoliberalismo. El expresidente del Banco Central Europeo (BCE) ha conseguido aglutinar a todos los partidos italianos, desde la izquierda hasta la extrema derecha, incluidos los que han prosperado oponiéndose a este programa. De hecho, recibió el apoyo conjunto del Movimiento Cinco Estrellas y la Liga.

El hecho de que ministros de extrema derecha tengan un escaño en el Gobierno de Draghi no ha conmovido a mucha gente, ni en las cancillerías europeas ni en los medios de comunicación, donde se ha presentado a esta coalición nacional como un modelo de sentido común. Tampoco ofendió a nadie esta peculiar democracia italiana donde los votantes pueden votar por mayoría en marzo de 2018 contra las políticas de austeridad impuestas por Bruselas y luego, sin siquiera ser consultados nuevamente, encontrarse en febrero de 2021 con un gobierno que defiende estas mismas políticas.

Para memoria futura, he aquí la historia de esta peculiar inversión, analizada por Stefano Palombarini, en las páginas de Le Monde Diplomatique , aunque repetida en varios países.

“La carta del BCE fue peor que la de los terroristas”

Agosto de 2011, Draghi está a unos meses de ser presidente del BCE, su predecesor, Jean-Claude Trichet, envía una carta secreta a Silvio Berlusconi, jefe del gobierno italiano, la carta también está firmada por su sucesor Mario Draghi. Impone una serie de medidas a cambio de que el BCE apoye la economía italiana: recortes del gasto público y de las pensiones, liberalización del sector servicios, revisión de las normas sobre despidos, reducción de los salarios de los funcionarios. El primer ministro italiano no tiene medios para oponerse a ellos, porque sin la ayuda del BCE, las tasas de deuda subirían y la situación se volvería rápidamente insostenible. Pero la mayoría de derecha está demasiado dividida para comprometerse con un programa de este tipo.

“Roma estaba furiosa. Giulio Tremonti [ex ministro de finanzas] dijo más tarde a algunos ministros de finanzas europeos que en agosto su gobierno recibió dos cartas amenazantes: una de un grupo terrorista y otra del BCE”. “La del BCE fue la peor”, dijo, según una investigación del Wall Street Journal .

El 19 de octubre, Sarkozy viajó a Frankfurt para decirle al ex presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, que solo una acción enérgica del banco central en el mercado de deuda podría salvar a la eurozona. “La tarea del BCE no es financiar a los gobiernos”, respondió Trichet.

Es a raíz de este encuentro, entre Trichet y Sarkozy, en el que también participó Angela Merkel, que aparece la “tal” llamada telefónica confidencial de la canciller a Roma. Según el Wall Street Journal , en aquella fría noche de octubre, Merkel llamó al presidente italiano Giorgio Napolitano y “le pidió amablemente que cambiara de primer ministro”.

Tras la Cumbre Europea del 26 de octubre y la reunión del G20 del 3 de noviembre en Cannes, Berlusconi perdió el apoyo de la coalición de gobierno que encabezaba y en la votación del Presupuesto del 8 de noviembre no pudo reunir la mayoría absoluta, lo que confirmó los votos disidentes que se avecinaban. desde dentro del arco político que sustenta a su Ejecutivo.

Tras la votación en el parlamento, Giorgio Napolitano llamó a Silvio Berlusconi y fue el propio presidente italiano quien anunció la dimisión del primer ministro. Unos días después, Mario Monti, un «experto» sin etiqueta política, fue nombrado para dirigir el gobierno italiano.

Esto marcó el comienzo de un período que duraría siete años y vería cuatro presidentes sucesivos del consejo de ministros: después de Monti vinieron Enrico Letta, Matteo Renzi y Paolo Gentiloni. La acción de estos gobiernos, enteramente dedicada a las reformas institucionales neoliberales, se basa en el acuerdo entre el Partido Demócrata (centro-izquierda) y la derecha de Berlusconi. El apoyo provino de las clases acomodadas y de una fracción importante de las clases medias, en una singular superación de filiaciones basadas en la división entre derecha e izquierda: se trataba del «bloque burgués», coalición social similar a la que sería agregado unos años más tarde por Macron en Francia.

Marzo de 2018, los partidos que habían seguido la hoja de ruta del BCE fueron severamente sancionados en las urnas. El bloque burgués se derrumba debido a su incapacidad para expandirse a una fracción significativa de las clases trabajadoras, incluso cuando las clases medias se alejan de él. Forza Italia, el partido de Berlusconi, y el Partido Demócrata, que hace diez años tenían el 70% de los votos, ahora tienen solo el 32%. Al mismo tiempo, los que habían estado en la oposición lograron un resultado notable. La Liga de Matteo Salvini se ha erigido como la principal fuerza de derecha y extrema derecha, mientras que el Movimiento Cinco Estrellas se ha convertido en el mayor partido del país, acercándose a un tercio de los votos emitidos.

Febrero de 2021, aunque el equilibrio en el parlamento no ha cambiado desde las elecciones de marzo de 2018, se nombrará un tercer gobierno. Los dos anteriores (la alianza entre la Liga y el Movimiento Cinco Estrellas, luego la alianza entre el Movimiento Cinco Estrellas y el Partido Demócrata) se han enfriado, cada uno con una duración de poco más de un año. Fue entonces cuando Draghi, el expresidente del BCE que había escrito el breviario de los gobiernos del bloque burgués, fue invitado a formar gobierno. Sorprendentemente, el ex banquero fue acogido como un hombre providencial, no sólo por los partidos que, al implementar su programa, habían caído en las urnas, sino también por aquellos que, al oponerse a él, se habían impuesto en la escena política.

Las próximas elecciones pondrán en marcha un nuevo ciclo, posiblemente aclamado por un gobierno de centro-derecha liderado por Giorgia Meloni. Pero a medida que la situación social y económica continúa deteriorándose, estos ciclos también se acortan. Un futuro gobierno de centroderecha -“populista” o no- tendría poca o ninguna capacidad para resolver las crisis dejadas por Draghi. Como siempre, se tomarán decisiones en Bruselas y Frankfurt.

Con el lanzamiento de su reciente Instrumento de Protección de la Transmisión (IPC), el BCE se ha dotado de un instrumento que técnicamente le permite hacer “lo que sea necesario” para controlar los diferenciales del euro, previniendo así potencialmente futuras crisis financieras. Sin embargo, dicha intervención está condicionada al cumplimiento del marco fiscal de la UE y las “reformas” descritas en los planes del “fondo de recuperación” de cada país. Pero estos no harán nada para poner fin a la actual crisis social y económica; de hecho, ciertamente lo empeorarán. En otras palabras, el próximo gobierno italiano, si quiere mantenerse a flote financieramente, no tendrá más remedio que seguir los dictados económicos de la UE .

En este contexto, ¿cuánto tiempo tardarán en desmoronarse los últimos jirones de legitimidad democrática en países como Italia? ¿Y después? En última instancia, es mucho más probable que la próxima crisis del euro estalle en las calles de Europa que en los mercados financieros.

Fuente: Abril Abril.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *