Argelia en el punto de mira de la OTAN

La OTAN llamó a Argelia un “riesgo de seguridad para Europa” en un comunicado de prensa lleno de mentiras para el uso de los principales medios de comunicación. Esta alianza militar afirma que el país del norte de África está siguiendo el ejemplo de Rusia, ya que usaría sus suministros de gas a los países europeos como arma diplomática.

Los criminales de la OTAN olvidan que fueron los países occidentales los que con sus sanciones intentaron utilizar el gas ruso como arma diplomática, aunque fracasó.

En referencia a las presiones diplomáticas, la Alianza Imperialista tampoco admite las presiones sobre el Gobierno de Madrid, que han llevado a un callejón sin salida.

En un documento publicado este mes, revelado ayer por la versión alemana de Business Insider, la OTAN considera a Argelia un riesgo para la seguridad de Europa. La amenaza proviene del suministro de gas argelino desde países del sur de Europa, en particular España, con los que Argelia ha firmado acuerdos de suministro.

Existe el riesgo de que Argelia utilice sus suministros de gas como medio de presión política, como lo hace Rusia. Esto supondría un riesgo para la resiliencia política y económica de Europa. En última instancia, esto amenazaría el estatus de Argelia como proveedor de energía de Europa” , declaró la Alianza, recordando que “ la seguridad energética ha sido considerada durante muchos años como un factor importante en los asuntos políticos exteriores y de seguridad, incluso dentro de la OTAN .

El pasado abril, tras la decisión de Madrid de autorizar el flujo inverso del gasoducto Magreb-Europa para transportar gas a Marruecos, Argelia amenazó con romper el contrato de suministro de gas a España si se transportaba “hacia un tercer destino ”. Esta reacción ha causado preocupación dentro de la OTAN, sobre todo porque Sonatrach, la compañía de hidrocarburos de Argelia, suministra más del 40% del gas natural importado por España.

Las relaciones entre Argelia y España se deterioraron por la traición a la lucha de liberación saharaui. El 18 de marzo, el gobierno de Madrid reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara. Argel llamó a su embajador en Madrid al día siguiente.

Entonces Argelia suspendió un tratado de amistad, buena vecindad y cooperación, firmado en 2002, con el Estado español. Argel también ha suspendido sus intercambios con Madrid. La suspensión no afecta, de momento, al gas natural que el país norteafricano suministra a la península.

Asustado, el Gobierno de Madrid recurrió primero a la Unión Europea y luego a la OTAN para presionar al país norteafricano. Habrá que ver si el Gobierno de Argel cede ante la Unión Europea y la OTAN, habiendo vuelto España a demostrar que no tiene capacidad de reacción.

En plena crisis diplomática, el Gobierno español cometió ayer otra metedura de pata: el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, y su homólogo marroquí, Abdelouafi Laftit, se reunieron en Madrid.

Las presiones de Estados Unidos son tan fuertes que el escándalo de las escuchas telefónicas marroquíes del gobierno español (y argelino) no parece haber hecho ruido.

Fuente: Alba Granada North Africa.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *