Adolfo Scilingo, el represor argentino de los ‘vuelos de la muerte’, sale de la cárcel

Adolfo Scilingo, condenado por delitos de lesa humanidad, condenado a 1.084 años de cárcel, ha sido liberado tras cumplir 22 años.

Adolfo Scilingo , fue ex capitán de la Armada argentina, que, ante el juez español Baltazar Garzón, reconoció haber participado de dos “vuelos de la muerte”, que consistían en lanzar desde aviones en vuelo al océano a aquellos que eran considerados contrarios al régimen de Videla.

“Una vez en vuelo, se les daba una segunda dosis muy poderosa, quedaban totalmente dormidos, se les desvestía y, cuando el comandante daba la orden, se les arrojaba al mar uno por uno”, afirmó

También en otro momento declaró en una entrevista a VozPopuli que “hubo militares españoles que viajaron a la Argentina para enseñarles a torturar”

En 2005, tras dar testimonio de sus crímenes en un programa de televisión del Estado Español, Scilingo fue enjuiciado y encontrado culpable de las muertes de 30 personas, de varias detenciones ilegales y torturas durante la dictadura militar.

Acogiéndose a un beneficio penitenciario, salió el pasado 18 de Noviembre, tendrá que terminar su condena haciendo tareas comunitarias y deberá pernoctar en un Centro de Inserción Social dependiente de la Comunidad de Madrid. 

Simón Guevara

Funtes: Rt, Clarín y LaNación.

Simón Guevara

Andaluz de Huelva nacido en Madrid en 1993. Clase obrera, proletario, antifascista, internacionalista, comunista (en formación) sindicalista (en formación) y nacionalista (en formación). Haciendo contrainformación revolucionaria y antiimperialista.
Simón Guevara
Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Simón Guevara

Andaluz de Huelva nacido en Madrid en 1993. Clase obrera, proletario, antifascista, internacionalista, comunista (en formación) sindicalista (en formación) y nacionalista (en formación). Haciendo contrainformación revolucionaria y antiimperialista.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *