Comunicado de Agora Galiza-UP: El show de la Cumbre del Clima fracasa uno tras otro

La 25a edición de la última conferencia de la ONU sobre cambio climático 2019 (COP25) se celebró en Madrid, la capital del estado español. Ante las fuertes protestas y movilizaciones promovidas por los trabajadores contra el gobierno reaccionario y terrorista de Piñera en Chile, las élites políticas optaron por reubicarlo.

Esta nueva cumbre, que se celebró del 3 al 13 de diciembre, reveló nuevamente la falta de voluntad de las principales potencias económicas del mundo para establecer medidas firmes para frenar el cambio climático y la catástrofe ecológica cada vez más visible que enfrenta el mundo.

En todas las cumbres y conferencias de la ONU, no hay interés en denunciar al jefe responsable del cambio climático y la destrucción del planeta, el capitalismo .

Estos espectáculos internacionales, promovidos por el imperialismo, simplemente hacen declaraciones tibias, hacen acuerdos inconsistentes y establecen medidas superficiales que no afectan la raíz del problema en absoluto. Desvían la pregunta, culpando y culpando a la mayoría de la población, de ser cómplices de la situación en la que falta el planeta, como si tomar medidas individuales en la esfera del consumo, sin cuestionar los paradigmas y cambiar el sistema y el modo de producción, fuera suficiente.

Esta última conferencia sobre cambio climático, a la que asistieron Greta Thunberg, el títere del capitalismo verde, y a la que asistieron más de 200 países, nuevamente tuvo la cobertura masiva de los medios de desinformación burgueses interesados ​​en dar este tipo de información. de los actos de mayor repercusión social.

Al igual que con las 24 ediciones anteriores, esta nueva conferencia falló nuevamente. Los continuos vetos y negativos promovidos por las principales potencias imperialistas en la implementación de medidas para reducir la contaminación e iniciar cambios estructurales en el consumo y la producción han hecho imposible llegar a acuerdos concretos y tangibles para contrarrestar la amenaza climática que tanto la izquierda revolucionaria como la movimientos ambientales o la comunidad científica, llevamos años denunciando .

El fracaso pone de manifiesto la lucha y el conflicto detrás de cada cumbre climática: los intereses de las dos clases históricamente antagónicas. El interés de la clase obrera y los pueblos que sufren todas las consecuencias del cambio climático en oposición a los privilegios de la burguesía, las grandes corporaciones corporativas y los políticos lacayos. Por supuesto, prevalecen los intereses de estos últimos, que son los principales responsables de la contaminación, la destrucción de la naturaleza y el planeta.

Estas iniciativas internacionales hipócritas, que fracasan una tras otra, no muestran el más mínimo deseo de alterar y cambiar el modo depredador de la producción capitalista. La decadencia del sistema capitalista en medio de una crisis estructural es, para las mayorías sociales y los pueblos, el enemigo más peligroso.

La oligarquía no está interesada en abordar eficazmente el problema de la emergencia climática, ya que afectaría directamente sus privilegios, que no está dispuesta a renunciar .

Conscientes de la gravedad de la situación, consideran necesario promover eventos y conferencias para desviar la atención del problema real que desencadena la catástrofe climática, generando una falsa conciencia e inquietud en la población. Pero también necesita ciertas herramientas y mecanismos que le permitan permanecer en el poder y asegurar su hegemonía mundial.

Desde la izquierda revolucionaria gallega creemos en la lucha organizada y unitaria de los trabajadores, oprimidos y explotados contra el capital, en defensa de un sistema político, social y económico en el que los medios de producción no estén controlados por la burguesía, ni a su servicio, sino al servicio de la inmensa mayoría social.

Esto solo se puede lograr a través de la revolución socialista. La única alternativa es la lucha por el socialismo y la toma del poder, y solo entonces la clase trabajadora podrá implementar medidas efectivas para construir una sociedad igualitaria y justa, frenar nuestra desaparición como especie y revertir la destrucción de la naturaleza y el planeta.

Dirección Nacional de Agora Galiza-Unidade Popular

En la patria, 21 de diciembre de 2019

Fuente: http://agoragaliza.org/

Encuéntrame

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).
Carlos Ríos
Encuéntrame
Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *