La extrema derecha movilizó a millares en el día de la Independencia de Polonia

Como en años recientes, se han escuchado consignas en defensa de “Dios, honor y patria”, contra el Islam y el secularismo, contra la Unión Europea y los “enemigos de la patria”, contra el aborto en medio de un mar de banderas polacas y antorchas rojas.

Aunque organizado por grupos fascistas e incluidos miembros de organizaciones fascistas extranjeras, como los italianos de Forza Nuova, este evento anual ha atraído a muchas familias en los últimos años, según Reuters .

Las autoridades estiman el número de participantes en la edición de este año en 47.000, mientras que los organizadores apuntan a tres veces más (150.000), dice DW . El símbolo de la marcha que marcó el 101º aniversario de la refundación de Polonia fue un puño en alto con un tercero, que, según los organizadores, pretende representar la defensa de la Iglesia Católica de los “valores tradicionales”, así como su resistencia a los “crecientes llamados a la defensa de los derechos de los homosexuales” en el país.

«Tenemos que volver a nuestras raíces. Nuestro mundo ha abandonado a Dios y al cristianismo ”, dijo Robert Bakiewicz, líder de uno de los grupos organizadores, a los participantes de la marcha de ayer en Varsovia. “Moriremos justo cuando las naciones de Europa occidental están muriendo”, agregó, citado por Reuters .

El fascismo y el partido de Ley y Justicia

Cuando llegó al poder en 2015, el partido nacionalista Ley y Justicia (PiS) defendió los valores patrióticos y católicos contra el “liberalismo occidental”. Una de las acusaciones dirigidas al PiS, que volvió a ganar las elecciones, con el 44% de los votos en octubre, es que ha promovido grupos arraigados en los movimientos fascistas y antisemitas de la década de 1930 y son los organizadores de la marcha anual por la independencia. de Polonia

Aunque PiS lo niega, en 2017 el ministro del Interior, Mariusz Blaszczak, caracterizó la manifestación fascista como “algo hermoso para ver”. En 2018, el año del centenario de la independencia, tanto el gobierno de PiS como el presidente polaco, Andrzej Duda, decidieron participar en la movilización, aunque “caminaron la distancia” para diferenciarse de las manifestaciones abiertas de nacionalismo y fascismo. Este año PiS organizó su propio evento.

Según DW , la “mezcla” del año pasado fue vista como un intento del partido gobernante para evitar que los grupos de extrema derecha formaran un partido político. Sin embargo, la apuesta fracasó ya que estos grupos crearon el partido de la Confederación, que ganó alrededor del 7% de los votos en las elecciones de octubre y entró al Parlamento.

En la marcha de Varsovia, se recogieron firmas para apoyar una propuesta contra la “restitución de tierras” pertenecientes a judíos y confiscadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Los nacionalistas y fascistas polacos temen que estas propiedades, que pasaron al Estado polaco después de la guerra, serían reclamadas por asociaciones judías, con el apoyo de la administración estadounidense.

Las autoridades disolvieron otra marcha de extrema derecha en la ciudad de Wroclaw, en el sudoeste, unos 25 minutos después del comienzo, debido a “discurso de odio y uso pirotécnico”.

Fuente: www.abrilabril.pt

Encuéntrame

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).
Carlos Ríos
Encuéntrame
Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *