Catalunya: Nace Praxi. Espacio para el debate y el posicionamiento político

Con este comunicado queremos hacer pública la creación de Praxi ¿Por qué Praxi? Praxi quiere convertirse en un espacio para el debate y el posicionamiento político con el fin de contribuir a aportar reflexiones políticas y apuestas tácticas y estratégicas para confrontar el capitalismo patriarcal en los Países Catalanes. Una confrontación por todos los medios y con el objetivo de derrocarlo, conseguir la propiedad colectiva de los medios de producción y la creación de una sociedad sin clases.

Praxi quiere convertirse en un espacio para el debate y el posicionamiento político en los Países Catalanes

El capitalismo ha sido siempre un sistema de opresión y de dominación de una clase, la burguesía, sobre la otra, la clase trabajadora. Este sistema se sustenta sobre un pilar fundamental: la propiedad privada de los medios de producción. Este hecho -nuclear en nuestro análisis- conlleva el establecimiento de relaciones laborales asalariadas basadas en la explotación directa y subordinada y la consecuente privatización sistémica de los beneficios de la actividad empresarial por parte de la burguesía. Esta premisa básica se ha mantenido inalterada con el paso del tiempo. Lo que ha ido cambiando con los años, a peor, es la mayor capacidad de la burguesía de ir acumulando capital en detrimento de la clase trabajadora.

Sin entrar en profundidad, no es difícil concluir cuáles son las consecuencias de este sistema. La capacidad extractiva de la clase dominante es cada vez mayor. Las grandes empresas y patronales no hacen más que concentrar riqueza e incrementar sus beneficios, mientras que cientos de miles de familias viven en situación de indignidad y de pobreza, en muchos casos, incluso, a pesar de tener un contrato de trabajo. Las sucesivas reformas laborales -con la complicidad y colaboración indispensable del ‘sindicalismo’ de estado heredero de la fraudulenta transición española y los Pactos de la Moncloa- han ido dilapidando buena parte de los derechos laborales, sociales y de protección social ganados a golpe de lucha las últimas décadas. El continuo proceso de desindustrialización y terciarización de la economía enfocada básicamente al sea, sun and beach ha convertido en un pozo de precariedad laboral. A las elevadísimas tasas de paro estructurales se añade una alta desprotección social para las familias trabajadoras, convirtiéndose estos factores un caldo de cultivo perfecto para la existencia de un permanente ejército de reserva obligado a permanecer a disposición de los intereses, deseos y caprichos de la burguesía.

Capitalismo y vida digna son, por tanto, incompatibles. Asimismo, consideramos que el patriarcado, la dominación hombre-mujer basada en la perpetuación ideológica del sistema sexo-género que impone identidades de género, roles y sexualidades en función de características biológicas, es uno de los más sutiles pero más poderosos engranajes que el capitalismo utiliza para mantenerse como sistema dominante. La derrota y claudicación del capitalismo patriarcal es, por tanto, una necesidad imperiosa para la clase trabajadora. Asimismo, destruir y diluir las identidades colectivas, los pueblos, es el otro gran mecanismo en manos de la burguesía para perpetuar su sistema de dominación. La opresión nacional que sufrimos como pueblo por parte del Estado español y sus instituciones no es sólo un mal a combatir en sí mismo, sino una conquista clave en el camino para derribar el capitalismo.

Hoy vemos con tristeza como la política institucional se ha consolidado como principal -y en muchos casos, únicamente vía de intervención política. Consideramos que las instituciones de un estado capitalista ⎯institucions en las que se integran los parlamentos autonòmics⎯ sirven, con carácter general, de candado para el mantenimiento generalizado de los privilegios e intereses de la clase dominante, la burguesía, así como para la congelación y ‘estatización’ del statu quo actual. Consideramos que para que la política institucional pueda acontecer en el futuro una de las herramientas mínimamente útiles para amplia transformación social, eso sí, en el marco de una estrategia de intervención política mucho más amplia, no se debe caer en el error del institucionalismo o el electoralismo. Hay que dotar, con carácter previo, de una serie de estructuras mínimas e indispensables para organizar y consolidar un contrapoder antagónico suficiente desde la calle, el territorio y los centros de trabajo. Sin estas estructuras ⎯per citar ahora, sólo a modo de ejemplo, disponer de medios de comunicación de difusión masiva y de sindicatos combativos con una estructura potente y capacidad de incidencia política real generalizada con visión de classe⎯, la canalización de las aspiraciones sociales de la clase trabajadora por medio -o través- de la política institucional capitalista no se pueden alcanzar ni siquiera parcialmente, se fomenta la delegación y la falta de implicación directa, nace la frustración y el sentimiento de derrota, la pérdida de la conciencia de clase y el abandono de la organización y la lucha y, finalmente, la asimilación de estas por parte del sistema que se pretendía combatir.

Praxi desarrollará su tarea política de forma directa toda la nación catalana, los Países Catalanes. Entendemos que, con independencia de las singularidades y peculiaridades de cada uno de los territorios que la conforman, los Países Catalanes integran una complejidad de factores históricos, políticos, económicos, sociales y culturales que permiten afirmar la existencia de una realidad nacional, el Pueblo catalán que, eso sí, convive en este marco territorial con otras realidades nacionales. Praxis rehuimos de la política regionalista y processista practicada por el independentismo hegemónico y trabajaremos para que los Países Catalanes se conviertan en el marco territorial reivindicado y compartido por nuestro pueblo. Praxis, asimismo, hacemos nuestras las bases políticas del internacionalismo proletario: estableceremos contactos y alianzas con todo tipo de espacios, organizaciones o medios que coadyuven con el objetivo de la derrota mundial del capitalismo patriarcal y la creación de una sociedad sin clases.

El nacimiento de Praxi responde a que entendemos que existe un vacío ideológico, táctico y estratégico dentro de la izquierda política de los Países Catalanes que apueste por el logro de estos objetivos, que no haga de la socialdemocracia, la delegación política, la desmovilización, el regionalismo y / o el processisme su práctica política, y que haga del conflicto capital-trabajo y del cuestionamiento de la propiedad privada de los medios de producción, así como de los privilegios de la clase dominante, sus principales elementos de análisis para la construcción de un proyecto político popular emancipador.

Praxis irá exponiendo a través de sucesivos comunicados y artículos cuáles son nuestros planteamientos políticos y como nos proponemos alcanzarlos.

Por último, Praxi es, sobre todo, un espacio generador de debate político. Queremos ser un espacio abierto para compartir y publicar todas aquellas reflexiones y análisis que puedan enriquecer este debate. Invitamos a las personas que lo deseen nos hagan llegar propuestas de artículos que desde Praxis consideraremos publicar, e invitamos a que cualquier persona que quiera participar de este proyecto contacte con nosotros.

Países Catalanes, 15 de septiembre de 2020

Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *