Pekin despliega misiles balísticos anti-buque DF-26 tras la entrada del destructor de EE.UU. USS McCampbell en el Mar de del Sur de China

Aumenta la tensión entre militar entre China y los Estado Unidos. Pekín despliega su misil balístico DF-26 (foto superior adjunta) en el noroeste del país, después de que un destructor estadounidense, el USS McCampbell (foto inferior adjunta), entrara en aguas del  Mar del Sur de China.

El gigantesco proyectil anti-buque, apodado “asesino de Guam”, fue desplegado en la meseta noroeste y las zonas desérticas del gigante asiático, según informó el miércoles el diario oficial Global Times. El DF-26, con capacidad de alcanzar blancos a casi 5500 kilómetros, puede atacar objetivos, incluidas las bases navales estadounidenses en Guam, en el Pacífico occidental. El arma fue incorporado oficialmente a la Fuerza Aérea china en abril de 2018.

Este informe sale a la luz luego de que un destructor estadounidense de misiles guiados tipo USS McCampbell entrara en la zona en disputa en el mar de la China Meridional y navegara cerca de las islas Paracel, reclamadas por Pekín. Pekín envió aviones y buques de guerra tras advertir la presencia del destructor estadounidense en el mar del Sur de China y denunció que la medida “viola” su soberanía.

Citando a un experto militar chino que habló bajo condición de anonimato, Global Times señaló que el despliegue del misil DF-26 “es un buen recordatorio de que China es capaz de salvaguardar su territorio”. El proyectil era capaz de cubrir el mar de la China Meridional incluso si es disparado desde las zonas más remotas de China, agregó la fuente anónima.

El mar de la China Meridional, también conocido como mar del Sur de China, es una extensión muy disputada del océano Pacífico, de la que China reclama casi un 90 %, y es escenario de incesantes tensiones entre el gigante asiático y EE.UU.

Washington ha enviado varias veces aviones y buques de guerra a las proximidades de los islotes controlados por China so pretexto de defender “la libertad de navegación”. Pekín, por su parte, ha acusado a Washington de desestabilizar la zona y buscar dominar las aguas en cuestión.

China declara que la entrada del destructor en el mar de china viola la ley

China alerta de que la presencia de EE.UU. en la región de mar de la China Meridional “viola” la ley y pide a Washington que ponga fin a esas prácticas. En una rueda de prensa celebrada hoy lunes, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Lu Kang, ha advertido que las operaciones marítimas de Estados Unidos en las aguas en disputa “violan” su soberanía, por lo que exige a la Casa Blanca que ponga fin a medidas que puedan ser interpretadas como provocaciones.

Las declaraciones de la Cancillería china se producen después de que un destructor estadounidense de misiles guiados tipo USS McCampbell entrara en la zona en disputa y navegara cerca de las islas Paracel, reclamadas por Pekín. No obstante, la portavoz estadounidense de la Flota del Pacífico, Rachel McMarr, ha defendido en un comunicado la operación, aduciendo que no tiene nada que ver con ningún país y que no se trata de un gesto de carácter político.

El USS McCampbell, según el texto, ha llevado a cabo una operación de “libertad de navegación” al pasar a unas 12 millas náuticas de las islas para “desafiar reclamaciones marítimas excesivas”.

El mar de China Meridional, también conocido como mar del Sur de China, es una extensión muy disputada del océano Pacífico, de la que China reclama casi un 90 %, y escenario de incesantes tensiones entre el gigante asiático y EE.UU. Washington ha enviado varias veces aviones y buques de guerra a las proximidades de los islotes controlados por Pekín so pretexto de defender “la libertad de navegación”.

La incursión del destructor estadounidense se produce mientras en Pekín, capital china, se desarrolla la primera ronda de conversaciones comerciales cara a cara entre los representantes de ambos países.

Lu ha transmitido en la misma jornada la voluntad de Pekín para resolver las disputas comerciales con Washington “en pie de igualdad”. De hecho, las delegaciones de ambos países se han reunido para solucionar la crisis provocada por el presidente de EE.UU., Donald Trump, pues la guerra comercial que instigó ha provocado pérdidas multimillonarias en la economía china y estadounidense.

(Fuente: Hispan TV)

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Francisco Campos

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *