Occidente conmocionado por el potencial termonuclear de Corea del Norte tras hacer estallar una bomba H (videos)

corea

Estados Unidos ha amenazó con  lanzar  una “respuesta militar masiva” en contra de Corea del Norte si ese país “amenaza ”  a sus territorios o al de sus  aliados. Ésa fue la respuesta del secretario de defensa estadounidense,   el general James Mattis, más conocido en los ambientes castrenses como “perro rabioso” a la prueba termonuclear coreana

La declaración del  militar norteamericano es una respuesta  a las pruebas nucleares realizada por Corea del Norte este domingo, cuyo gobierno aseguró que detonó una bomba de hidrógeno que puede ser instalada en un misil intercontinental.

“Cualquier amenaza a Estados Unidos o a sus territorios, incluyendo Guam, o a nuestros aliados, generará una respuesta militar masiva, una respuesta eficaz y abrumadora”, dijo el general Mattis en un mensaje pronunciado en la Casa Blanca”.

La declaración del secretario de Defensa se realizó después de que miembros del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. se reunieron con el presidente Donald Trump, este domingo, para analizar la “reciente provocación” de Corea del Norte.Le presentaron “muchas opciones militares”, dijo Mattis: “Dejamos claro que tenemos la capacidad de defendernos y defender a nuestros aliados, Corea del Sur y Japón, de cualquier ataque”.

La prensa occidental, desconcertada y atónita, ante la envergadura de la prueba nuclear coreana-  se preguntaba este domingo   si  realmente se trata de  una bomba de hidrógeno tan avanzada  como la que mostraron los medios de comunicación de Corea del norte en una fotografía junto a Kim Jong-un.   EE.UU., Corea del Sur y Japón detectaron que hubo una detonación que generó un temblor de magnitud 6,3, el cual correspondería con este tipo de pruebas nucleares de alto poder.

El general “perro rabioso”  hizo un llamado a Kim Jong-un a que “tome en cuenta” la postura “unánime”, dijo, del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en contra de su programa nuclear. “No estamos buscando la aniquilación total de un país, a saber Corea del Norte, pero como he dicho, tenemos muchas opciones para hacerlo”, dijo Mattis.

Por su parte, Donald Trump agregó en su cuenta de Twitter que  “Corea del norte es una nación paria que se ha convertido en una gran amenaza y vergüenza para China, que está tratando de ayudar pero con poco éxito”, escribió Trump.

Por otra parte, además de  las opciones militares, el presidente dijo que EE.UU. está considerando “parar todo el comercio con cualquier país que haga negocios con Corea del Norte”.

El secretario general del organismo, el socialdemócrata portugués António Guterres,  tuvo la osadía de afirmar que el comportamiento de Pyongyang estaba “socavando los esfuerzos internacionales de desarme y no proliferación y desestabiliza profundamente la seguridad regional”.

Corea del Norte no cede ni para coger carrerilla

1.- Un terremoto

Corea del Norte ha realizado su sexta prueba nuclear. En esta ocasión, un ensayo de Bomba H, de hidrógeno. El terremoto causado por la prueba no es tanto el físico como el moral. Ha puesto de relieve que, guste o no, es un estado nuclear y como tal hay que tratarlo. Hay que agradecer a EEUU y a sus vasallos europeos el esfuerzo hecho para derrocar a Saddam Hussein en Irak y a Gaddafi en Libia porque Corea del Norte aprendió muy bien las clases de árabe que se impartieron aquí. Lo que está ocurriendo es la consecuencia inequívoca de aquello. Ver el efecto y no ver la causa, como siempre hace Occidente, es hipocresía.

Esta prueba nuclear se ha producido en un momento en el que se hablaba con insistencia de contactos informales entre EEUU y Corea del Norte en Bangkok (Tailandia), por lo que no hay que descartar que haya sido un acto de fuerza norcoreano de cara a una negociación que, seguro, EEUU planteaba poco menos que como rendición incondicional tras las maniobras que realizó junto a Corea del Sur entre los días 21 y 31 de agosto y la aprobación de las sanciones en la ONU.

China y Rusia han condenado la prueba. Forma parte del guión. China está en una tesitura delicada. Por una parte, dentro de mes y medio va a celebrar un crucial XIX Congreso del Partido Comunista y los actos de Corea del Norte, así como la constante sumisión de China a las políticas de EEUU respecto a Corea del Norte, no le ponen fáciles las cosas a Xi Jinping y su nomenclatura. Hay contestación por la izquierda, aunque habrá que ver si afecta o no a la política exterior.

Por el momento, China vuelve a jugar a dos barajas:

  1. A) Anuncia nuevas sanciones “más estrictas” en la ONU -dice que son “inevitables”- pero que, en ningún caso, tienen que llevar a un embargo total contra el país aunque hay una “linea roja” de la que dependerá todo, y es si hay contaminación radiactiva o no tras la prueba. En este caso, anuncia que “el marco actual de las relaciones chino-norcoreanas se romperá”. Corea del Norte ha dicho que nunca en sus anteriores pruebas nucleares ha habido fugas radiactivas y que ahora tampoco las habrá. China responde que espera que Corea del Norte “pueda mantener su palabra”.
  2. B) Al mismo tiempo, anuncia que “el problema nuclear norcoreano ha llegado a un punto muerto” y recuerda que son Washington y Seúl quienes, con su presión militar, “generan un sentimiento de inseguridad para Pyongyang”.
  3. C) Y recuerda que “China es una gran pontencia y sus agendas e intereses están orientados a nivel mundial”, por lo que “la cuestión en torno a la península coreana nunca podría consumir toda la atención de China”.

Es un aviso en toda regla a EEUU y a quienes quieren eludir sus responsabilidades poniendo toda la carne en el asador chino y buscando que sea este país quien meta en cintura a Corea del Norte. Y no, China no lo va a hacer porque…

2.- La República

Corea del Norte ha elegido perfectamente el momento: cuando se inauguraba en China una cumbre de los BRICS, la novena, en la ciudad de Xiamen. Ha restado todo el protagonismo al evento, relegando el mismo a una réplica del terremoto causado por su prueba nuclear.

Xi Jinping seguro que se ha acordado de todos los antepasados de Kim Jong-un, pero no ha mencionado ni una sola vez en su discurso a Corea del Norte. Sólo ha hecho referencia a los BRICS, a lo que suponen en lo que China (y Rusia) han venido denominando un “Nuevo Orden Multilateral” y ha dicho algo que seguramente hubiese sido la bomba mundial si no lo hubiese impedido Corea del Norte con la suya: “es hora de que los BRICS asuman un papel de liderazgo en el mundo”.

Se ha extendido en que hay que superar el “déficit de gobernabilidad” llegando a la conclusión de que “el orden mundial necesita una revisión urgente”. Aquí es donde los BRICS juegan su papel porque “durante décadas, los recursos han sido monopolizados por las naciones desarrolladas, dejando a los países en desarrollo carentes de infraestructura y desarrollo social” y los BRICS están demostrando que “pueden encontrar sus propias soluciones para abordar esta disparidad”. Uno de los principales instrumentos de los BRICS es el Nuevo Banco de Desarrollo, al que Jinping ha denominado como “un buen ejemplo de cómo sería un nuevo tipo de gobernanza mundial” porque se basa en un sistema que difiere del Banco Mundial dado que todos los países tienen el mismo poder de voto.

Y aquí está la que hubiese sido la bomba mundial y que se ha quedado en la réplica de lo que ha hecho Corea del Norte. China apuesta por el “BRICS plus”, es decir, que se abre de forma oficial a nuevos países. Los BRICS lo componen Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica y a esta reunión están asistiendo Egipto, México, Tailandia, Tayikistán y Guinea. La presencia de México es importante porque en estos momentos hay una dura pugna por la renovación del Tratado de Libre Comercio con EEUU y Canadá (TCLAN) y China está echando el anzuelo. A medida que Trump insista en el famoso muro, México estará más cerca de los BRICS – aunque dudo que se sume finalmente al mismo-. Por el contrario, ahora mismo el candidato mejor colocado para incorporarse a los BRICS es Tailandia. Y el sorpresón sería Egipto.

Cualquier país que se incorpore abriría las puertas de forma definitiva al cambio geopolítico que se está gestando como consecuencia de la pérdida de la hegemonía occidental. Otra cosa es a dónde lleve ese cambio y si es real o lampedusiano, es decir, el cambiar algo para que todo siga igual.

(Fuentes: Canarias Semanal / El territorio del lince)

Videos:

 

 

 

 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Francisco Campos

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *