La cifra de trabajadores pobres sigue batiendo récords en Granada: 168.000 de ellos ganan menos del salario mínimo interprofesional

El número de personas de la provincia que declaran rentas salariales por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI) aumenta cada año, pese al descenso del paro, lo que refleja la alta precariedad y temporalidad del mercado de trabajo.

El lento descenso del paro no está evitando que cada vez existan más personas que, pese a trabajar, siguen siendo pobres. Casi la mitad, el 46%, de las personas que el año pasado trabajaron en Granada por cuenta ajena ingresaron menos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Así lo dicen los datos de la Agencia Tributaria. Su estadística sobre las rentas salariales declaradas en 2017 refleja que en la provincia de Granada un total de 361.320 personas realizaron algún trabajo por cuenta ajena, bien durante todo el año o solo unos meses o semanas (hay que recordar que la mitad de los contratos de trabajo duran menos de un mes).

De esos 361.320 asalariados, 166.805 tuvieron ingresos por debajo de los 9.908 euros anuales, el SMI de 2017. Esa cifra de asalariados pobres marca un nuevo récord en Granada y supera los 159.641 de 2016.

Desde que supuestamente terminó la crisis, en 2013, cada vez más personas se han ido incorporando al mercado laboral y han declarado rentas salariales, desde los 331.052 de 2013, la cifra más baja en lo peor de la recesión, hasta los 361.320 de 2017.

Pero, al mismo tiempo, y conforme se iban reduciendo lentamente las listas del paro, el número de asalariados con ingresos por debajo del salario mínimo también ha ido creciendo, producto de la alta precariedad y temporalidad de las nuevas contrataciones. Y eso a pesar de que el SMI creció en 2017 un 8%, pero aún así, el porcentaje de trabajadores pobres no se reduce y sigue estando entre el 45%-46% del total. En España el peso de los asalariados por debajo del salario mínimo es mucho menor, del 34%, como pasaba en Granada antes de la crisis, en 2007.

El aumento de la precariedad laboral resulta evidente si observamos los datos de la tabla correspondientes a 2009 y 2017. Con una cifra de paro muy parecida, en 2009, ya con la crisis encima, había 140.724 personas que ingresaban menos del salario mínimo, una cifra que no llegaba al 40% del total de trabajadores por cuenta ajena, mientras que en 2017 ese número de trabajadores pobres es mucho mayor, 166.805, el 46% del total de asalariados.

Esas 166.805 personas que en Granada declararon menos del salario mínimo tuvieron unos ingresos muy por debajo de esa cantidad, únicamente 3.600 euros de media por cabeza en 2017, según los datos de la Agencia Tributaria. Es decir, el 46% de los asalariados de Granada viven con unos ingresos de 300 euros de media al mes. No es que su sueldo sea ese, sino que tan solo pudieron trabajar parte del año, bien en campañas agrícolas, comerciales o turísticas, algo muy habitual en una economía como la granadina.

La estadística de la Agencia Tributaria indica cuántos asalariados declararon menos de la mitad del SMI. En Granada fueron el año pasado 114.566, con unas rentas medias de 1.882 euros en todo el año. Son personas que la mayor parte del tiempo están en paro. Y otros 52.239 declararon entre la mitad y el salario mínimo, con un promedio de 7.370 euros por persona al año. Las cifras reflejan con claridad la precariedad que sufren buena parte de las personas con trabajos por cuenta ajena en la provincia.

En total, los ingresos medios declarados por las 361.320 personas que realizaron trabajo asalariado en la provincia ascienden a 15.195 euros en 2017. Una cifra ligeramente superior a la de 2016, que fue de 15.008 euros, aunque muy lejos de la media española, de 19.172 euros por persona al año.

Los salarios medios declarados en Granada, pese a la ligera subida de 2017, estan también lejos de los 16.108 euros alcanzados de promedio en 2009, la cifra más alta registrada, antes de que lo peor de la crisis redujera los ingresos.

Y esas rentas salariales son todavía más bajas para las mujeres. Mientras los hombres ingresaron en Granada una media de 16.569 euros en 2017, las mujeres se quedaron en 13.596 euros, casi 3.000 euros menos, una brecha salarial que ha aumentado ligeramente respecto a 2016.

En el otro lado de la escala salarial, el de los sueldos más altos, en 2017 hubo 575 personas en la provincia de Granada que declararon rentas salariales por encima de 10 veces el SMI, es decir, más de 99.000 euros anuales. Son menos que el año anterior, ya que en 2016 fueron 818, pero cobraron más, un promedio de 143.746 euros al año, mientras que el año anterior el ingreso promedio fue de 125.417 euros.

(Fuente: El Independiente de Granada / Autor: José Miguel Muñoz)

Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *