Gran Redada contra el pueblo gitano

Cuando:
30/07/2021 todo el día
2021-07-30T00:00:00+02:00
2021-07-31T00:00:00+02:00

La Gran Redada es uno de los episodios más oscuros de la Historia peninsular y constituye el culmen de la saña persecutoria antigitana. Es el intento de genocidio más antiguo de la historia universal. Sin embargo, no fue más que una línea de continuidad del proceso de gestión política y legislativa de la cuestión gitana.

Marquis_de_Ensenada

Zenón de Somodevilla ¡Hasta el nombre lo tenía bonito el desgraciao! Marqués de la Ensenada, organizador de la Gran Redada ¡Mal reposo tenga!

No ocurrió de manera inesperada sino que estaba preparada desde mucho tiempo antes y fue amparada en un procedimiento legal. De hecho, la decisión fue tomada por la más alta instancia legislativa de este país en ese momento, que era el Consejo de Castilla -era la columna vertebral y principal centro de poder de la estructura de gobierno-, cuyo gobernador, Gaspar Vázquez de Tablada, a la sazón Obispo de Oviedo, fue, junto con el Marqués de la Ensenada, Secretario de Estado (equivalente a un primer ministro o a un presidente del gobierno actual) el instigador y promotor de la Gran Redada. Es decir, todos los poderes del Estado se concitaron para tratar de exterminar a las gitanas y los gitanos.

En 1721 se constituyó la llamada Junta de Gitanos que llegó a la conclusión de la inutilidad de la política seguida hasta entonces hacia el Pueblo Gitano, así como el inconveniente que suponía la inmunidad eclesiástica para lograr una prisión general.

Benoit_XIV

Papa Benedicto XIV, el joío que autorizó la extracción en sagrado de los gitanos y las gitanas ¡Que no halle reposo hasta que la Iglesia Católica pida perdón por sus crímenes antigitanos!

El Papa Benedicto XIV accedió a ello en 1748, al conceder la extracción de sagrado, es decir, al retirarles a los gitanos y a las gitanas el derecho de asilo, de inmunidad, que todos los seres humanos tenían. Enrico Enríquez era entonces el Nuncio de su Santidad.

Cardinale_Enrico_Enriquez

Cardenal Enrico Enriquez, Nuncio Apostólico de su Santidad, que transmitió el breve papal que autorizaba la extracción en sagrado de los gitanos y las gitanas ¡Maldecío se vea!

Despojados en 1748 del derecho de asilo en sagrado, el Consejo de Castilla, con su presidente Gaspar Vázquez de Tablada al frente ¡Maldito sea su nombre una y mil veces! acordó su arresto para “sacarlos de España y enviarlos divididos en corto número a las provincias de América”.

Conocedores de que una medida similar había fracasado en Portugal, se acordó emprender el “exterminio” biológico por lo que en junio de 1749 ya se planeaba una redada para capturar el mayor número posible de gitanos y gitanas de todas las edades a partir de los padrones confeccionados con motivo de la pragmática de 1745.

Y todo ello ocurrió al amparo del Rey Fernando VI.

Fernando_VI_de_España_(Museo_del_Prado)

El Rey Fernando VI ¡Qué chungaló siñaba el jambo! autorizó la Gran Redada ¡Mal fin tenga tu ralea mientras no pidan perdón!

La Gran Redada, también conocida como Prisión general de gitanos, se inició de manera sincronizada en todo el territorio de la corona a las doce de la noche del miércoles 30 de julio de 1749 con el objetivo declarado de arrestar, y finalmente «extinguir», a todos los gitanos y gitanas del Reino.

Entre 9.000 y 12.000 personas de todas las edades fueron apresadas aquella nefasta noche.

(1) Orden

Habiendo resuelto el rey se recojan para destinar como lo tenga por conveniente todos los gitanos avecindados y vagantes en estos reinos, sin excepción de sexo, estado, ni edad, y respecto de no haberse logrado completamente en la prisión de todos mandada hacer en el día 30 del mes pasado. Manda ahora S.M que por todos medios y en todas partes se solicite y asegure la de los que hubieren quedado, sin reservar refugio alguno a que se hayan acogido, respecto de estar convenida con el Nuncio de Su Santidad la extracción del sagrado mediante la ordinaria caución, y haciendo responsable de la omisión o defecto que se experimentare a las justicias ordinarias de los pueblos y jurisdicciones en que suceda y se averigüe

Fuente: www.pretendemosgitanizarelmundo.com

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *