El PSOE entrega la alcaldía de Albox (Almería) a un ultraderechista

Francisco Torrecilla (foto adjunta), el único edil de la población por la candidatura denominada Cilus (Ciudadanos Libres y Unidos) ha sido elegido como alcalde de Albox (Almería) gracias a los votos favorables de los concejales del PSOE.

Antiguo presidente local de Alianza Popular en su etapa más reaccionaria. Cuentan de Torrecilla que  es tan admirador de Franco que conserva en su casa el letrero de “Plaza del Caudillo” que se retiró de la actualmente denominada Plaza Nueva de Albox en cumplimiento de la ley de memoria histórica.

Otra de sus características de “Don Francisco” como parece que le gusta ser llamado, es la carencia de modestia, dado que aceptó que se denominase con su nombre el pabellón deportivo del instituto de secundaria de la localidad, del que es su director desde hace cuarenta años. En la foto inferior Torrecillas, segundo por la derecha, en el acto inaugurar de la placa con su nombre en el pabellón.

Pese a su conocida ideología ultraderechista el PSOE además ha justificado su elección en las “coincidencias” entre su programa y el conservador de Torrecillas. La otra razón expuesta por los “sociolistos” es La expuesta por la secretaria de política municipal e institucional del PSOE, Adela Segura, en que se hace “para dar la estabilidad que necesita el Ayuntamiento de Albox”.

¿Y en que consiste esa “estabilidad”?, pues en que Torrecilla se ha comprometido,  como el mismo ha declarado, a que “todo siga igual”. Según ha manifestado  el propio secretario local del PSOE, ha pactado con ellos que todos los concejales socialistas sigan en las mismas delegaciones municipales que venían desempeñando hasta ahora y, por tanto, cobrando del ayuntamiento. Los concejales del PSOE continuarán conformando junto al nuevo alcalde el equipo de gobierno municipal. Hasta ahora el PSOE gobernaba por mayoría absoluta en consistorio con un alcalde de su partido a la cabeza. Ahora los seguirá haciendo pero con Torrecilla como primer edil.

Para comprender la situación del Ayuntamiento de Albox y los porqués del mantenimiento de un gobierno municipal del PSOE encabezado por el ex de AP, os ofrecemos, a continuación, la parte sustancial de un extenso artículo al respecto publicado por el periodista Pepe Fernández en el digital Confidencial Andaluz.

La crisis judicial y política la trajo la corrupción

Convendrá recordar, una vez más, que la crisis abierta en esta localidad del Almanzora almeriense con 12.000 habitantes, tiene su base en la corrupción. La oposición del PP pidió hace años una serie de expedientes millonarios bajo sospecha. El alcalde Rogelio Mena se negó a entregárselos porque seguramente conocía las trampas y delitos cometidos por sus protegidos compañeros de partido y es finalmente la Justicia la que lo condena e inhabilita por esa negativa, abriendo la puerta a la investigación penal de la corrupción en aquel ayuntamiento.

Sobre la mesa, de momento, millón y medio de euros pagados sin justificación a un empresario amigo y pariente del número dos del PSOE y de Rogelio Mena, abonados por un alcalde, José García Navarro que llegó a ser, como lo fue también Rogelio Mena, Secretario de Ideas de la CER del PSOE-A. Y vienen más asuntos que, de contrastarse por los jueces que intervienen, confirmarán la existencia de una trama de corrupción a gran escala, continuada en el tiempo y que habría dado la cara nada más llegar Rogelio Mena a la alcaldía.  No olvidemos que en todo este escenario también existe eso que se llama “alarma social”; los ciudadanos han visto de la noche a la mañana, durante años, como determinados protagonistas de esta historia presumían de coches de alta gama, pisos, amantes con sueldos públicos y propiedades que no se alcanzan con los modestos sueldos públicos que tenían.

La concejala Esther Soto dio la voz de alarma en el PSOE

La número tres de la lista de entonces con Rogelio Mena, la abogada Esther Soto López, fue la primera socialista albojense que se plantó y dijo ¡basta!. Primero ante su partido en Almería – y ni caso le hicieron, más bien al contrario, la marginaron – y después ante la UCO en Madrid para denunciar lo que ahora está dando la cara en papel timbrado de la Administración de Justicia. Una investigación de años de la UCO sorprendentemente archivada por el Fiscal Delegado Anticorrupción en Almería Jesús Gázquez.

El PSOE de Almería, su secretario general José Luis Sánchez Teruel apoyado sobre el terreno por Adela Segura y asesorado en los aspectos jurídicos por Rodrigo Sánchez Haro, han sido los que han urdido y diseñado la estrategia para que el lampedusismo político (y del otro) triunfase en Albox. Que todo cambie para que todo siga igual. Por lo que se ve ya no se trata solo de mantener el control del ayuntamiento, que también; parece más bien un intento desesperado para que la olla de podredumbre que parece que se oculta tras lo realizado en estos años, no se lleve por delante a medio partido en Almería, donde faltarían invernaderos para albergar las responsabilidades políticas contraídas por acción u omisión en estos años frente a la corrupción generalizada, ya sea del PSOE o del PP.

Primero permiten que Mena vuelva a ser candidato, saltándose los códigos éticos del PSOE, pese a estar ya imputado y convocado al banquillo para la vista oral. Es elegido alcalde con mayoría absoluta de 9 concejales con 2.511 votos, frente al PP que obtuvo 7 concejales y 1.949 votos. Y 354 votos para CILUS, el partido que lidera quien mañana será nuevo alcalde de Albox apoyado por el socialismo obrero local y provincial. Un hombre, Francisco Torrecillas, director de Instituto, de derechas de toda la vida, que llegó a ser el hombre de Manuel Fraga en Albox como presidente local de Alianza Popular.

Se dieron de baja del PSOE, pero todo seguía igual

Los socialistas, además, son los que, tras la condena judicial de Mena, impulsan el esperpento de dar de baja a todos los concejales del partido para que siguieran como otra cosa pero obedeciendo al PSOE, o sea a ellos. Todo para que Rogelio Mena siguiese siendo alcalde, con quien se había pactado romper en público las fichas de afiliación al partido, hasta que se calles los del PP o los perros de la prensa. Algo que al brillante jurista Sánchez Haro se le debió escapar y es que los convertía en no adscritos y por tanto inelegibles al no militar en el partido por el que se presentaron. Este ha sido el eje jurídico del embrollo judicial que ha rodeado los plenos municipales invalidados por el TSJA.

Contra viento y marea el PSOE de Almería logra sacar sus planes adelante, con la inestimable colaboración de la secretaria Municipal, ex viceconsejera de Agricultura de la Junta con Martín Soler y colocan a Sonia Cerdán como alcaldesa hasta que el TSJA se ha cargado la elección por ilegal. El miércoles, por tanto, a las ocho de la tarde, volverá a abrirse la pista circense del ayuntamiento de Albox y asistiremos a uno de los más grandes espectáculos de trapecio político y sin red. (En la foto superior adjunta Rogelio Mena y Sonia Cerdán).

El rumor que recorre Albox desde el pasado 21 de julio se acaba confirmando. El pacto estaba hecho, mientras que el PP se confiaba y esperaba que Torrecillas volviese de veranear en León, sin saber que Aranjuez queda a medio camino. Torrecillas, para muchos, será un alcalde “marioneta” controlado por los que siempre han guardado bajo siete llaves los grandes secretos de la casa de los albojenses.

Torrecillas, al que muchos dibujan como un hombre de la derecha más dura, dicen que guarda en su casa el letrero “Plaza del Caudillo” que se retiró en Albox, es considerado como un producto político de la última jugada letal de Rogelio Mena contra el PP.

El exalcalde condenado bien que se encargó de promover la figura de Francisco Torrecillas incluyéndole como figura destacada hasta en una supuesta Comisión de Investigación, integrada por personas relevantes del lugar, sobre la corrupción en Albox. Comisión que, con las decisiones judiciales conocidas recientemente, ha quedado como el torero Cagancho en Almagro, situado a unos 150 kms de Aranjuez. Lo cierto es que Torrecillas acaba presentándose como candidato por CILUS en una maniobra que, realmente, a quien le iba a restar votos era a la derecha, al PP de Pérez Quiles, el hombre que le ha apartado, de momento, dos años y medio, de la vida pública.

La Otra Andalucía

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Francisco Campos

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Trabaja como administrativo. Es autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *