Denuncian maniobra urbanística para urbanizar el Parque Natural Los Alcornocales

La Asamblea de la Federación de Ecologistas en Acción de Cádiz rechaza el proyecto “Alcornocales Borondo Reserva Ambiental”, ubicado en el término municipal de San Roque, por entender que supone un grave precedente de urbanización de suelos protegidos en un parque natural.

Borondo, y la colindante Guadalquitón, son las dos fincas litorales que se añadieron al Parque Natural Los Alcornocales en la ampliación que se aprobó en 2017. Es una finca de unas 300 hectáreas, ubicada en un lugar privilegiado, con una playa magnífica frente a Gibraltar y África. Forestalmente está bastante deteriorada, con amplias repoblaciones de eucaliptos y pinos, que están en mal estado. Es propiedad de la empresa catalana Carbonell Figueras S.A. La empresa promotora de la urbanización, del mismo grupo, es Borondo 2000 S.L.

Esta empresa está promoviendo un complejo turístico denominado “Alcornocales Borondo Reserva Ambiental”. Bajo la pretendida apariencia de un urbanismo de bajo impacto, la realidad es que este proyecto incluye la construcción de edificios e instalaciones con una superficie de 59.040 m2, que incluyen 263 cabañas de lujo, 6 albergues-hoteles de 700 my 30 habitaciones cada uno; sumando un total de 2.435 plazas turísticos. Además, el proyecto contempla la construcción 6 aulas de naturaleza, un pabellón de acogida, un centro de interpretación del parque natural y otro de multiaventuras, numerosas pistas, un parque solar, establos, instalaciones deportivas, etc., que ocuparían en total más de 100.000 m2.

Esta finca del Parque Natural está declarada como no urbanizable en el PGOU de San Roque; además, está incluida en la Red Natura 2000 europea, red que el Tribunal Constitucional ha determinado que debe mantenerse como Suelo No Urbanizable de Especial Protección, exceptuándola de cualquier proceso urbanístico.

Ecologistas en Acción denuncia que sería un precedente muy peligroso urbanizar una finca declarada no urbanizable, de la Red Natura 2000, y en un parque natural. Si se aprueba este proyecto, afirman, se podría generalizar, y en cualquier finca forestal de un parque natural se podrían construir decenas de instalaciones turísticas y cientos de cabañas; una urbanización encubierta del campo. Además, en un litoral urbanísticamente masificado, este proyecto supondría más presión turística en una de las pocas zonas que se han salvado del cemento en el litoral mediterráneo andaluz. Baste destacar que el proyecto prevé 766.500 visitas anuales, y 620.500 pernoctaciones al año. Una desmesura.

Ecologistas en Acción anuncia que presentará alegaciones mostrando su oposición a este proyecto turístico-urbanístico, defendiendo que se mantenga esta finca y la colindante de Guadalquitón como fincas forestales, excluyéndolas de cualquier proceso de urbanización.

Avatar
En redes
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Avatar

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Avatar Juan dice:

    Toda Andalucía se ve bajo amenaza ecológica, es el papel que le ha asignado la burgesía, el de lugar de esparcimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *