De cómo la monarquía republicana francesa defiende las violaciones de la monarquía absoluta marroquí

La connivencia del poder francés con el régimen marroquí no es una primicia o algo que demostrar, es un hecho flagrante. Algunos ejemplos para denunciar esta complicidad que refuerza el autoritarismo.

“Marruecos es una amante con la que dormimos todas las noches, de la que no estamos particularmente enamorados pero a la que debemos defender”, esta increíble declaración que data de 2013 no es baladí, solo resume la relación especial entre la potencia francesa y su homóloga marroquí, y adivinen quién es su autor; se trata de Gérard Araud, el ex embajador de Francia en Estados Unidos conocido por sus declaraciones descarnadas y sus reacciones poco diplomáticas que a menudo despertaban agudas polémica.

De hecho, esta relación especial pulida por un sector de la élite político-mediática francesa que tiene intereses personales, económicos y políticos en Marruecos a menudo se basa en la corrupción. “Marruecos cuenta con una impresionante red de complicidad extranjera, a menudo basada en la corrupción, el chantaje y las prebendas. En Francia, están Valéry Giscard d’Estaing, Hubert Védrine, Jacques Chirac, Jack Lang, Nicolas Sarkozy y otras personalidades que se han convertido en verdaderos centinelas al servicio de Marruecos ”, señala el periodista Ali Lmrabet.. La principal misión de esta élite sin escrúpulos es curar y embellecer la imagen del régimen marroquí y encubrir su acoso, que debilita la corriente democrática en Marruecos. “El problema es que esta influencia debilita muchos valores, como la tolerancia, el respeto a las libertades individuales, la separación de la política y la religión … en beneficio de las corrientes conservadoras, debilita la corriente democrática y laica en su brazo de Hierro con los movimientos conservadores ”, analiza Omar Brouksi , autor del libro “La República de Su Majestad” que también califica esta relación de “conexiones peligrosas”.

La connivencia del poder francés con el régimen marroquí no es una primicia o algo que demostrar, es un hecho flagrante. Algunos ejemplos para denunciar esta complicidad que refuerza el autoritarismo.

“Esta relación tan sofisticada recuerda la connivencia que existía entre esta misma élite francesa y el régimen de Ben Ali. Recuerde cuando, al inicio de la revolución tunecina, Michèle Alliot-Marie, entonces ministra de Asuntos Exteriores, ofreció el saber-hacer francés a la policía tunecina “para resolver situaciones de seguridad”, apunta Omar Brouksi.

Por otro lado, el primo del rey de Marruecos Hicham Alaoui que -según sus declaraciones- reivindica un estado democrático y el fin del Majhzen en Marruecos, declaró recientemente en una conferencia en la Universidad de Georgetown en Washington  que la término “la excepción marroquí” promovido por intelectuales y escritores franceses y la élite marroquí es una invención francesa para obstaculizar la democracia.

De hecho, el término se utiliza para designar a la monarquía marroquí como un elemento indispensable para la estabilidad y el desarrollo de Marruecos. “La tesis de la “excepción marroquí”, defendida por los partidarios irreductibles del régimen, incluso por ciertas cancillerías occidentales, ya no resiste el análisis de una realidad social abrumadora”, estima el doctor en ciencias políticas Aziz Chahir.

Podemos evocar ciertos ejemplos ineludibles y ciertos hechos infames para demostrar y poner ante los ojos la forma en que el poder francés cubre las violaciones del régimen marroquí y se convierte en cómplice desvergonzado. Por ejemplo, en 2014, la justicia francesa declaró querer escuchar al jefe de la inteligencia marroquí Abdellatif Hammouchi, sujeto de varias denuncias presentadas por una ONG por presuntos actos de tortura, pero el Ejecutivo buscó una forma de eludir el caso: apeló a Elizabeth Guigou, una de las grandes defensoras de la monarquía marroquí, para que imponga un protocolo adicional a la convención de asistencia judicial recíproca entre París y Rabat, un protocolo que obliga a cualquier juez francés a retirarse de cualquier caso que involucre a un funcionario marroquí en beneficio de un juez marroquí. “Debe saber que este texto se ha podido redactar con los asesores del Rey de Marruecos”, revela Omar Brouksi, autor del libro “La República de Su Majestad”. Es así como se burla la “independencia” de la justicia francesa en beneficio de un régimen extranjero y no democrático.

Los ejemplos no son raros de hecho para realzar la complicidad de Francia, pero son palpables y abundantes. En junio de 2017, el Rif estaba en llamas, una terrible represión cayó sobre la población de la región, cientos de detenciones y varios casos de tortura denunciados por ONG. El 14 de junio de la misma, Emmanuel Macron fue a Marruecos en visita oficial, y se erigió como portavoz y defensor del palacio real durante una tan esperada rueda de prensa que estuvo a punto de ser cancelada por la comitiva del presidente francés, y finalmente tuvo lugar poco antes de la comida “familiar” y duró sólo trece minutos. El periodista de France Inter, Bertrand Gallicher, le hizo al presidente francés la siguiente pregunta: “Habla de estabilidad política y económica. ¿Le preocupa la revuelta del Rif, que parece ir en aumento en las últimas semanas, como un riesgo de desestabilización de una región que está a las puertas de Europa? ¿No teme también que la represión de estas manifestaciones pueda implicar violaciones de los derechos humanos, y discutió estas cuestiones con su interlocutor, el Rey de Marruecos?”. La respuesta de Macron fue: “La discusión que tuvimos no me da motivos para temer precisamente un deseo de represión de ningún tipo, sino una respuesta a lo largo del tiempo y sobre las causas fundamentales de lo sucedido. Finalmente escuché al rey de Marruecos preocupado por el destino de esta región que le es querida y donde suele pasar el tiempo. una práctica que además él inauguró ”. Para Macron, los cientos de arrestos y casos de tortura no significan un deseo de represión, sino una respuesta a largo plazo a las causas fundamentales de lo que sucedió (sic).

El otro ejemplo que se puede citar al mismo tiempo para denunciar esta extraña complicidad, el 15 de febrero de 2019, la Asociación para la Defensa de los Derechos Humanos en Marruecos (Asdhom) organizó en París un debate sobre la libertad de prensa en Marruecos , y de repente unos quince matones a sueldo del régimen marroquí sabotearon la conferencia acudiendo directamente a amenazas y violencia verbal antes de agredir físicamente a los sesenta participantes arrojándoles sillas. Imagínese: mercenarios extranjeros atacan a periodistas y activistas en paz en el corazón de la capital francesa, pero no se preocupe, la libertad de prensa que fue atacada. No se ha abierto ninguna investigación para determinar a los responsables de este ataque y sancionarlos, ya que es el régimen marroquí, Mediapart  y Orient XX  y un informe de RSF. Lo que hay que destacar en este caso es que estos agentes de inteligencia marroquíes no podrían haber actuado sin la aprobación de los agentes de inteligencia franceses.

Estos ejemplos son bastante reveladores sobre la complacencia de Francia con respecto al régimen marroquí, pero también, de la misma forma, con respecto a todos los regímenes dictatoriales y hombres autoritarios del norte de África. Esta colusión fue denunciada, por ejemplo, recientemente en Argelia por manifestantes que acusaron a Francia de apoyar al poder argelino, o también en Libia donde manifestantes acusaron a Francia de apoyar al mariscal Haftar. El apoyo a este ex hombre del régimen de Gaddafi ya no es un secreto. En abril de 2019, Túnez arrestó a trece hombres en posesión de armas y municiones, y … pasaportes diplomáticos franceses cuando salían de Libia, estos hombres estaban brindando apoyo logístico a las fuerzas del general Khalifa Haftar en su ofensiva en Trípoli, dijeron fuentes tunecinas a Middle East Eye ¡Un escándalo!

Fuente: www.courrierdurif.com

Traducción: Francisco Vílchez

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *