Aquellos brazaletes negros en Los Carmenes (Granada) en 1975

El 29 de septiembre de 1975, era domingo, y ya Franco y su régimen agonizaban, pero en su afán de seguir demostrando al mundo su poder, hicieron caso omiso a la presión social desde el exterior y dos días antes habían fusilado a tres miembros del FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico) y dos de ETA (Euskadi ta Askatasuna). José Humberto Baena, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manot Txiki, y Ángel Otaegui fueron fusilados al alba del 27 de septiembre de 1975

José Angel Iribar animó a sus compañeros del Athletic Club de Bilbao a saltar al campo con crespones negros, la excusa: conmemorar el primer aniversario de la muerte del ex futbolista del Athletic: Luis Albert. La realidad, una señal de duelo y protesta por los muertos en los fusilamientos

Saltaron al campo Iribar, Astrain, Goikoetxea, Lasa, Villar, Irureta, Escalza, Dani, Rojo II, Txetxu Rojo y Amorrortu. La victoria, quizás fue lo de menos, se la llevó el Granada por 2 a 1 ante el equipo de Rafa Iriondo.

Otros dos jugadores también lucieron brazaletes negros, fueron Aitor Aguirre y Sergio Manzanera del Racing de Santander. En este caso no hubo excusa que valiera, y la policía franquista entró en el vestuario en el descanso y obligó a ambos futbolistas a no lucirlos en la segunda parte, y además pagaron una multa de 100.000 pesetas cada uno de ellos finalmente.

Semanas más tarde, Franco murió.

Fuente: Wanderersfusilados_franquismo, el fútbol del pueblo

Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *