China imperialista: algunos datos sobre sus monopolios, su exportación de capital y sus iniciativas para compartir el mundo

Colectivo Cem Flores

El giro de 180 grados en las políticas del Partido Comunista de China después de diciembre de 1978, con la adopción de las propuestas de Deng Xiaoping, es un hecho histórico innegable. La conclusión necesaria, a la luz de las décadas siguientes, de que estas “modernizaciones” representaron el fin de la experiencia socialista y la restauración del capitalismo es, sin embargo, todavía negada por unos pocos reformistas y oportunistas obstinados. 

La definición de la China capitalista como una potencia imperialista en ascenso, sin embargo, parece menos obvia, y se encuentra mucho menos en los análisis marxistas de la economía mundial y el país . En este texto pretendemos contribuir a la discusión sobre la evolución de la China capitalista, presentando alguna evidencia empírica sobre el carácter imperialista del capitalismo chino. 

1. La definición leninista de imperialismo

Todos conocemos el análisis de Lenin, hace poco más de un siglo, del imperialismo como ” desarrollo y continuación directa de las características fundamentales ” del capitalismo. El imperialismo se caracteriza por el dominio de los monopolios – “el rasgo económico fundamental, la  esencia ” – y del capital financiero, por la exportación de capital y por el reparto del mundo entre las asociaciones internacionales de monopolios capitalistas y entre las potencias imperialistas . 

En el capitalismo actual, los monopolios han alcanzado una magnitud que les permitió operar a una escala  verdaderamente  global, a través de intrincadas redes de subsidiarias, proveedores y acuerdos interimperialistas que estructuran y dividen la economía mundial entre ellos. Si esto permite organizar los procesos productivos y los flujos financieros internamente dentro del monopolio (fases del proceso de producción y acumulación, maximización del beneficio) y posibilita la subordinación del capital no monopolista, termina por agravar las contradicciones entre estos monopolios, a pesar de sus siempre provisionales e inestables. consorcios y fideicomisos. El acuerdo entre los monopolios es temporal y el secundario. La contradicción, la competencia, entre ellos es permanente y la principal. 

De esta manera, el desempeño global de los monopolios moldea y reconfigura la economía mundial, el sistema imperialista mundial. Este sistema imperialista mundial, contradictorio y dividido entre países dominantes y dominados, forma una división internacional del trabajo debido a la actuación transnacional de los monopolios, que define (y redefine constantemente) los  espacios disponibles para la acumulación en las diferentes formaciones sociales, especialmente las dominadas 

El  sistema imperialista mundial mantiene y agrava las contradicciones del capitalismo , generando conflictos de creciente intensidad. Esto se expresa en la búsqueda del super beneficio monopolístico, buscando contrarrestar la tendencia a la baja en la tasa de beneficio. Contradictoriamente, refuerza las tendencias hacia la sobreproducción de bienes y la sobreacumulación de capital, además de magnificar el papel del capital ficticio. Como resultado, los  monopolios tienden a agravar la tendencia a la baja de la tasa de ganancia en el sistema imperialista mundial, reforzando el carácter global de las crisis de capital y ampliando su intensidad y frecuencia. 

En su enfrentamiento con la clase trabajadora y otras clases dominadas, el desempeño global de los monopolios capitalistas permitió la  creación de una especie de “ mercado laboral mundial ”, reforzando la tendencia hacia una mayor igualación de salarios y otras condiciones laborales, tanto en los casos que representan un agravamiento de las clases dominadas. Esta  ofensiva de la burguesía mundial contra el proletariado mundial  es uno de los principales contrastes de la tendencia a la baja de la tasa de ganancia. Si, por un lado, hay una expansión de la explotación, con salarios más bajos, “reformas” contra las ganancias laborales y expansión de la población excedente, por otro lado, también hace más necesario que nunca el internacionalismo proletario, la solidaridad y la unión de los proletarios de todos los países, en su lucha común, sin fronteras ni patria, contra el imperialismo . 

Los párrafos anteriores resumen parte del análisis realizado en nuestro artículo “Combatir el imperialismo y el oportunismo: tareas indispensables de los comunistas ”, del 11/08/2020, construido a partir de nuestra discusión del texto de Lenin “El imperialismo y la escisión del socialismo”, de octubre de 1916. 

2. El tamaño de los monopolios capitalistas en China hoy

Después de más de cuatro décadas de restauración capitalista acelerada, innegablemente exitosa en regresar al régimen de esclavitud asalariada y la opresión de las amplias masas trabajadoras, ¿qué tan grandes son los monopolios chinos en la economía de ese país y del mundo? 

La presencia de monopolios en China es innegable  cuando recordamos que el país es la segunda economía más grande del mundo, reduciendo rápidamente la distancia que lo separa de Estados Unidos; la mayor producción industrial del mundo; el mayor exportador del mundo; el mayor consumidor mundial de  materias primas, etc. Sería imposible alcanzar estas cifras sin una producción capitalista centrada en monopolios que operan no solo dentro de las fronteras de China, sino también, y cada vez más, en todo el mundo. 

Una primera cuantificación empírica muy simple de la magnitud de los monopolios chinos en comparación con la de sus competidores imperialistas puede hacerse consultando los rankings globales de las grandes empresas. Una de las más conocidas es la realizada por la revista Fortune  desde la década de 1990 y enumera las 500 empresas más grandes del mundo según sus ventas brutas. 

El siguiente gráfico muestra que China superó a EE. UU. En 2020 y se convirtió en el país con el mayor número de monopolios en el ranking de los 500 más grandes del mundo. En un cuarto de siglo, el capitalismo chino ha pasado de solo tres monopolios incluidos en Fortune a 124, casi el 25% del total mundial. Por otro lado, EE.UU., que ya alcanza casi el 40% de la lista (197 monopolios), ve disminuir su participación prácticamente año a año. 

Fuente:  Fortune, Global 500 . Número de empresas entre las 500 principales. Número de empresas en EE. UU. Y China a lo largo del tiempo. 

Teniendo en cuenta el tamaño (medido por los ingresos) y la rentabilidad (masa de beneficio) de los monopolios en China y EE. UU., Vemos que EE. UU. sigue liderando en ambos casos (gráfico siguiente). Lo impresionante, sin embargo, es observar la distancia que separa a estos dos colosos imperialistas del resto de potencias imperialistas  como Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, etc. 

Fuente:  Fortune, Global 500 . Facturación (eje vertical), número de empresas (horizontal), beneficios (tamaño del círculo). 

Entre estos monopolios se encuentran tanto los de propiedad privada (como Walmart o Huwei) como los de mayor participación estatal (como la National Petroleum Corporation of China). Pero esta forma jurídica no altera la acción y la naturaleza de tales monopolios, cuyas características fundamentales son la búsqueda incesante de la acumulación de capital a escala global, la competencia feroz con sus rivales y la explotación de sus trabajadores.

Un resultado similar se observa si consideramos los mayores monopolios bancarios del mundo . La agencia de rating Standard & Poor’s realiza este ranking para los 100 bancos más grandes del mundo según el criterio de activos totales. En 2020, China cuenta con 19 de estos bancos, seguida de Estados Unidos (11), Japón (8) y Reino Unido, Francia y Corea (6). En este caso, los monopolios bancarios chinos todavía se caracterizan por el control estatal y una menor internacionalización. Especialmente este último aspecto, sin embargo, parece estar cambiando rápidamente, con el financiamiento necesario para los proyectos de la Nueva Ruta de la Seda, entre otros casos de exportaciones de capital chino. 

Fuente:  Standard & Poor’s Global Market Intelligence . Número de bancos entre los 100 más grandes del mundo en cada país. El tamaño del círculo indica los activos totales, en dólares. 

En base en estas primeras evidencias empíricas de la magnitud de los monopolios chinos en relación a los de las otras potencias imperialistas, comenzaremos a presentar algunas estadísticas tanto del papel de los monopolios chinos en la exportación de capitales por parte de China, como de la presencia de los monopolios transnacionales en ese país. Ambos, reflejos sintomáticos de las relaciones de producción capitalistas dominantes en el país y su expansión imperialista internacional. 

3. La exportación de capitales en la China actual y su integración al sistema imperialista 

La dimensión de las exportaciones de capital más directamente vinculada al desempeño de los monopolios transnacionales es  la inversión directa. La inversión directa es un flujo financiero mediante el cual un monopolio exporta capital a otro país con el fin de crear filiales, adquirir un competidor o incrementar la inversión que ya tiene en el país de destino. 

La Unctad (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) refleja el monto total de inversión directa de todos los países. Las tablas adjuntas de su Informe sobre las inversiones en el mundo tienen datos anuales, desde 1990, con lo que cada país recibe de los demás (denominado “Inversión extranjera directa”) y lo que hace cada país en el resto del mundo (“Inversión directa en el extranjero” ). 

El papel de Hong Kong en los flujos de capital hacia y desde China .

Por las características específicas de la “modernización” capitalista china, Hong Kong ha actuado, y en menor medida, sigue actuando, como una especie de puerta de entrada para los capitalistas extranjeros al mercado chino y, también, para los capitalistas chinos en el exterior . Por un lado, los monopolios extranjeros se establecieron en Hong Kong para “convertirse” en chinos y luego poder invertir en China. Por otro lado, los capitalistas chinos invierten en Hong Kong y luego, libres de restricciones, invierten en su verdadero destino. Por este motivo, es importante presentar tanto las cifras de China como sumarlas con las de Hong Kong. 

La importancia de considerar a China y Hong Kong juntos se puede ver en datos del Fondo Monetario Internacional (FMI)  para 2018. Tanto si tenemos en cuenta las inversiones extranjeras directas en China como las que hacen los monopolios chinos en el exterior, prácticamente la mitad, en ambos casos, acaba pagando “peaje” en Hong Kong debido a la absoluta libertad que disfruta el capital en esa ciudad. 

Al observar las estadísticas de Hong Kong, exactamente la mitad de lo que la ciudad recibe en inversiones extranjeras directas proviene de tres paraísos fiscales (Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán y Bermudas), mientras que el 40% de las inversiones directas fuera de la ciudad van exactamente a esos. mismos tres destinos. Esta no es más que la forma en que operan los monopolios transnacionales, evitando restricciones y minimizando los impuestos. En otras palabras, el capital abandona el país anfitrión del monopolio, va a los paraísos fiscales, luego a Hong Kong (que sigue funcionando como uno de esos paraísos) y solo entonces a China. La forma en que operan los monopolios chinos es prácticamente la misma: después del “peaje” en Hong Kong, los paraísos fiscales y, solo después, el país de destino. 

Los gráficos siguientes muestran estas dos medidas de inversión directa para EE. UU., China y Hong Kong, como porcentaje de la inversión directa global total . 

A continuación, la inversión extranjera directa total recibida por cada país durante las últimas décadas. El primer hallazgo obvio es que Estados Unidos es el mayor receptor de inversión extranjera directa a nivel mundial (25% del total), entre otras razones, como la mayor economía capitalista del planeta. 

Lo que no es tan obvio y hay que explicarlo es el caso de China. Primero,  el movimiento de Deng Xiaoping hacia el capitalismo y su compromiso con la destrucción del socialismo en China fueron tan fuertes, y tan bien entendidos por los monopolios transnacionales , que en 1990 – con solo doce años de medidas de regresión al capitalismo – Hong Kong (punta de lanza para la entrada de capitales extranjeros a China) fue el cuarto destino de inversiones directas en el mundo, con un 9,2% de este total, mientras que China sólo tuvo un 0,9% y fue el 17º país. 

En segundo lugar, hay un aumento constante en la participación de China , y el “peaje” en Hong Kong es cada vez menos necesario, lo que hace que su participación relativa disminuya. Desde el año 2000, el país “China + Hong Kong” se mantiene como el segundo destino de inversión de los monopolios transnacionales a nivel mundial, con alrededor del 10% de este total. Considerado individualmente, en 2019, Hong Kong fue el tercer destino y China, el cuarto, solo por detrás de Estados Unidos y Reino Unido. 

Sin embargo, aún más importante para el análisis del imperialismo chino es la cantidad de inversión directa de los monopolios chinos en el exterior, que forma parte de la exportación de capital chino. Este tipo de exportación de capital se ha disparado en este siglo. Entre las razones se encuentran la magnitud de la economía china (y sus monopolios) y sus tasas de crecimiento mucho más altas que las de casi todos los demás países; el aumento de las exportaciones e importaciones chinas, consolidando al país como líder mundial en comercio de bienes; ingreso a la Organización Mundial del Comercio (OMC) y relajación de las restricciones a los flujos de capital y bienes; la expansión de la presencia china en la economía mundial, etc. 

Tomando las inversiones de China y Hong Kong juntas, este total fue sólo el 16 en el mundo en 1990; subiendo al quinto lugar en 2000; el cuarto, en 2010; y rezagado con respecto a EE. UU. solo en 2019. El otro lado de este aumento agresivo en las exportaciones de capital chino es la disminución relativa de las exportaciones de capital de EE. UU., alrededor de un tercio del total en 2000, cayendo a poco más de un quinto en 2019 . 

En 2019, por cierto, el total invertido por los monopolios chinos en el exterior (US $ 2,1 billones) ya era superior al recibido del exterior (US $ 1,8 billones). Esto también es cierto si consideramos el agregado China + Hong Kong, con US $ 3,9 billones invertidos en el exterior y US $ 3,6 billones recibidos . Esto significa que China debería comenzar a recibir rentas (en este caso, ganancias) de su integración al sistema imperialista mundial, igualando así también a los países imperialistas en este aspecto. 

Unctad también publica clasificaciones anuales de los 100 monopolios transnacionales más grandes, excluida la banca . La siguiente tabla resume esta información para 2019. En cualquier caso, China está incluida entre las mayores potencias imperialistas, pero el menor nivel de internacionalización de sus monopolios es bastante claro. Por un lado, esto se debe a su proceso de exportación de capital más reciente. Por otro lado, al constituir una gigantesca economía continental, su porcentaje de internacionalización no difiere mucho del observado en el caso de EE. UU. y posiblemente no alcance el porcentaje observado en Alemania, Japón y Francia (alrededor del 60%), ni mucho menos el de Reino Unido (90%). 

La inversión directa en el exterior y otras formas en las que los monopolios exportan capital tienen como objetivo, sobre todo, la expansión, mayor acumulación y mayor rentabilidad y la consolidación de ese capital . Esto es cierto para el capital chino como el de cualquier otra capital, de cualquier país. Por lo tanto, no tiene sentido imaginar ninguna exportación de capital con fines distintos de la ganancia y un mayor control del mercado. La ideología que cada potencia imperialista utiliza para justificar su expansión internacional (“desarrollo”, “cooperación”, etc.), sobre todo en los países dominados, es sólo eso: ideología.

4. La China imperialista y el reparto del mundo entre capitales monopolistas y potencias imperialistas

La expansión internacional de los monopolios chinos es también una política del estado capitalista chino, así como en otros países imperialistas. Aunque no se limita a una sola iniciativa, esta política se puede resumir en la llamada Nueva Ruta de la Seda (Iniciativa de la Franja y la Ruta). Esta iniciativa impresionantemente ambiciosa prevé acciones en tres continentes (Asia, África y Europa), en más de 70 países, por tierra y mar, por un total de proyectos estimados entre US $ 4 y US $ 8 billones. 

A través del desarrollo de la infraestructura de transporte y comunicaciones, las exportaciones de capital tanto a través de la inversión como de la deuda, a través de contratos a largo plazo de exportación e importación y exploración local, China (sus monopolios y su estado) se está consolidando económica, política, ideológica, militar e institucionalmente su zona de influencia en todo el mundo. 

¿No era eso exactamente a lo que se refería Lenin cuando se trataba de compartir el mundo entre las grandes potencias? Veamos lo que dice en el  capítulo 6 de su obra “Imperialismo, fase superior del capitalismo”: “ tendencia general a apoderarse de las mayores extensiones posibles de territorio, sea el que sea, se encuentre donde se encuentre, por cualquier medio,  pensando en las posibles fuentes de materias primas  y temiendo quedarse atrás en la lucha furiosa por llegar a los últimos lugares del mundo que aún no se han dividido o por lograr un nuevo reparto de los ya divididos ”; “ Lucha de las grandes potencias por el reparto económico y político del mundo ”; “ Este tipo de  relación entre estados grandes y pequeños [la dependencia financiera y diplomática] siempre ha  existido, pero en la época del imperialismo capitalista se convierten en  un sistema general , entran, como un elemento entre muchos otros, en la formación del conjunto de relaciones que gobiernan el “reparto del mundo”, se vuelven  eslabones en el cadena de operaciones para el capital financiero global ”. 

5. Necesidad de profundizar los estudios y análisis sobre la esfinge china

Las tendencias y contradicciones de la acumulación de capital en China y sus crecientes conflictos interimperialistas, especialmente con los EE. UU. y especialmente en el contexto de repetidas crisis de capital, son centrales para el análisis marxista del sistema imperialista mundial, las condiciones de vida del proletariado y el otras clases dominadas y por la lucha de clases a nivel global. También son fundamentales para la coyuntura brasileña, una formación social dominada que ha fortalecido significativamente sus relaciones económicas con China en las últimas décadas, una especie de “otra cara de la moneda” de la desindustrialización y reprimatización de las exportaciones del país. 

Por lo tanto, las estadísticas presentadas en este texto deben verse como una pequeña contribución al estudio del capitalismo en la China imperialista. Como tales, están sujetos a críticas (que agradecemos de antemano) y necesitan ser desarrollados y profundizados en el estudio colectivo marxista. 

Este desarrollo también incluye críticas a posiciones reformistas y oportunistas dirigidas a llamar al capitalismo imperialista chino “socialismo con características chinas”, justificando la explotación de la clase trabajadora en China por el “desarrollo nacional” que beneficia a las burguesías china y extranjera y a la burocracia corrupta del partido gobernante, por no hablar de la explotación y expropiación que provocan sus monopolios en el resto del mundo, y presentar a los comunistas como única opción la elección entre dos imperialismos rivales. 

Fuente: Cem Flores

Traducción: Francisco Vilchez

Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *