Libia: Las fuerzas del GNLA avanzan. El presidente Sarraj dice: “El tiempo de negociación con Haftar ha terminado”

El presidente libio Fayez Al-Sarraj confirmó que no negociará más con Haftar después de los crímenes que ha cometido.

Libia Al Ahrar TV citó a Al-Sarraj en una entrevista con el periódico italiano La Repubblica, afirmando que no se sentará con Haftar después de las violaciones que ha cometido contra todos los libios, señalando que todos sus intentos anteriores de resolver la crisis a través de canales políticos han sido constantemente abortados por el líder de las fuerzas orientales.

Al-Sarraj indicó que el Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA) y sus fuerzas se habían adherido a la tregua humanitaria pero mantenían a sus tropas en estado de alerta, con la esperanza de que la crisis del coronavirus empujara a Haftar a respetar la tregua.

Declaró que Haftar se había visto acorralado, lo que le hizo atacar Trípoli, zonas residenciales, centrales eléctricas, instituciones civiles e incluso el Hospital Al-Khadra en el centro de la capital con bombardeos sin precedentes.

Al-Sarraj confirmó que desde abril de 2019, después de que el primer ataque fuera contenido: “Conseguimos reorganizar nuestras fuerzas y llevar a cabo un contraataque y recuperamos sitios como Gharyan, principal fortaleza de Haftar en ese momento; y hoy estamos recuperando otras ciudades como Sabratha y Surman. Nos hemos hecho más fuertes y estamos dando los pasos adecuados hacia un objetivo bien definido”.

General Khalifa Haftar tomando el control de Libia – Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente Medio]Afirmó que las fuerzas de la GNA habían enfrentado el ataque en solitario sin ningún apoyo externo durante siete meses, luego el gobierno libio firmó el acuerdo de seguridad con Turquía el 27 de noviembre, mientras que el ataque fue lanzado el 4 de abril.

Al-Sarraj continuó: “Hemos enviado cartas a muchos países buscando activar la cooperación en materia de seguridad. Las autoridades turcas respondieron positivamente a nuestra solicitud y firmaron con nosotros un memorando de entendimiento sobre seguridad militar. Hemos estado recibiendo expertos, consultores y apoyo para nuestro programa de seguridad y defensa”.

El jefe del Consejo Presidencial confirmó que el gobierno libio había firmado públicamente un acuerdo de cooperación militar con Turquía, y que: “No tenemos contratos con mercenarios. Por otro lado, hemos tomado prisioneros y tenemos pruebas de la participación de mercenarios extranjeros en los ataques de las milicias de Haftar.”

Al-Sarraj declaró que las autoridades rusas revelaron que los mercenarios rusos que operan en Libia no representan los intereses rusos ni reciben fondos de Rusia.

Añadió que hay sirios que vienen de Siria a bordo de vuelos de Damasco a Bengasi, organizados por Cham Wings Airlines, que figura en la lista negra del Tesoro de los Estados Unidos.

Las fuerzas del GNA controlan 8 áreas en 7 horas

El internacionalmente reconocido Gobierno Libio de Acuerdo Nacional (GNA) logró el lunes liberar seis ciudades y dos áreas estratégicas de las fuerzas del Mariscal de Campo Khalifa Haftar, en sólo siete horas. Las regiones liberadas son:

Surman:
Una ciudad estratégica situada en la carretera costera que une la capital libia de Trípoli con la frontera tunecina. Se estima que la población de la ciudad es de 40.000 habitantes. Su importancia estratégica radica en que está situada en la primera línea entre las milicias de Haftar y las fuerzas de la GNA en la ciudad de Zawiya (50 kilómetros al oeste de Trípoli). Surman está a sólo 60 kilómetros de la capital, lo que significa que si la ciudad cae bajo el control de Haftar, también se apoderará del resto del oeste de Trípoli.

Sabratha:
La ciudad está situada a unos 70 kilómetros de Trípoli, con una población de unos 110.000 habitantes, y es una de las ciudades más grandes al oeste de la capital en cuanto a densidad demográfica. Sabratha también está cerca de la carretera costera, que es vital para el intercambio comercial y el tráfico de pasajeros hacia Túnez o el extranjero.

Al-Ajilat:
Al-Ajilat está situado a 80 kilómetros de Trípoli, con una población estimada de unos 110.000 habitantes. Aunque la ciudad no está situada en la carretera de la costa, está a sólo unos pocos kilómetros de distancia. Fue uno de los principales bastiones de las milicias de Haftar. Sin embargo, después de que Osama Al-Juwaili, comandante del Consejo Militar de Zintan (170 kilómetros al sur de Trípoli), prometió su lealtad a la GNA, Al-Ajailat se convirtió en una de las ciudades donde el equilibrio de poder es todavía frágil.

Jumayl:
Jumayl está situada a 100 kilómetros de Trípoli, con una población de unos 100.000 habitantes. La ciudad está habitada por tribus árabes y representa una barrera humana y geográfica entre el Amazigh Zwara de la costa y el Amazigh de la montaña. La zona está controlada en su mayor parte por Haftar, aunque Al-Juwaili tiene cierta influencia en ella. Además, la Base Aérea de Al-Jufra (140 kilómetros al suroeste de Trípoli) pertenece administrativamente a la ciudad de Jumayl.

Riqdalin:
Riqdalin está situada a 120 kilómetros de Trípoli y a sólo 10 kilómetros de la costa de Zwara, con una población estimada en unos 36.000 habitantes. La estructura demográfica y política de la ciudad es similar a la de Jumayl, ya que está controlada por tribus árabes pro-Haftar, a pesar de la presencia de fuerzas de Al-Juwaili en la zona. Como tal, Haftar restableció el control de la ciudad de Riqdalin el 25 de marzo.

Zaltan:
Zaltan es una pequeña ciudad, con una población de menos de 25.000 habitantes, y es la última ciudad de la carretera costera no muy lejos de la frontera con Túnez. La ciudad está a 130 kilómetros de Trípoli, y es conocida por apoyar al gobierno de GNA. Sin embargo, las milicias de Haftar lograron tomar el control de ella el 25 de marzo, después de que las fuerzas de la GNA asaltaron la base militar de Al-Wattia y capturaron a 27 elementos de las fuerzas de Haftar.

Al-Assah:
Está cerca de la frontera con Túnez y se encuentra al sur del cruce de Ras Jedir. Pertenece administrativamente a la ciudad de Riqdalin. La importancia estratégica de Al-Assah radica en la presencia de un campamento de guardia fronteriza en la zona, encargado de vigilar las operaciones de contrabando.

Desde 2014, varias partes intercambiaron el control de la ciudad dada su importancia estratégica. Sin embargo, el 25 de marzo, las fuerzas de Haftar irrumpieron en el campamento después de entablar enfrentamientos con el ejército de la GNA, debido a su proximidad a la base aérea de Al-Wattia, que es el principal bastión de las milicias de Haftar en el oeste del país, como parte de un ataque de venganza que incluyó varias ciudades del oeste de Libia.

Mellitah:
Es una zona agrícola con una pequeña población, y administrativamente pertenece a la ciudad de Al-Ajailat. La ciudad adquirió importancia estratégica tras la apertura de un puerto petrolífero, un complejo de procesamiento de gas y un gasoducto que une Libia con Italia en su suelo, transformando la zona en una zona industrial.

En el plano militar, la importancia de la ciudad radica en su ubicación en la carretera de la costa, rodeada por tres ciudades destacadas, a saber, Sabratha por el este, Zwara por el oeste y Al-Ajailat por el sur.

La ciudad tiene un bloqueo militar permanente y siempre ha sido una fuente de conflicto entre Haftar y sus oponentes, aunque sólo recientemente ha logrado controlar la ciudad.

Fuente: www.monitordeoriente.com

En redes

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.
Francisco Vílchez
En redes
Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *