Macedonia del Norte, en busca de su identidad nacional

¿Quienes son los macedonios? Los búlgaros dirán que son una escisión de su comunidad, una creación artificial de Tito, el fallecido líder yugoslavo. La mayoría de macedonios, en cambio, apuntará a una división identitaria anterior, de las últimas décadas del siglo XIX, nacida en la región geográfica de Macedonia. Algunos irán más lejos, a diferencias en tribus que llegan a los períodos de Cirilo y Metodio, creadores del alfabeto eslavo, o de Alejandro Magno. Unos pocos, los más exagerados, asegurarán que todos los europeos son en realidad eslavos. En Macedonia del Norte, de vez forzar la realidad, de tanto buscar referencias para odiseas políticas, los habitantes desconocen lo que son, o al menos no tienen un discurso unificado sobre la génesis de su identidad.

El ejemplo más cercano y notorio de este lío es el proyecto Skopje 2014. El 2010, dos años después de que Grecia vetara la entrada de Macedonia en la OTAN, el gobierno populista macedonio Nikola Gruevski comenzó una campaña pública para insistir en los lazos con la antigua Macedonia. Su apuesta llevó a transformar el centro de la capital con edificios neoclásicos y miles de estatuas de personajes históricos entre ellas unas inmensas de Alejandro Magno -llamada ahora guerrero a caballo- y de Filipo II de Macedonia. Tras la aprobación del polémico acuerdo con Grecia para cambiar el nombre de país y rechazar los lazos con la Antigüedad, además de ratificar la integración en la OTAN y la UE, se puede decir que Skopje honra líderes que no pertenecen oficialmente a su nación.

Parte de la sociedad, anclada en una propaganda incluso anterior a Gruevski, ahora cree que hay un complot internacional para humillar Macedonia. “El problema es que mucha gente creyó en Gruevski, y esto perjudica a una nación que trata de buscar su identidad. Mire Eslovenia, con la que convivimos dentro de Yugoslavia: nadie intenta buscar en ella lazos milenarios; dicen que provienen de un líder eslavo medieval. Muchos imperios han invadido esta región. Si usted mira mi ADN, tal vez encontrará lazos con la comunidad armenia. Lo que quiero decir es que, en Macedonia, que está en el centro de todas estas influencias, no tiene sentido buscar lazos de hace 2.000 años “, considera Zoran Dimitrovski, ex director de la conocida revista Fokus .

La estatua de Filipo II de Macedonia en Skopje, de 29 metros de altura. / Imagen: Miguel Fernández Ibáñez

Ahora, de nuevo, en un escenario político sin Gruevski, parece que se vuelve a imponer la tesis de Kiro Gligorov, primer líder tras la independencia (1991), quien dijo que los macedonios son eslavos que llegaron a los Balcanes en el siglo VI . Es lo que enseñaban los libros de texto escolares, que apenas tenían referencias a Alejandro Magno y que estaban condicionados por la ideología de Belgrado. “No debemos reclamar una identidad macedonia pura: Gruevski intentó falsificar nuestro pasado. El macedonio es una lengua eslava. Nos entendemos con rusos y ucranianos. Hemos crecido con libros que nos enseñaban que somos eslavos de sur, que es lo que significa ‘Yugoslavia'”, dice Katerina Kolozova, directora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de Skopje.

“Hay gente que se piensa que tenemos conexión con la antigua Macedonia, pero creo que los más educados reconocen que somos eslavos. Y no es malo ser parte de la cultura eslava. De la rusa. Es un orgullo. Pero el daño ya se ha hecho, y nos harán falta décadas para alterar esta percepción “, me explicaba al final de 2018 draga Gjorgiev, director del Instituto de Historia de Macedonia.

Los macedonios son eslavos, pero a diferencias de eslovenos o serbios, no tienen zares ni épicas medievales reconocidas a los libros de historia. Tampoco en la Wikipedia. Sus figuras son las mismas, en muchos casos, que las de los búlgaros, de quienes empezaron a separarse a finales del siglo XIX. La brecha se amplió en el siglo XX. Y hoy, a pesar de las similitudes, son dos naciones diferentes que se disputan en Cirilo y Metodio, creadores del alfabeto eslavo, al zar Samuel (Samoil), quien estableció un imperio medieval que luchar contra Bizancio y que tuvo su capital en Ohrid, y en las figuras revolucionarias que luchar contra los otomanos desde el final del siglo XIX.

“Los dos países tenemos una historia en común. En el caso de Cirilo y Metodio, estamos contentos de señalar que fueron parte fundacional de la cultura cristiana de los pueblos eslavos y que sus hazañas fueron preservadas y desarrolladas gracias a los centros culturales del Estado medieval búlgaro, que entonces incluía a la actual Macedonia del Norte. En la mayoría de casos -añadiendo los ejemplos del zar Samuel y de San Clemente de Ohrid- nuestra historia en común depende del Estado búlgaro o de gente búlgara que en diversos períodos de la historia incluyó también la tierra de Macedonia del norte “, señala Naoum Kaytchev, representante por Bulgaria en la comisión conjunta de hechos históricos y educacionales.

Por relato de estos y otros acontecimientos históricos, hay un conflicto con Bulgaria que incluso es más peludo que el contencioso con Grecia. Y afecta, además, a la construcción de la identidad macedonia, un proceso que comenzó a finales del siglo XIX con el auge de intelectuales que renegaron de las intenciones anexionistas de Grecia, Serbia y Bulgaria sobre esta región. Es la versión aceptada por los académicos macedonios, cuya génesis la última nación que desarrolló su identidad en avispero balcánico de los siglos XIX y XX.

La génesis moderna

Durante más de cinco siglos, el Imperio otomano rigió los Balcanes. La división social giraba alrededor del credo, y los eslavos, mayoritariamente, eran cristianos. Hasta el siglo XIX, reconociendo el helenismo de Alejandro el Grande, la religión sirvió de manto para cubrir las naciones. En aquellos tiempos, incluso durante la anterior Imperio medieval búlgaro, el concepto de nación no se parecía a lo que siglos más tarde se iba a imponer como base los estados-nación modernos. “No se puede reducir la identidad medieval a la identidad búlgara contemporánea. Era una identidad eslava medieval, una masa cristianizada. Eran eslavos bajo el nombre de un reino: no creo que hubiera el sentimiento de nación actual “, considera Kolozova, filósofa de formación.

“Las naciones son construcciones sociales desarrolladas por motivos políticos y económicos. No apoyo el concepto etnonacionalista de nación … El desarrollo sociopolítico de la Edad Media debe entenderse en su contexto, y el actual es diferente. En el siglo XIX, los que querían crear un estado-nación buscaron lazos anteriores a la invasión del Imperio otomano “, insiste Petar Todorov, representante por Macedonia en la comisión conjunta de hechos históricos y educacionales. “Luchar por Cirilo y Metodio es estúpido: eran de Bizancio, pero fueron importantes para todo el mundo eslavo porque desarrollaron su alfabeto. Nosotros no decimos que son macedonios, decimos que son seslovenski prosvetiteli (líderes de los eslavos)”, añade.

Estos y otros líderes y eventos medievales son importantes para Skopje, que desde 2017 se reúne con Sofía para acordar cómo deben mostrar al mundo su historia en Común. Será complicado, sobre todo cuando toque adjetivar las figuras que dirigieron las revueltas contra los otomanos iniciadas al final del siglo XIX cuando Macedonia aún estaba bajo control otomano pero Bulgaria ya era independiente de facto ¿Eran búlgaros o macedonios o ambas cosas? Sin duda, había un componente búlgaro, pero fue aquí, desde una región concreta, donde radica la génesis de la nación macedonia. O al menos es la percepción que quiere imponer Skopje.

“La mayor parte de la élite política tenía una identidad búlgara, pero a la vez se apoyaba la idea regional de Macedonia. Se describían como búlgaros, ensalzaban sus estudios en Bulgaria y muchas veces llegaban huyendo de la represión otomana, pero ellos luchar por la autonomía y, más tarde, por la independencia (con la República de Kruševo, de diez días, durante las revueltas de Ilinden de 1903). Por lo tanto, eran búlgaros y macedonios “, explica Gjorgiev.

El monumento de Ilinden, a Kruševo, conmemora la revuelta de 1903. Diseñado por Jordan y Iskra Grabul, es un ejemplo de arquitectura brutalista yugoslava. / Imagen: Miguel Fernández Ibáñez

A finales del siglo XIX, Macedonia se convirtió en el hervidero de los Balcanes. Los intereses griegos, serbios y búlgaros sobre la región no dejaron de crecer con cada paso atrás de los otomanos, debilidades ya punto de desaparecer como imperio. Todo este proceso, además, estuvo dominado entre bastidores para las potencias occidentales y Rusia. Dentro de esta ecuación rebosante de influencias, la Iglesia serbia y la reanudación de la actividad de la Iglesia búlgara en 1870 jugaron un papel determinante para contrarrestar la influencia griega y extender propaganda nacionalista a través de los puestos de trabajo y de la educación. Los macedonios, sin iglesia ni centros educativos, se identificaban, mayoritariamente, como búlgaros: héroes como Goce Delcevo lo ratificaron decenas de veces. “Delcevo o Misirkov crecieron como búlgaros, en su casa y en el colegio.

En 1893 Bulgaria fundó la Organización Interna Revolucionaria de Macedonia (VMRO), destinada a liberar la región del yugo otomano. El objetivo de Sofía era que Macedonia fuera una autonomía dentro de Bulgaria. El de los líderes de la VMRO, entre los que destacaba Delcevo, no está claro: se duda de si buscaban una autonomía dentro de una Gran Bulgaria o la independencia.

Con el paso de los años, se evidenciaron los conflictos entre la VMRO y otros grupos macedonios. Fue escisiones y voces discordantes, sobre todo tras las revueltas fracasadas de 1903. En San Petersburgo, donde nació la corriente alrededor de la Sociedad Literaria Macedonia, organización que ensalzó las diferencias entre macedonios y búlgaros, figuras como Dimitrij Čupovski hablaban ya de independencia, el mismo que hizo Krste Petkov Misirkov. Ambos fueron esenciales para el desarrollo de la identidad macedonia.

El mismo Misirkov, en su libro de 1903 Sobre las cuestiones macedonias, Apunta que los macedonios deberían haber buscado un acuerdo autonómico con el Imperio otomano que les permitiera despegar culturalmente. Desconfiaba de los intereses internacionales que más tarde, en 1913, desmenuzar Macedonia en tres partes. Sin embargo, reconoce que el movimiento nacional macedonio y su incipiente estatus identitario fue ayudado por la competición entre Grecia, Bulgaria y Serbia. “Estoy de acuerdo”, dice un siglo después Dimitrovski, quien además de ex director de Fokus es representante de la pequeña formación política Unión Democrática.

El Puente de Piedra, en Skopje, un legado de la época otomana. / Imagen: Miguel Fernández Ibáñez

En 1913, tras la derrota búlgara en las guerras de los Balcanes, se aceptó la partición de Macedonia: Grecia ocupó 34.600 km2 del Sur que le permitieron asentarse hay griegos procedentes de Anatolia; Serbia obtuvo 26.776 km2 de la parte septentrional, y Bulgaria, como perdedora, controló una parte mínima del este, la región del Pirin, de 6.789 km 2 . Son casi las fronteras actuales, con la excepción de que la entonces parte serbia es hoy la República de Macedonia del Norte.

Macedonia durante la Yugoslavia de Tito

El periodo de entreguerras fue un momento de ismos: Los anarquismos y los comunismos enfrentaban a los fascismos, y el movimiento nacional macedonio, como toda Europa, se dividió más. Después de la Segunda Guerra Mundial, ayudó a la causa nacional el triunfo a los Balcanes del comunismo, el cual, siguiendo el concepto de nación de Stalin, anteriormente había reconocido la identidad de pueblo macedonio. Bulgaria, que había apoyado a los nazis, no se opuso a esta realidad: en los censos de 1946 y 1956 la mayoría de la población del Pirin se declaró macedonia.

Kaytchev defiende el gobierno búlgaro: “Sería como si el Partido Comunista francés hubiera decidido para sus propios intereses que los vascos de norte o vascofranceses eran otra etnia”, y añade que “después de 1944 los partidos comunistas obtuvieron el poder en ambos países, Bulgaria y Yugoslavia, y comenzaron a implementar por la fuerza una política de macedonització “.

Más entrada la segunda mitad de siglo XX, sin embargo, los macedonios fueron reprimidos y / o asimilados por Grecia y Bulgaria. Esta última cambió su política con la llegada al poder de Todor Jivkov: ya no se reconocería los macedonios. En Yugoslavia, entre otras razones por la histórica enemistad con Sofía, se promovió el arranque cultural de Macedonia, que en 1946 se convirtió en república y el 1991, sin guerra, obtuvo la independencia.

Durante este casi medio siglo, Belgrado promovió la identidad macedonia. En 1967 estableció la Iglesia autocéfala de Macedonia. Y antes, el 1944-1945, había codificado la lengua macedonia sobre la base de los dialectos de las regiones de Bitola-Ohrid y Velas-Prilep del que hablaba Misirkov. Desde la perspectiva de Bulgaria, el objetivo de Tito era desbulgaritzar los macedonios: enrocada, Sofía aunque asegura que el macedonio es un dialecto del búlgaro.

“Es una humillación absoluta que nuestra lengua, rica en tradición escrita, se considere inferior o un dialecto: el problema es mayor con Bulgaria, pero estas tendencias también existen en menor medida a Serbia”, reconoce Kristina Velevska, filóloga en lenguas sur -eslaves y macedonio y editora en antología Publishing House, quien, en clave lingüística, rechaza que su pueblo sea una creación artificial de Tito: “La influencia del serbio no debe extrañar. Primero, las dos lenguas tienen el mismo origen, por lo que las similitudes son inevitables. Segundo, las lenguas que están en contacto cercano, de manera inevitable, desarrollan y toman prestado parte del léxico”.

La filóloga, mencionando los trabajos de Misirkov, recuerda que estas lenguas comparten una misma génesis: son sur-eslavas. “El serbio es sintético, y el macedonio y el búlgaro son analíticos”, añade. Además, es importante tener en cuenta que estas palabras de supuesto origen o uso común serbio bien podrían ser compartidas por los pueblos eslavos: la apropiación de la historia y la lengua tienen relación con el poder. Sin embargo, Dimitrovski sí cree que hubo un proceso de desbulgarització: “Se rechazaban palabras que eran nuestras sólo por ser de uso común en Bulgaria». Este proceso, sin embargo, no ha impedido la influencia histórica se refleje en los diferentes dialectos: el del este es más cercano al búlgaro, el de norte usa más palabras serbias, y el del suroeste, la región de Bitola y Ohrid, usa palabras turcas comoç akmak (mechero ‘). Esto es Macedonia, país envuelto en su dinamismo histórico.

La independencia

“En algunos casos, por la necesidad purista de huir de la influencia serbia, muchas palabras son tratadas como serbias y no son aceptadas en macedonio. Le pongo un ejemplo: la palabra ланец (pato, que significa ‘cadena’) es común en macedonio, pero no es aceptada; en cambio, la palabra синџир (Sindjar), que es de origen turco, sí lo es “. Los ejemplos de Velevska sirven para mostrar uno de los cambios de rumbo que llevó la independencia de 1991: el recelo creciente hacia Serbia y el coqueteo con Bulgaria.

Curiosamente, Bulgaria fue el primer país en reconocer la Macedonia independiente, aunque todavía considera el macedonio como un dialecto del búlgaro. En este cuarto de siglo, Sofía ha sido el aliado principal de Skopje: los años 90, cuando Grecia impuso un embargo por la disputa del nombre que se resolvió el 2018-19, fue su única salida comercial. Influido por el juego político, este embargo no hizo sino enervar un pueblo que comenzó a escucharse más esta relación con Alejandro Magno. Forma, el “somos eslavos” de Gligorov comenzaba a diluirse en un mar de confusiones, de discursos políticos antagónicos que, dependiendo de momento, se acercaban o se alejaban de Serbia e Bulgaria: Ljubco Georgievski, exlíder del partido nacionalista macedonio VMRO-DPMNE y primer ministro macedonio entre 1998 y 2002.,

Hasta 1995, el embargo griego fue la causa principal a Macedonia. “Todo fue planeado por servicios de inteligencia extranjeros: Milosevic no quería que Macedonia se separara de Yugoslavia. Hablando del problema: la bandera macedonia con el símbolo (griego) del Sol de Vergina no era conocida aquí. Entonces la gente no paraba mucha atención a la historia, pero como Grecia nos bloqueaba, los partidos políticos se pusieron de acuerdo para adoptar la bandera con el Sol de Vergina. Fue una estupidez. No digo que Grecia no nos hubiera bloqueado sin esta causa, pero ayudó a que dijeran que teníamos aspiraciones territoriales “, recuerda Dimitrovski, cuyas palabras siguen la línea de Georgievski.

En 1993, para acceder a la ONU y esquivar la oposición griega, Macedonia añadió la descripción “Antigua República Yugoslava de” a su nombre oficial dentro de la organización. En 1995, para levantar el embargo, va modificar su bandera: retiró su Sol de Vergina y renunció a cualquier aspiración territorial sobre la región griega homónima. A pesar de ello, Grecia en continuó bloqueando la integración en la OTAN y la UE incluso el 2019, cuando le dio luz verde a la OTAN. Así, el conflicto más importante de Macedonia desde su independencia parece que se está acabando. Quedan unos flecos que solucionar los actores internacionales que han promovido este cambio (la UE y Estados Unidos). Después, en una causa más comprometida, tocará resolver el conflicto identitario con Bulgaria. entonces,

La segregación albanés-macedonio

Como muestra de la complejidad de este país, en Macedonia no hay una identidad que engloba todos los pueblos: hay albaneses, macedonios y varias minorías. La división se refleja en una segregación extrema. A Skopje, en un ejemplo recorriendo el país, macedonios y albaneses rara vez se aventuran en los barrios de mayoría opuesta. Este proceso de división comienza en las aulas escolares, con padres que no quieren la integración para los hijos, y continúa en televisiones, periódicos, charcuterías, restaurantes y partidos políticos.

“La gente empezó a hablar de la identidad macedonia como forma de lealtad al Estado, no como algo étnico, pero no funcionó. Y soy escéptico: los albaneses no sentirán esta lealtad, siempre destacan que son albaneses. En el deporte vemos este nacionalismo: en nuestro equipo nacional [los albaneses] no cantan el himno porque no son llamados “, recuerda Dimitrovski. “Georgievski intentó introducir esta idea de identidad macedonia, lo propuso a los albaneses, pero se veía como una idea nacionalista que tendía a la asimilación. No funcionó: los albaneses quieren que se reconozcan las diferencias, su identidad “, reconoce Kolozova.

Macedonia no tiene una identidad común, no se ha convertido en el nexo entre el mundo eslavo y el albanés, y cada día aumenta la segregación. Como contexto, en los años 90, dentro de una vorágine nacionalista, los eslavos oprimieron los albaneses. Después, la guerrilla albanesa del UÇK, con el apoyo de la OTAN, protagonizó un conflicto de baja intensidad a Macedonia. Duró un año. En 2001, acuerdos de Ohrid acabaron con los enfrentamientos y entregaron los albaneses derechos educativos y cuotas de representación en la Administración. Una descentralización que está en línea con sus intereses. Desde entonces, por rencor, y por la influencia de políticos eslavos y albaneses que se nutren de la separación, los albaneses han utilizado esta descentralización para alejarse de los macedonios, que tampoco hacen nada para atraer a los albaneses.

Vencedores de las guerras de los 90 a los Balcanes, los albaneses suman el 25% de la población de Macedonia, aunque el último censo es de 2002. Se estima que en el futuro podrían equipararse en volumen poblacional los macedonios. En un país que sufre una crisis poblacional, una tasa de natalidad baja y una emigración elevada, los albaneses cuentan con el apoyo de una diáspora fuerte y de dos estados vecinos: Albania y Kosovo. Ante tal situación, no son pocos los que temen el proyecto de la Gran Albania, que agruparía Kosovo e la parte albanesa de Macedonia. Pero de momento, no es realista: los políticos tienen en el sistema actual un engranaje perfecto para su estructura clientelar. La sociedad, sin oportunidades, se ha acostumbrado a este juego. Aunque, en el plazo de medio siglo, los Balcanes, y más en Macedonia, todo puede cambiar. Ante esta coyuntura, Dimitrovski sólo ve una solución: “Macedonia es un estado biètnico, con otras minorías. No digo que los albaneses nunca aceptarán una identidad macedonia, pero dependerá de que seamos un Estado funcional: si Macedonia da mucho, ellos querrán quedarse “.

Miguel Fernández Ibañez.

Fuente: www.nationalia.info

Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te podría gustar...

1 respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *