El campesinado se moviliza contra las grandes distribuidoras

Al límite. Así se encuentran desde hace demasiado tiempo los pequeños agricultores y ganaderos andaluces después de que el sector haya reventado por una caída de precios en origen a niveles de hace 20 y 30 años que ya es insostenible. No pueden vivir de lo que cobran de los productos que cultivan y por los que los consumidores llegan a pagar hasta un 300 y un 400% más. Y a las pruebas se remiten: Un kilo de patatas se paga a 0,19 céntimos y están en el lineal a 1,20; el kilo de vacuno lo cobran a 3,90 euros y está a 15 euros en los supermercados.

Ya han anunciado que el próximo 14 de febrero se movilizarán en Lucena (Subbética Cordobesa). También el 18 de febrero se echarán a la calle para protagonizar una gran movilización a las 11.00 horas en Villamartín (Serranía de Cádiz) en una jornada de protestas con cortes de la carretera A-384, que une Arcos con Antequera, concentración y tractorada convocada por Asaja, COAG , UPA y Cooperativas Agroalimentarias de Cádiz. Y en distintas comarcas de Granada se preparan movilizaciones y cortes de vías para el día 19 del mismo mes.

La lista de frentes abiertos es dilatada pero el declive histórico de los precios es su gran caballo de batalla, ya que las cantidades que perciben hacen inasumibles unos costes de producción que han seguido su tendencia al alza todos estos años, al contrario de lo que ha ocurrido con lo que perciben por su trabajo. Hay un desequilibrio al que entienden que hay que meter mano ya, modificando la Ley de la Cadena Alimentaria.

En redes

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.
Francisco Vílchez
En redes
Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *