Andalucía necesitará 40 años para cerrar la brecha salarial. Las trabajadoras cobran en un año 4.000 euros menos que sus compañeros

Tras la tormenta que desató la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz (Cs), la semana pasada con aquello de buscar “evidencias científicas” sobre la brecha salarial, una semana después desde todos los frentes (menos desde Vox, que se cierra en banda) se reconoce que sí, que existen diferencias entre lo que cobran hombres y mujeres por un mismo trabajo. Y no sólo eso, sino que queda mucho camino por recorrer para acabar con esta situación: en Andalucía, en concreto, vendrían a ser unos 40 años.

La cifra no es gratuita, sino que la aportan ni más ni menos que los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), que hacen el cálculo en función de cómo se ha ido cerrando esta brecha en los últimos años. El estudio está hecho sobre las cifras de 2017, cuando según los datos de Gestha una mujer andaluza cobraba de media casi 4.000 euros menos que un hombre.

Estos 40 años son todo un abismo de tiempo, y eso que Andalucía está por debajo de la media nacional, que se sitúa en los 87 años de media. De hecho, sólo Extremadura (27 años) y Canarias (36) están mejor, mientras que la situación en otras comunidades es desoladora: al ritmo actual, Galicia necesitaría 615 años para eliminar estas diferencias, La Rioja 421, la Comunidad Valenciana 86 y Cataluña 71, según un estudio que no incluye cifras de Madrid, Navarra y el País Vasco.

El cálculo que hace la formación que aglutina a los técnicos de Hacienda se hace teniendo en cuenta cómo han evolucionado los salarios entre 2005 y 2017, un tiempo en el que la distancia entre la nómina de mujeres y hombres se redujo en Andalucía en 1.193 euros. De hecho, la andaluza es la mayor reducción en toda España.

Acelerar los plazos, se subraya desde Gestha, no es sólo una cuestión laboral pura y dura. De hecho, para acabar con estas desigualdades se urge a la puesta en marcha de medidas sociales, como el aumento de plazas de escuelas públicas infantiles de 0 a 3 años y en centros especializados para la atención y cuidado de personas mayores o dependientes.

Una realidad palpable

Gestha es uno más de las muchas instituciones y organismos nacionales e internacionales que certifican que esta brecha salarial es una realidad palpable. Así lo apuntan también la OCDE, la CEOE, el INE, Eurostat, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, CCOO, UGT… y la propia Junta de Andalucía.

De hecho, tal y como recuerda Europa Press, así lo reconoce el informe de evaluación de impacto de género del presupuesto andaluz, que para 2019 aborda la brecha salarial del personal no judicial al servicio de la Administración de Justicia. El documento pone de manifiesto que “las mujeres, en conjunto, cobran de media un 4,8% menos que los hombres”, una desventaja que se dispara en la dirección de los Institutos de Medicina Legal, donde una forense cobra un 9,9% menos que un forense, diferencia que es un 7,5% en las jefaturas de sección de estos organismos.

Situaciones similares se repiten en el resto de la Junta, el objetivo ahora es que no haga falta toda una generación para reducir esta diferencia.

(Fuente: Andalucía Información / Autor: Antonio Morente)

Las mujeres andaluzas cobran en un año 4.000 euros menos que los hombres

La evidencia de la brecha salarial entre sexos está constatada por una miríada de estudios. Academias, sindicatos y organismos independientes llevan registrando datos de diversa índole para constatar que las mujeres perciben salarios menores que los hombres.

Las causas de esta desigualdad son diversas. Los expertos en la materia suelen aludir a factores como la estrecha vinculación femenina al cuidado de niños y mayores o el retraso del acceso de la mujer al mercado laboral. En su raíz existen fenómenos biológicos y sociales, arraigo contra el que se han rebelado cientos de miles de mujeres en todo el planeta.

Los datos están ahí, más allá de la muy científica certificación que requieran las comisiones parlamentarias y los planes estratégicos. En este caso los aporta el colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), después de peinar las estadísticas del mercado de trabajo y pensiones de la Agencia Estatal Tributaria correspondientes a 2017.

De tales cuentas puede extraerse que los andaluces perciben salarios anuales que superan en 3.969 euros a los de las andaluzas. Ésa fue la brecha salarial de Andalucía en 2017, ejercicio en que la desigualdad media de rentas del conjunto de las comunidades autónomas fue 880 euros más cuantiosa.

Cádiz, la más desigual; Almería, la más equitativa

En lo que se refiere a las provincias, contado en términos de sueldos totales, es Cádiz la que mayor brecha salarial padece –las gaditanas registradas en el fisco cobraron 5.455 euros menos anuales que los gaditanos–. En el otro extremo de la brecha se encuentra Almería, cuyos residentes recibieron 2.146 euros más en 2017 que las residentes.

Sobre esta cuestión general en la desigualdad de rentas, el presidente de Gestha, Carlos Cruzado, resalta el factor de los salarios masculinos y el de los puestos de dirección. Estos sueldos, situados en la cúspide de la pirámide, provocan desequilibrios en una sociedad en la que el porcentaje de mujeres al frente de puestos de responsabilidad de las empresas es aún testimonial.

“Las comunidades autónomas con las más altas brechas salariales coinciden con las comunidades autónomas más ricas”, explica Cruzado, quien cita el ejemplo de Madrid, plagada de “grandes empresas” y unos altos niveles de desigualdad de sueldos entre los sexos. En el lugar opuesto se sitúan territorios como Canarias o Extremadura. Andalucía, por su lado, se encuentra “aproximadamente en la media”.

Finanzas e industria, los sectores con más brecha

En el detalle, el estudio de los sectores productivos con más desigualdad de rentas habla de que son el sector de las entidades financieras y aseguradoras y el de la industria los que más desequilibrio de sueldos presentan entre los hombres y las mujeres andaluzas: 13.003 y 7.732 euros, respectivamente.

Además de estos factores, que podrían vinculares al concepto de techo de cristal, están los condicionantes de materia social. Gestha propone soluciones para facilitar que las mujeres se desarrollen laboralmente o no vean interrumpidas sus trayectorias a causa de su transformación en cuidadoras.

El examen de la brecha salarial en relación a las edades, pormenoriza Cruzado, coincide con hitos como la maternidad o la atención a mayores. “Las mujeres se quedan atrás en esa carrera”, explica el presidente de Gestha, quien cita el consenso existente sobre la “necesidad de aumentar de plazas públicas para la etapa Infantil –de 0 a 3 años– o el “incremento de centros para la atención y cuidado de personas mayores o dependientes”.

La edad de los cuidados, periodos críticos

En efecto, en el estudio por edades, los picos de brecha salarial afecta de manera notable a tres grupos significativos: el intervalo de mujeres entre 36 y 55 años –el que se relaciona en toda España con el momento de fecundidad y crianza de la prole– y el de mayor de 65 años –correspondiente al de los cuidados–.

La observación histórica de los valores de brecha salarial arroja datos discretamente esperanzadores. A juicio del presidente de Gestha, “la reducción existe pero es aún muy lenta”. Para ello, los técnicos de Hacienda han elaborado un modelo en que, a partir de la evolución de los registros de rentas desagregados, la igualdad total de salarios llegaría en La Rioja en el año 2440. En Galicia, por su lado, habría brecha salarial hasta 2634. En Madrid y en Ceuta, territorios con las más altas desigualdades de España, los datos de la tercera edición del informe de Gestha sobre desigualdad en salarios se salen literalmente del marcador.

Una reducción de la brecha desde 2005

Las cifras acumuladas desde 2005 a 2017 arrojan un descenso de la brecha en Andalucía consistente en 1.193 euros (un 11,8%), una mejora que ha superado a la que figura en el promedio de las comunidades autónomas de régimen general –todas menos Euskadi y Navarra–, cuyas reducciones se han limitado a 672 euros y 5,3%, respectivamente.

A la mejoría global, los técnicos de Gestha advierten un cierto retroceso en los últimos registros tributarios analizados. En Andalucía, la desigualdad entre rentas ha aumentado 116 euros entre 2017 y 2016, un valor que en el resto de España se quedó en 104 euros.

Medidas en pro de la igualdad

Para evitar caer en la complacencia de los datos optimistas, desde Gestha recomiendan avanzar en medidas que favorezcan la eliminación de la brecha, entre las que mencionan las vinculadas al ámbito de los cuidados y el control al sector privado.

El colectivo de técnicos de Hacienda valoran iniciativas como el aumento de los permisos de paternidad –que llegará a las 21 semanas en 2021– o la financiación por parte del Estado de las cuotas de la Seguridad Social de los cuidadores de dependientes y ven necesarias medidas como la desgravación en el Impuesto de Sociedades para incrementar el número de mujeres en los consejos de administración de empresas o los registros de salarios por sexos en las empresas.

(Fuente: diarios Grupo Joly / Autor: Miguel Lasida)

Sígueme

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Es administrativo en el Ayuntamiento hispalense. Autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).
Francisco Campos
Sígueme
Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Campos

Nació en Sevilla en 21 de julio de 1958. Es administrativo en el Ayuntamiento hispalense. Autor del libro "La Constitución andaluza de Antequera: su importancia y actualidad" (Hojas Monfíes, 2017).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *