Alemania: el gobierno alemán prohibe hacer declaraciones públicas al escritor palestino Khaled Barakat

¡Cada militante de la causa palestina, cada progresista, cada antirracista debe hoy afirmar su apoyo! ¡Este es un ataque extremadamente serio!

La represión de la defensa de los derechos de los palestinos en Alemania continuó el sábado 22 de junio, cuando las autoridades de Berlín impidieron que el escritor palestino Khaled Barakat pronunciara un discurso sobre el llamado “Acuerdo del Siglo” de Donald Trump y las partes árabes. También se le ha prohibido participar en todas las actividades y eventos políticos en Alemania hasta el 31 de julio, ya sea directamente (en persona) o “indirectamente” (en vídeo). Este escandaloso ataque a la libertad de expresión es solo el último ataque a los derechos de los palestinos por parte del gobierno alemán.

Originalmente, el evento estaba programado para el viernes 21 de junio, organizado por un grupo de observación de la comunidad árabe que regularmente presenta ponentes en eventos importantes en el mundo árabe. El lugar de celebración era propiedad de la ciudad y presuntamente recibió quejas sobre el evento por parte de organizaciones pro-sionistas y pro-israelíes del apartheid, e informó a los anfitriones que no podían organizar el evento. El evento fue transferido a un centro comunitario sudanés el sábado 22 de junio. Con la conferencia de Bahrein para promover la “paz económica” a expensas de los derechos de los palestinos que se espera en los próximos días, la discusión fue de particular importancia.

Sin embargo, sin previo aviso multitud de policías se presentaron en la estación de metro más cercana al lugar de reunión y bloquearon la calle. Cuando Barakat se acercó a la coordinadora internacional de Samidoun, Charlotte Kates, ambos fueron arrestados por la policía y se les informó que el evento no se llevaría a cabo esta noche porque había sido prohibido. Luego fueron llevados a una camioneta de la policía y después a una cmoisaría de policía, donde fueron recibidos por un traductor alemán-árabe, más policías y dos representantes de la Oficina de Extranjería de Berlín.

Se presentó un documento de 8 páginas a Kahled Barakat y se le dijo que no se le permitía dar discursos en persona o por video, participar en reuniones o eventos políticos, ni siquiera asistir a reuniones advirtiéndole que las violaciones eran punibles con hasta un año de prisión. Según la ley alemana, a los no ciudadanos se les puede prohibir la actividad política si pueden socavar la “seguridad o estabilidad” de Alemania. Las acusaciones, que pretenden demostrar que su actividad política es “peligrosa”, no argumentan esta decisión, remitiéndose al documento donde hay principalmente una lista de discursos y eventos, así como una entrevista de 2014 con Rote Fahne News, la publicación del MLPD (Partido Marxista-Leninista Alemán) que no parecen ser del agrado del gobierno alemán.

El documento también acusa a Barakat de ser miembro del partido izquierdista palestino, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP). A pesar de que el PFLP en realidad no está prohibido en Alemania. Señala que está en la lista de terroristas de la UE y, por lo tanto, presenta un peligro, incluso si ninguna de las denuncias enumeradas indica algún peligro en absoluto. No podría ser más claro. Este fue el último intento de expresión y defensa palestina y la nueva restricción a la libertad de expresión, expresión y asociación en Alemania.

Barakat y Kates también fueron informados de que su residencia en Alemania no se renovaría y “terminaría”, aunque esta decisión no les fue presentada.

El incidente se produce como parte de una campaña en curso del Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel, llamada “ministerio anti-BDS”, dirigida a atacar a organizaciones palestinas y organizaciones de solidaridad, especialmente a organizaciones de izquierda. Barakat ha sido distinguido por este ministerio en varias ocasiones, como Samidoun y su trabajo. También sigue una serie de ataques contra los derechos de los palestinos y la libertad de expresión en Alemania, que incluyen:

• Prohibición política y retiro de la visa de visitante Schengen contra Rasmea Odeh, ex prisionero político palestino y líder de la comunidad 
• La resolución contra el BDS adoptada por el Bundestag (parlamento) alemán que denuncia al BDS como “antisemita” 
• Procesamiento penal de activistas por interrumpir a un orador israelí involucrado en la guerra en Gaza en la Universidad Humboldt. 
• Cancelación de las invitaciones a la actuación del rapero estadounidense Talib Kweli y los raperos escoceses Young Pathers por su apoyo al movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS). 
• La renuncia forzada del director del Museo Judío de Berlín por enviar un enlace a una declaración en contra de la resolución contra el BDS del Bundestag escrita por académicos judíos.

Cabe señalar que esta represión está acompañada de ataques políticos contra las comunidades árabe y musulmana en Alemania llevada a cabo por la retórica de extrema derecha de la AfD y otros partidos, pero con la complicidad activa de la “izquierda” oficial, que continúa apoyando la represión de la organización comunitaria palestina y la solidaridad palestina en defensa de un sistema colonial racista caracterizado por el apartheid. También contribuye a la criminalización en curso de los movimientos populares en Europa, incluidos los juicios de líderes sindicales y organizadores de solidaridad para los refugiados en varios países.

La red de solidaridad entre los prisioneros palestinos, Samidoun, expresa su profunda indignación por la prohibición política impuesta a Khaled Barakat. Creemos que el hecho de que las prohibiciones totales, la represión policial y la revocación de residencia se están convirtiendo en un estándar para que la policía reprima discursos políticos palestinos no deseados en defensa de los derechos, la justicia y la liberación. Ello constituye una grave amenaza para los derechos fundamentales.

El viernes 28 de junio, se organiza una manifestación contra la resolución anti-BDS adoptada por el Bundestag bajo el lema Palästina Spricht (Palestine Speaks), y pedimos a todos los participantes que asistan y participen. A nivel internacional, sus declaraciones y sus voces de solidaridad son esenciales para ayudar a luchar contra este aumento de la represión. Estos ataques no silenciarán a Khaled Barakat o al pueblo palestino, pero es esencial que construyamos nuestro movimiento internacional para la defensa de Palestina, especialmente en vista de su liquidación.

Gracias por enviar sus declaraciones de solidaridad a samidoun@samidoun.net

Fuente: Samidoun-Red de solidaridad con los presos palestinos

Encuéntrame

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).
Encuéntrame
Comparte este contenido en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *