28 de Junio de 1861: Levantamiento campesino de Loja

El 28 de junio de 1861 estalla en Loja la revolución campesina conocida como la del Pan y el Queso, dirigida por el federalista Rafael Pérez del Álamo. Este levantamiento campesino tenía en sus raíces el incremento de la presión fiscal que estaban imponiendo los gobiernos de la monarquía de Isabel II, así como por el fracaso en las desamortizciones, que incrementa la desigualdad en el reparto de la tierra y condenaba al campesinado a la pobreza.

Ante la miseria en que eran mantenidos , el levantamiento de Rafael Pérez del Álamo  en Loja (Granada) obtiene una inmediata respuesta en el campsinado de la zona. El 28 de junio de 1861 estalla la revolución. El levantamiento comenzó al grito de “Viva la República y muera la Reina” y se extendió hasta poblaciones como Íznajar y Archidona.

Pérez del Alamo llegó a movilizar a unos 10.000 campesinos así como algunos comerciantes, artesanos y pequeños propietarios que esperaban un estallido general que finalmente no se produjo. La rebelión, meditada secretamente, se precipita por el motín de Mollina (Málaga) el 24 de junio y estalla en estas tierras por los antecedentes antes expresados agravados por la represión que en la zona aplicaba el general Ramón María Narváez,

El General Narváez era conocido por el espadón de Loja, tanto por ser originario de la localidad como por sus tendias autoritarias y represiva. Era un n típico cacique de la ´epoca que basaba su poder en aumentos injustificados de la renta de sus fincas, control político en el ayuntamiento, y su intervención en determinadas subastas de Propios para quedarse con las tierras.

Según cuenta el propio Pérez del Alamo, en junio de 1861 se pone en marcha la revuelta. El 28 entran en Iznájar, Córdoba, donde sin apenas esfuerzos toman el cuartel de la Guardia Civil y el ayuntamiento, y publican un bando en el que, tras realizar un llamamiento a todo el que sienta amor a la libertad, dejan claro que su misión no es otra que la defensa de la democracia y el respeto a la propiedad, el hogar doméstico y todas las opiniones. El día 29 de Junio entra en Loja, importante pueblo de la provincia de Granada y natal de Pérez del Alamo, en donde el ejército sublevado cuenta ya con unos 10.000 hombres armados y otros tantos sin armar; y la revuelta se extiende a otros pueblos como Archidona, Illora, Huétor y Alhama.

La presencia de los sublevados en la ciudad Granadina daría lugar al envío de un fuerte contingente de tropas que al mando del brigadier Serrano del Castillo obligan a los rebeldes a evacuar la ciudad el día 4 de julio para evitar el bombardeo de Loja, dirigiéndose hacia Alhama de Granada donde se avituallan. Viéndose acosados, los revolucionarios andaluces deciden marchar sobre Granada, única forma de conseguir que su rebelión tuviese fuerza para arrastrar a otras ciudades a la revolución, pero cansados y cada vez más mermados son derrotados por el numeroso ejército gubernamental cerca del pueblo de Las Pilas, y apresados o dispersados los supervivientes.

La derrota fue seguida de una fuerte represión cuyo alcance resulta difícil de precisar, y aunque entre 400 y 600 personas fueron condenadas a diversas penas, Pérez del Alamo logra huir gracias a amigos y familiares y consigue llegar hasta Madrid.

Pérez del Álamo será posteriormente  indultado pero obligado a vivir confinado en Arcos de la Frontera (Cádiz), donde fundó el Centro Obrero y la sociedad Fraternidad Obrera, seguro cooperativo de trabajadores y será uno de los federalistas y cantonalistas andaluces que se decantaría por la ideología marxista y colaboraría en la formación del PSOE.

El levantamiento campesino de Loja sería uno de los antecedentes que, años después, desembocarían en la revolución cantonalista andaluza de 1973.

En la primera foto Pérez del Álamo en la época del levantamiento. En la segunda en sus últimos años en Arcos.

La Otra Andalucía

 

Pérez 1

 

Pérez 2

También te podría gustar...