Calendar

Jul
19
jue
Nicaragua: Triunfo de la Revolución Sandinista
Jul 19 todo el día
Nicaragua: Triunfo de la Revolución Sandinista

El 19 de julio de 1979 es una fecha emblemática en Nicaragua, celebrada como el Día del triunfo de la Revolución Sandinista, que conmemora la entrada ese mismo día de los miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en Managua, la capital de país, y la consiguiente huida a Miami (EE.UU.) del dictador Anastasio Somoza Debayle y sus allegados.

Proclamación del Cantón de Cádiz
Jul 19 todo el día
Proclamación del Cantón de Cádiz

El 19 de Julio de 1873 Fermín Salvochea, alcalde de la ciudad, proclama el Cantón Federal Libre e Independiente de Cádiz. Las milicias de los Voluntarios de la República ocuparán los lugares estratégicos y la bandera roja cantonal hondeará en todos los edificios públicos. Salvochea formará un Comité de Salvación Pública de la Provincia, que se establecerá en el Palacio de la Aduana, y enviará comunicados al resto de ayuntamientos para que se uniesen al movimiento.

Tras acabar con el Cantón de Sevilla, el 2 de agosto una parte de las tropas del general Manuel Pavía salió en dirección a Jerez de la Frontera y la Bahía de Cádiz. Las milicias realizan una retirada táctica para hacer frente al Ejército conjuntamente en las cercanías de Cádiz, en San Fernando. El Comité de Salud Pública, ante la inminente llegada de las tropas gubernamentales, declara la resistencia a ultranza, pero ésta se mostrará imposible ante la traición de un sector del Ejercito, que había manifestado estar con los cantonalistas pero que en ese momento ocuparon puntos estratégicos de la ciudad y asaltaron el Palacio de la Aduna, sede del Comité, disolviéndolo, al tiempo que barcos de guerra extranjeros les apoyaba desde la Bahía. Descabezados, aislados y rodeados, sin artillería y apenas armamento, la resistencia popular sería fácilmente vencida.

Victoria andaluza en la batalla de Ma´rakat Al-Arak
Jul 19 todo el día
Victoria andaluza en la batalla de Ma´rakat Al-Arak

Cada 19 de julio se conmemora la Batalla de Ma´rakat Al-Arak (1195) , de Alarcos según la nomenclatura española, la última victoria de las tropas aliadas  almohades y andalusíes contra las tropas castellano-europeas. Al día siguiente, para celebrarlo por primera vez que ondeará una primigenia bandera andaluza blanquiverde en el Alminar de la Mezquita Mayor de Sevilla, actualmente denominada como La Giralda.

Jul
20
vie
Asesinato de Pancho Villa
Jul 20 todo el día
Asesinato de Pancho Villa

El 20 de julio de 1923, en una emboscada en Hidalgo del Parral (Chihuahua), muere asesinado el revolucionario mexicano José Doroteo Arango Arámbula, Pancho Villa, apodado  el centauro del norte”.

Se había retirado a la vida privada en la hacienda de Canutillo y se dedicaba a las labores del campo. Pero seguía siendo un peligro latente para los intereses de los que en ese tiempo ostentaban el poder. Antes de su muerte concedió entrevistas a periodistas norteamericanos, declaró que de ser necesario se volvería a levantar en armas y esto preocupó a un antiguo enemigo de Villa, Álvaro Obregón y a Plutarco Elías Calles que extraoficialmente fueron los conspiradores de su muerte.

La historia oficial señala como autor intelectual a un diputado de la legislatura estatal del gobierno de Durango de nombre Jesús Salas Barraza y un tal Melitón Lozoya, pero al parecer esto fue una cortina de humo para ocultar a los verdaderos responsables y calmar al pueblo.

Hallazgo de la Dama de Baza
Jul 20 todo el día
Hallazgo de la Dama de Baza

El 20 de julio de 1971 es descubierta por el arqueólogo Francisco José Presedo Velo, en el Cerro del Santuario de la necrópolis de la antigua Basti (Baza), en la provincia de Granada, la escultura conocida, por ello,  como la Dama de Baza.

La Dama de Baza es una escultura realizada por la tribu andaluza de los bastetanos y está datada en el siglo IV a. C. Está labrada en piedra caliza policromada y, como tantas otras piezas históricas y artísticas andaluzas, nos fue  arrebatada y se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.

Proclamación del Cantón granadino @ Granada
Jul 20 todo el día
Proclamación del Cantón granadino @ Granada

La I República proclamada en febrero de 1873 se mostraba reticente en cumplir, como era coherente con su carácter de república española, con la promesa de establecer un poder político desde los pueblos y ciudades hacia instancias mayores mediante la libre federación de sus integrantes. Las medidas que iba tomando no eran precisamente en ese sentido sino todo lo contrario, buscaban arrinconar a los republicanos «intransigentes» (aquellos que no aceptaban un proceso constituyente centralista, es decir desde las altas instacias políticas hacia el pueblo) estableciendo la destitución de los mandos militares «intransigentes» por ejemplo.

A estas alturas ya había acontecido la Comuna de París (1871) y con ella se había establecido la forma revolucionaria de construir poder para el pueblo: partiendo de la insurrección y las soberanía locales hacia formas federadas de poder popular.

Los federales cantonalistas de Granada eran de los más organizados; desde primeros de junio de 1873 ya mostraban su inquietud por conseguir cierto grado de autogestión política, ante la falta de respuestas de las Cortes constituyentes de Madrid. El 10 de junio, una disputa entre un oficial del Cuartel de la Merced y un republicano intransigente acabó con la muerte de éste; el hecho había ocurrido en una tasca junto al Arco de Elvira. Un numeroso grupo de compañeros del muerto rodeó el cuartel de carabineros y exigió que se disolviera el cuerpo; se entabló un tiroteo entre ambos bandos cuyo resultado fue de más de veinte muertos entre los contendientes y la rendición de los acuartelados.

Los republicanos intransigentes, enardecidos y armados, rompieron su paciencia el 20 de julio y decidieron declarar la república o cantón independiente de Granada. En principio, el flamante Estado era de carácter sólo provincial, pero declaraba su simpatía y cordialidad con los nuevos estados vecinos que por aquellos días también se estaban declarando. En Andalucía, todas las capitales se declararon repúblicas independientes, a excepción de Huelva. Pero las repúblicas independientes también fueron declaradas en varios municipios, caso de Loja y Motril. A imitación de la Comuna de París se crearon Comités de Salud Pública que actuaban como gobiernos con todos los poderes en sus manos (en la actual provincia de Granada también se crearon Comités de Salud Pública independientes en los siguientes municipios: Gualchos, Sorvilán, Polopos, Almuñécar, Pulianas, Arenas del Rey, Ogíjares, Santa Fe, Guadahortuna, Benalúa de las Villas, Nívar, Lújar, Dólar, Albuñol, Molvízar, Algarinejo y Güevéjar).

Lo primero que hizo el Comité de Salud de Granada fue adueñarse de los poderes civil, militar y económico puestos por Madrid. Fue nombrado un gobierno interino, presidido por Francisco Lumbreras Sáez, dos vicepresidentes, dos secretarios y una docena de correligionarios. Todo ello sin dar un solo tiro ni sin que se produjera muerte alguna. Se incautaron del Boletín Oficial de la Provincia (que editaba la imprenta Viuda de Morell) y comenzaron a legislar. La primera medida fue, lógicamente, declarar independiente a la provincia y nombrar al Comité de Salud como único poder provincial. Al día siguiente fue publicado un extenso bando (4.000 ejemplares repartidos por toda la ciudad) conteniendo las nuevas normas del Cantón Granadino: se adoptaba como bandera la misma de la I República española; la separación iglesia-Estado era una realidad, prohibiéndose todo culto fuera de las iglesias y secularizando los cementerios; se eliminaron todos los impuestos y se liberalizaron estancos y puertos; los sueldos máximo y mínimo se fijaron, respectivamente, en 12.000 y 4.000 reales; se suspendieron las pensiones; se incautaron de todos los fondos del Banco de España; se abolieron privilegios regios; se revisarían todos los títulos de propiedad; todos los empleados públicos de la capital quedaban suspendidos hasta nueva orden, etc.

Pero la primera medida financiera fue solicitar un «empréstito forzoso reintegrable de seis millones de reales que se repartirán entre los mayores contribuyentes de esta localidad». Un préstamo que se solicitaba a las clases adineradas para sufragar el naciente cantón granadino.

En el aspecto militar, tras apropiarse de todo el material de guerra que había, organizaron fuerzas para perseguir y combatir a los carlistas; aprobaron una partida para comprar armas a otras potencias; y obligaron a todos los ciudadanos entre 18 y 40 años a tomar las armas para defender el cantón.

Organizaron batallones armados para ayudar a levantarse, consolidar o defender a cantones vecinos. Enviaron una columna a Loja con la intención de que prosiguiera a Bobadilla y Montilla, pues Córdoba era la única provincia en que el movimiento cantonal estaba fallando, sobre todo porque por allí estaban llegando las tropas del gobierno de Madrid bajo el mando del general Pavía, con la intención de doblegar a todas las repúblicas independientes de Andalucía.

Pero el batallón granadino, de casi 1.200 efectivos, regresó pronto a Granada debido a que la línea férrea Córdoba-Sevilla había sido interrumpida (la línea Antequera-Granada estaba todavía en obras).

Tanto el Comité de Salud Pública como el alcalde de Granada habían decidido incrementar los trabajos de demolición de edificios antiguos. Aceleraron el derribo, desescombro y limpieza de edificios que, en su mayoría, ya venían siendo demolidos desde la revolución de 1868. El alcalde envió, el 2 de agosto de 1873, a cientos de braceros para que derribasen la iglesia de la Trinidad, acabasen de desescombrar su convento y abrir la plaza del mismo nombre que existe desde entonces.

Los cantones andaluces decidieron unir fuerzas para enfrentarse al ejército de Pavía, pero los dos batallones enviados por Granada no llegaron a presentarse para el combate. El fin de la república granadina llegó el 12 de agosto de 1873. Las tropas centralistas del general Pavía llegaron a Loja y Granada tras sofocar los cantones similares de Sevilla y Cádiz. Los militares enviados por el presidente centralista Nicolás Salmerón se presentaron en la explanada del Triunfo rindiéndose las fuerzas cantonales granadinas sin oponer resistencia. El general nombró a un nuevo gobernador civil, Francisco Arias de Reina, que recogió las armas y se empleó con mano dura. El cantón, que no llegó a cumplir el mes de existencia, se desarticuló con el desarme de los voluntarios republicanos y la destitución de los diputados que habían intervenido en este movimiento. Los burgueses y las autoridades comenzaron a regresar de nuevo a la ciudad y la Granada «pacificada» volvió a aceptar de manera sumisa la autoridad al Estado español.
Jul
21
sáb
Granada: Asesinato de tres obreros de la construcción
Jul 21 todo el día
Granada: Asesinato de tres obreros de la construcción

El 21 de julio de 1970 fueron asesinados en Granada por la Policía fascista tres obreros granadinos: Antonio Huertas Remigio, de Maracena, peón de albañil; Cristóbal Ibáñez Encinas, marmolista de Granada; y Manuel Sánchez Mesa, de Armilla, en la manifestación de la huelga de la construcción celebrada ese día en defensa de un convenio digno. En la imagen el monumento levantado en la ciudad en recuerdo de los tres trabajadores.

Para más información ver en el apartado «Memoria Andaluza» el artículo titulado «21 de julio de 1970: Asesinato de tres obreros granadinos de la construcción».

Proclamación de la independencia andaluza
Jul 21 todo el día
Proclamación de la independencia andaluza

Tras un primer intento revolucionario el 30 de junio, en el que los federalistas andaluces realizarían un primer intento de levantamiento tomando el Ayuntamiento de Sevilla y proclamando la República social, el 18 de julio volverán a realizar un movimiento insurreccional, esta vez victorioso,  que logrará instaurar en la ciudad como Cantón Federal Libre e Independiente, el 18 de julio de 1873.

Mediante dicho acto daría comienzo la revolución cantonalista andaluza. En los días siguientes, tanto las distintas capitales, como Cádiz o Córdoba el 19, Granada o Almería el 20 y Málaga o Huelva el 21, así como muchas otras poblaciones de nuestra tierra, como Bailén,  Andújar, Loja, Motril, Utrera, Écija, Jerez, Sanlúcar de Barrameda, Algeciras, Tarifa, y un largo etcétera que incluía la práctica totalidad de las ciudades y localidades andaluzas de cierta importancia, irán proclamando sus respectivas constituciones en cantones libres e izando en los ayuntamiento la bandera roja de la revolución social. Como ejemplo de la extensión del movimiento cabe señalar la proclamación como cantón de la localidad de Casares, lugar de nacimiento de Blas Infante, y que apenas contabas con unos pocos miles de habitantes.

El 21 de Julio de 1873, representantes de los diversos cantones libres andaluces proclaman la restauración de nuestra soberanía popular y nacional. La independencia política y económica del Estado Andaluz. Escogerán para ello un lugar tan simbólico como Despeñaperros, una de las fronteras naturales de nuestro país y lugar  de penetración de los invasores castellanos siglos atrás. De aquellos que nos arrebataron nuestra libertad.

En dicho lugar, los cantonalistas andaluces proclamaran solemnemente: “En Despeñaperros, histórico e inexpugnable baluarte de la libertad, se enarboló ayer, por las fuerzas federales que mandan los que suscriben, la bandera de independencia del Estado Andaluz. Terminemos, pues, nuestra obra. Completemos la regeneración social y política de esta tierra clásica de la libertad y de la independencia. (…) Formemos nuestro ejército federal, constituyamos nuestros Cantones, elijamos nuestra Asamblea (…) No reconozcamos otra autoridad que la de nuestros Cantones. (…) todos tenemos el mismo pensamiento, tengamos todos el mismo corazón. ¡Salvémonos o muramos juntos! ¡Viva la Soberanía administrativa y económica del Estado de Andalucía!”.

El Gobierno de la I República Española manda un ejército de varios miles de soldados y abundante artillería, al mando del general Pavía, el mismo que acabaría con la legalidad republicana meses después, para aplastar la revolución. Los cantonalistas apenas contaban con algunas armas ligeras. Como consecuencia del desigual enfrentamiento, Sevilla es tomada al asalto el 1 de agosto, después de varios días de encarnizados combates, mientras que en Cádiz lograran entrar triunfantes las tropas represivas el día 4 de agosto, el 12 en Granada y en Málaga, la última ciudad libre, el 19 de septiembre. Para finales septiembre ya no quedaba ningún cantón andaluz libre.

Pero aquella revolución no sería inútil ni caería en el olvido, siendo basamento de futuro. Sus principios inspirarían, diez años después, la elaboración de la Constitución Andaluza firmada en Antequera en 1883, cuyos principios,  a su vez, Blas Infante retomaría como pilares del nuevo Estado Libre Andaluz que propugnaba. Aquella “Andalucía soberana constituida en democracia republicana” que constituiría el objetivo del andalucismo histórico.

Jul
22
dom
Proclamación de Cantones
Jul 22 todo el día
Proclamación de Cantones

Tras la proclamación del cantón de Sevilla el 18, seguidos de los de Cádiz y Córdoba el 19, El 20 de Julio se proclamaran los cantones federales libres e Independientes de Almería, Granada, Málaga, seguidos de los de Huelva, Algeciras, Écija, Carmona, Jerez, Sanlucar, Bailén, Andújar, Loja, etc., el 21. El 22  culminarían dichas proclamaciones con las de otras muchas localidades de nuestra tierra, como, Motril, Casares, Tarifa, etc.

El de Málaga será el de más larga duración en el país, pues las tropas del general Pavía no lograrán entrar en la ciudad hasta el 19 de septiembre. El de Écija será el que sufrirá la mayor represión posterior, pues Pavía escogió la ciudad para efectuar “castigos ejemplares” que servirían de advertencia al resto de cantonalistas de las consecuencias de su resistencia. En la foto adjunta el General Manuel Pavía

Proclamación del Cantón de Motril
Jul 22 todo el día
Proclamación del Cantón de Motril

La I República proclamada en febrero de 1873 se mostraba reticente en cumplir, como era coherente con su carácter de república española, con la promesa de establecer un poder político desde los pueblos y ciudades hacia instancias mayores mediante la libre federación de sus partes. Las medidas que iba tomando no eran precisamente en ese sentido sino todo lo contrario, buscaban arrinconar a los republicanos “intransigentes” (aquellos que no aceptaban un proceso constituyente centralista, es decir desde las altas instacias políticas hacia el pueblo) estableciendo la destitución de los mandos militares “intransigentes” por ejemplo.

A estas alturas ya había acontecido la Comuna de París (1871) y con ella se había establecido la forma revolucionaria de construir poder para el pueblo: partiendo de la insurrección y las soberanía locales hacia formas federadas de poder popular.

El conflicto político en Motril toma cierto desbordamiento en junio, cuando la comisión permanente de la Diputación Provincial de Granada (centralista y españolista) acuerda suspender el ayuntamiento de Motril que tenía una amplia influencia de los republicanos «intransigentes», para lo que envían en calidad de ejecutores al cuerpo llamado «voluntarios de la República» de marcado carácter centralista para reprimir los desórdenes que pudieran suceder. Todo esto subleva a un colectivo importante de motrileños, y que además se agrava los primeros días de julio cuando en la ciudad se produce una manifestación contra el Juez de primera instancia, al que los motrileños acusan de «hacerse el sordo» con respecto a sus demandas. El descontrol institucional de Motril y la impotencia de los motrileños ante los abusos provocan que la madrugada del 12 de julio se produzcan graves altercados.

La situación en la vecina ciudad de Granada donde las fuerzas cantonales están a punto de proclamar el Cantón granadino también anima a los contonales motrileños.

Los graves sucesos acaecidos, el malestar del pueblo y la falta de noticias del exterior convierten a Motril en un polvorín que obliga a la celebración de un cabildo el 22 de julio. Se inicia bajo la presidencia del cuarto teniente de alcalde, Juan Montero Bonachera, y en el que sólo había un punto a tratar referido a la imposibilidad del ayuntamiento de contener a la gente que exigía la proclamación del Cantón de Motril.

En este cabildo se encontraban los capitanes de las compañías de voluntarios de la República, Ruperto Vidaurreta de la Cámara y Francisco Trujillo Carmona, que (como no podía ser de otra manera) se posicionaron de parte del centralismo. Pero la presión popular tan alta hacía que entre sus propias hubiera una mayoría de posiciones anticentralistas por lo que se vieron obligados a manifestar que la mayoría de sus soldados pedían el reconocimiento del Cantón granadino y la creación de un Comité de Salúd Pública en Motril.

La masa enfervorizada que se agolpaba en la plaza, a las puertas del ayuntamiento pidieron la destitución del ayuntamiento y el nombramiento del Comité, por lo que ante la imposibilidad de repelerlos, los presentes solicitaron a los capitanes que ellos fuesen los representantes del mencionado comité, por lo que de este modo se procedía a la suspensión del ayuntamiento y a la creación del cantón motrileño.

A su vez el vecino pueblo de Gualchos declara su Comité de Salud Pública el 23 de julio.

Pocos días después, el 25 de julio, tras recibir noticias de que la Asamblea Constituyente seguía funcionando, el cabildo motrileño vuelve a reunirse y los representantes del Comité de Salud Pública, entre ellos el efímero Presidente, Ruperto Vidaurreta de la Cámara vuelven a instaurar el ayuntamiento alineándose con el Estado español.

En vista de este giro político reaccionario dos fragatas anti-centralistas venidas desde Cartagena se emplazan frente a la costa de Motril solicitando un impuesta revolucionario a las dos azucareras de la zona, así como los fondos del gobierno centralista existentes. Las fragatas cuentan con la colaboración de los cantonales motrileños que han visto como en poco días la Comuna motrileña ha sido derrotada.

Se hacía necesario hacer respetar el gobierno establecido y una forma de hacerlo fue procesar a quienes apoyaron el ataque de la flota cantonal, por lo que a finales de agosto el juez de primera instancia de Motril llamó y emplazó a los sujetos, cuyos nombres y demás circunstancias se ignoran, que el 31 de julio apoyaron el abordaje en la playa de Motril de las fragatas cantonales Almansa y Vitoria; invadiendo a mano armada la administración de rentas estancadas, llevándose los caudales y efectos de la misma y produciendo la exacción de cantidades a algunos burgueses de la ciudad. El siguiente paso seguido por el ayuntamiento fue encarcelar a los líderes obreristas y federales motrileños.

Meses después, en diciembre, se sigue el mismo proceso contra los vecinos que, siguiendo el ejemplo de Motril, constituyeron el Comité de Salud Pública en Gualchos el 23 de julio de 1873.