Gana en Bolivia el “no” a la reforma para la reelección de Evo

El “No” a la reforma constitucional se impuso por estrecho margen en el referendo en Bolivia, si bien los defensores del cambio triunfaron en importantes ciudades como La Paz, Oruro y Cochabamba, reflejan hoy datos oficiales.

La opción del No en el referendo constitucional celebrado el domingo en Bolivia se impuso por un estrecho margen al Sí, luego de una campaña caracterizada por una guerra sucia dirigida a dañar la imagen del presidente Evo Morales. Los datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) indican que tras el escrutinio del 99,49 por ciento de los sufragios, el No obtuvo un 51,31 por ciento de respaldo, frente a un 48,69 por ciento el Sí.

El 21 de febrero unos seis millones 500 mil ciudadanos acudieron a las urnas para pronunciarse sobre una modificación de un artículo de la Carta Magna que permitiría al Ejecutivo volverse a presentar en las venideras elecciones presidenciales. Dichos resultados impedirán la repostulación de Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera en los comicios de 2019.

Durante semanas previas al referendo, la oposición desplegó una intensa campaña mediática en contra de la figura de Evo Morales, acusándolo sin pruebas de supuesto tráfico de influencias y manipulando temas de su vida privada.

La víspera, el propio gobernante reiteró que la lucha del Movimiento al Socialismo (MAS) continuaría independientemente del resultado de estas elecciones. Durante una intervención desde el Palacio de Gobierno, en esta capital, el mandatario reafirmó que «vamos a respetar los resultados, sean sí o no. Esa es la democracia».

Ante una pregunta sobre las estrategias que encarará el liderazgo del MAS ante un escenario desfavorable, remarcó que resulta prematuro hablar de eso. Seguramente habrá reuniones con los movimientos sociales. Revisaremos donde nos hayamos equivocado. Pero hay muchos líderes jóvenes en nuestras filas en condiciones de continuar el proceso, añadió.

A su juicio, el MAS es un movimiento único en el mundo. Su base son los movimientos sociales. En ningún otro lugar existe una relación tan directa entre el Gobierno y estos grupos, dijo.

El presidente boliviano insistió en que la derecha recurrió a la mentira durante la campaña previa al referendo, «porque carecen de un plan programático y sólo quieren devolver al país al neoliberalismo».

Durante una década, el MAS liderado por Morales promovió una política de nacionalización e inversiones que permitieron un notable despegue económico y mejoras en los principales indicadores sociales de esta nación andina.

Veedores extranjeros y representantes de la misión de observadores de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) resaltaron el desarrollo pacífico, ordenado y transparente del referendo constitucional que permitió a la ciudadanía acudir de manera masiva a las urnas.

El jefe de la misión de Unasur, Roberto Conde, destacó también la cooperación de los jurados, fiscales y funcionarios encargados del orden público y precisó que pudieron observar el despliegue de cuerpos de seguridad que custodiaron el transporte de las actas hacia los centros de cómputo.

El “Sí” ganó en La Paz, Oruro y Cochabamba

El referendo fue convocado por el TSE para decidir o no una reforma del artículo 168 de la Carta Magna que habilitara al presidente Evo Morales y al vicepresidente Álvaro García Linera para su repostulación en los comicios de 2019.

Pero la guerra sucia desatada por la oposición previo a la consulta para evitar el triunfo del Sí registró niveles sin precedentes y la derecha recurrió a todos los medios, incluidas las redes sociales, para tratar de dañar la imagen del jefe de Estado.

A pesar de estas campañas, la propuesta del Movimiento al Socialismo (MAS) se impuso en importantes departamentos, entre ellos La Paz, sede del Gobierno, donde el Sí obtuvo 55,53 por ciento, frente a 44,47 del No.

El presidente Evo Morales destacó los resultados obtenidos por el MAS en esta urbe, donde triunfó en todos los municipios, excepto en la hoyada (el centro). «La Paz es una sorpresa y sigue siendo una sorpresa. La Paz nunca me ha abandonado. La Paz siempre ayudó», aseguró el mandatario.

La vicepresidenta del Tribunal Electoral Departamental, Ana Benavides, informó que aún faltan actas de los lugares más alejados, que espera lleguen en la presente jornada, y aclaró que las puertas están abiertas para las personas interesadas en dar seguimiento al cómputo.

En Oruro, donde ya concluyó el conteo, la opción por la reforma constitucional se impuso por 52,3 por ciento, frente al 47,97. «Sin ningún acta anulada ni observada, de las mil 487 contabilizadas, el Sí obtuvo 132 mil 85 votos y el No 121 mil 792», dijo la presidenta del Tribunal Electoral Departamental, Judith Ramos.

Mientras, en Cochabamba 55,01 por ciento de los votantes apoyaron la modificación de la Carta Magna, frente a 44,99 que se pronunciaron en contra.

Observadores internacionales, entre ellos la misión de la Unión de Naciones Suramericanas, destacaron el desarrollo ordenado y transparente del proceso y la alta afluencia de los bolivianos a las urnas.

(Fuente: Prensa Latina)

Evo: La lucha por la soberanía nacional continúa

El presidente boliviano, Evo Morales, aseguró este miércoles que la lucha por la soberanía nacional continúa y prometió proseguir la batalla por la liberación del pueblo, así como el trabajo a favor de los pobres y las nuevas generaciones.

“Mientras exista el imperialismo, la lucha sigue. Continuaremos la batalla con más fuerza, experiencia y unidad. Junto al pueblo y a los movimientos sociales cumpliremos la agenda patriótica. Solo unidos y organizados garantizaremos la dignidad y la soberanía”, aseveró.

Al referirse al referendo del domingo, destacó el carácter democrático de la votación y reconoció la importancia de consultar a la población sobre la reforma constitucional para una posible repostulación en 2019.

“Respetamos los resultados, es parte de la democracia. Perdimos una pequeña batalla, pero no la guerra. Cerca de un 50 por ciento de respaldo, de voto duro, después de 10 años de gestión y ante una gran campaña sucia es muy importante. No es una derrota, es fortaleza”, aseveró.

Asimismo, denunció las calumnias divulgadas por la oposición, la conspiración interna y externa y el financiamiento desde afuera para acabar con el proceso de cambio en Bolivia, así como la discriminación y el racismo desatados en los últimos días por entes desestabilizadores.

“La derecha intenta confundir a la población, pero no lo va a lograr. En Bolivia, los campesinos, indígenas, obreros y todos los sectores sociales garantizamos la verdadera libertad, dignidad, estabilidad y soberanía económica y política. Digan lo que digan, nunca antes en 180 años de República se había hecho algo así”, apuntó.

En ese sentido, señaló que el Movimiento al Socialismo, Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), es la fuerza política más importante de la historia de esta nación y reiteró su voluntad de continuar gobernando junto al pueblo y los movimientos sociales.

“Hemos liberado a Bolivia de la dominación imperial y del modelo neoliberal. Eso el pueblo jamás lo olvidará. Unidos y organizados seguiremos garantizando la dignidad y la estabilidad”, aseveró.

Por otra parte, lamentó que la campaña previa al referendo no se centrara en el debate ideológico, programático y ético, sino en mentiras e intentos de desmoralización por parte de fuerzas opositoras financiadas desde el exterior.

“Lo más importante de esta votación y la mejor garantía para nuestro proceso, es ese casi 50 por ciento de respaldo al MAS, pese a tanta difamación y calumnias. Eso demuestra la gran confianza del pueblo boliviano en la revolución democrática y cultural”, afirmó.

“Las mentiras no duran, las verdades se imponen. Alguien dirá la verdad sobre la injerencia extranjera y los ataques que hemos sufrido. Hemos soportado todo por Bolivia y lo vamos a seguir haciendo”, añadió.

Morales recordó que la modificación de la Carta Magna para su repostulación fue una propuesta de los movimientos sociales y agradeció su apoyo. Además, aseguró que se respetarán los resultados de la consulta y se evaluarán en reuniones del gabinete previstas para mañana y el martes.

“Puede ser que el pueblo no quiera todavía la modificación de la Constitución, pero está claro que no fue un voto contra la revolución. Algunos de los que respaldaron el No, hoy están arrepentidos. El MAS es el único movimiento capaz de garantizar la estabilidad política y económica del país”, aseveró.

“No es momento para hablar de un sucesor. Nuestra gestión no ha terminado. Los movimientos sociales elegirán oportunamente un nuevo candidato o candidata para las elecciones de 2019″, añadió.

Por otra parte, aseguró la continuidad del proceso de cambio y expresó su seguridad sobre el apoyo de los pobres y necesitados. “Los jóvenes tienen mucha confianza en este proceso y están orgullosos de él. La agenda patriótica, la industrialización y erradicación de la pobreza, es para las futuras generaciones”, señaló.

“No somos un gobierno más, somos una Revolución. Hemos defendido a los discriminados, odiados y amenazados de exterminio, y demostramos que Bolivia tiene futuro, esperanza y mucha confianza en este proceso. Por eso continuaremos trabajando junto al pueblo por el desarrollo del país”, concluyó.

(Fuente: LibreRed)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *