Libia: La ONU pide que la Corte Penal Internacional juzgue a Saif Al-Islam Gaddafi

Saif al-Islam Gaddafi, son of late Libyan leader Muammar Gaddafi, attends a hearing behind bars in a courtroom in Zintan May 15, 2014. REUTERS/Stringer (LIBYA - Tags: POLITICS CIVIL UNREST) - RTR3PCA8

El juicio del hijo del derrocado líder libio Muammar Gadafi, Saif Al-Islam, no cumplió con las normas internacionales y debe ser llevado ante la Corte Penal Internacional (CPI), según dijeron ayer jueves las Naciones Unidas.
Saif Al-Islam Gaddafi, condenado a muerte, está siendo retenido en la ciudad libia de Zintan por una de las facciones que luchan por el poder desde que Gadafi fuese asesinado en 2011. “El gobierno libio ha sido incapaz de asegurar el arresto y la rendición de Gadafi, que permanece en Zintan y se considera que está fuera del control de las autoridades libias reconocidas internacionalmente”, dijo el informe de la ONU.
Saif Al-Islam Gaddafi fue condenado a muerte por crímenes de guerra en julio de 2015 por un tribunal de Trípoli, pero las fuerzas de Zintani se han negado a entregarlo a las autoridades de Trípoli por temor a escapar.
Según el informe de la ONU, iniciado por la oficina de derechos humanos de la ONU y la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), las violaciones graves del debido proceso registradas en los juicios de Saif Al-Islam y otros 36 acusados, que incluyen detención prolongada en incomunicación sin acceso a familias o abogados y casos de presunta tortura que no han sido investigados.
Una oportunidad perdida
El informe explicó además que los procedimientos “no cumplieron las normas internacionales y las normas para un juicio justo y también violaron la ley libia en algunos aspectos. Durante los casos judiciales, no se llamó a los testigos de la acusación para que testificaran en el juicio, minando la capacidad de los acusado de impugnar las pruebas contra ellos “.
“Este juicio fue una oportunidad perdida para la justicia”, dijo Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, en un comunicado. El informe también instó a las autoridades libias a reformar su sistema de justicia penal tras los “grandes defectos” del juicio.
Saif Al-Islam es uno de los nueve acusados condenados a muerte por fusilamiento. Otros dos fueron altos cargos del gobierno de Gaddafi como el jefe de inteligencia de Abdullah Al-Senussi y el ex primer ministro Baghdadi Ali Mahmudi.
El Tribunal de Casación de Libia se establece para revisar los procedimientos en el caso, pero no los hechos y pruebas. “Como tal, la revisión no constituye una apelación completa como lo requieren las normas internacionales”, dijo el informe de la ONU.
La ONU ha pedido a las autoridades libias que Saif Al-Islam se dé a la CPI de La Haya, “en cumplimiento de las obligaciones internacionales de Libia”, donde es poco probable que se enfrente a la pena de muerte que no es reconocida por la CPI. “El Fiscal de la CPI continúa buscando la entrega de Said Al-Islam a las autoridades libias para continuar con su caso”, dijo.
(Fuente: Monitor de Oriente Medio)
Su abogado informó de su liberación en julio
El pasado mes de julio, su abogado, Karim Jan, en declaraciones a la emisora France 24 informó de que el hijo mayor del antiguo líder libio Muamar Gadafi, fue liberado en abril en el marco de una amnistía.
Saif al Islam, el hijo mayor de Moamar Gadafi, de quien iba a ser sucesor, se encuentra en libertad desde el pasado 12 de abril, según informó su abogado al canal France 24. Saif al Islam, que está reclamado por la Corte Penal Internacional, fue juzgado en ausencia por un tribunal libio en Trípoli y condenado a muerte el 28 de julio del 2015. Sin embargo, el reo nunca fue entregado por sus aprehensores, la milicia de la ciudad de Zintan, una de las más potentes en el momento de la conquista de la capital libia por los revolucionarios pero marginada después.
El cautivo ha sido hasta ahora una pieza de valor en manos de Zintan, que se negó asimismo a entregarlo a la Corte Penal Internacional (CPI). Según su abogado británico, Karim Khan, la liberación de Saif al Islam responde a una amnistía decretada por el gobierno de Tobruk, reconocido internacionalmente hasta la formación del nuevo gobierno de unidad patrocinado por la ONU y asentado en una base naval de Trípoli. El Parlamento de Tobruk no reconoce, sin embargo, a este nuevo gobierno y tampoco, al parecer, el citado decreto de amnistía.
El abogado Karim Khan afirmó que Saif al Islam se encuentra “sano y salvo en Libia” –posiblemente en la propia Zintan- y que va a solicitar a la CPI la anulación del proceso, dado que el detenido ya ha sido juzgado, y luego amnistiado, en Libia. Así lo anunció Khan en una conferencia de prensa en La Haya el pasado 27 de junio junto a otros tres letrados que llevan el caso, un libio, un francés y un malasio.
Saif al Islam está acusado de crímenes contra la humanidad, asesinato y persecución, como cabeza visible de la represión en Bengasi que desencadenó la rebelión en febrero del 2011. La acusación de la CPI se produjo poco después, e implicaba asimismo a Moamar Gadafi y a Abdala al Senussi, que actuaba como brazo ejecutor. El proceso llevado a cabo en Trípoli en el 2014, y que acabó al año siguiente con la condena a muerte, fue denunciado por Human Rights Watch como manipulado y carente de garantías legales.
La decisión de las autoridades de Tobruk de hacer borrón y cuenta nueva implican también a la viuda de Gadafi, Safia Farkash, y a su hija Aisha, que huyeron al exilio en Argelia primero y después en Omán. La viuda habría regresado a Libia, concretamente a Baida –donde se ubica de hecho el gobierno de Tobruk- pero no Aisha Gadafi.
(Fuente: La Vanguardia)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *