Greenpeace lleva el proyecto de gas de Doñana a la Defensora del Pueblo

29/11/2016, Doñana, Almonte, Huelva, Andalucia, España. Activistas de Greenpeace paralizan las obras de Gas Natural Fenosa en Doñana por sus daños a este Espacio Protegido. Greenpeace ha comenzado a primera hora de la mañana una acción de protesta en las instalaciones de Gas Natural Fenosa en el entorno de Doñana. Más de una veintena de activistas de Greenpeace han paralizado las obras para extraer y almacenar gas en este espacio protegido, bajo los lemas Salvemos Doñana y Resistencia Doñana. Greenpeace ha montado un campamento de resistencia a la entrada de la instalación con activistas bloqueados y con una gran pancarta en la que se lee “Doñana no es un almacén de gas”. Además, escaladores de la organización han montado otro campamento en lo alto de una de las estructuras que tiene Gas Natural Fenosa en la zona del proyecto. ©Greenpeace/Pedro Armestre    ©Greenpeace Handout/Pedro Armestre- No sales - No Archives - Editorial Use Only - Free use only for 14 days after release. Photo provided by GREENPEACE, distributed handout photo to be used only to illustrate news reporting or commentary on the facts or events depicted in this image.

Greenpeace ha presentado ante la Defensora del Pueblo nacional una queja por el proyecto de Gas Natural-Fenosa, denominado Marismas, para la explotación y almacenamiento de gas en el entorno del Espacio Natural de Doñana. La organización pide que inste al Gobierno andaluz y al Gobierno central a revisar la evaluación de impacto ambiental (DIA) del proyecto y ajustarla a la normativa y exigencias actuales.

La organización denuncia que las actuaciones de Gas Natural-Fenosa vulneran el artículo 45 de la Constitución (que obliga a la protección del medio ambiente), ya que las administraciones públicas (Gobierno central y Junta de Andalucía) han hecho dejación de su obligación de proteger el Espacio Natural de Doñana.

El proyecto Marismas fue partido en cuatro subproyectos (Marismas Occidental, Marismas Oriental, Saladillo y Aznalcázar) por la Gas Natural-Fenosa con el objetivo de ocultar el impacto ambiental acumulado del proyecto global y lograr así más fácilmente las autorizaciones.

“El proyecto de Gas Natural-Fenosa supone un grave peligro para Doñana por las implicaciones ambientales que la explotación y almacenamiento del gas tiene para un entorno tan frágil, amenazado y necesitado de protección. Este proyecto y de nuevo pone los intereses privados por delante del general”, ha declarado Julio Barea, portavoz de Greenpeace.

En su denuncia, Greenpeace también informa a la Defensora del Pueblo que en la DIA, los riesgos sísmicos de la zona no han sido debidamente considerados. Como queda de manifiesto en el informe técnico elaborado por prestigiosos geólogos. El estudio recoge explícitamente las propias dudas expuestas en la Declaración al respecto: “En síntesis, el IGME (Instituto Geológico y Minero de España) concluye que los estudios del promotor sobre el riesgo sísmico constituyen una razonable aproximación a un fenómeno altamente complejo donde influyen variables difícilmente controlables (…)”.

Greenpeace, además, expone en la queja, como el proyecto cuenta con un gran y contundente rechazo social manifestado en la oposición de importantes y numerosos sectores de la sociedad (Greenpeace y otros colectivos han recogido casi 250.000 firmas en contra) y también de los poderes públicos. Entre estos, la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, del Congreso de los Diputados en su sesión del día 19 de octubre de 2016, aprobó una Proposición no de Ley sobre la paralización del proyecto industrial de Gas Natural en el entorno del Espacio Natural Doñana y el Pleno del Parlamento de Andalucía el 6 de octubre de 2016 instó al Gobierno de esa comunidad autónoma a adoptar las medidas necesarias y a estudiar las vías legales para paralizar el citado proyecto. También han mostrado su oposición los Ayuntamientos de Viso del Alcor y de San Juan del Puerto.

El Parque Nacional de Doñana (Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera, entre otras figuras de protección) es la mayor reserva ecológica de Europa. Los ecosistemas acuáticos y terrestres le confieren a este espacio unas características específicas por albergar una biodiversidad única, destacando algunas especies tan emblemáticas como el lince ibérico y el águila imperial, hoy en día en peligro de extinción. La marisma es lugar de paso, cría e invernada para miles de aves europeas y africanas, lo que la convierte en un ecosistema de altísimo valor ecológico.

(Fuente: web de Greenpeace)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *