Madrid: No al sionismo de Idan Raichel en la Sala Caracol

El próximo 3 de marzo la Sala Caracol acoge en Madrid la presentación, con la colaboración de la Embajada de Israel en España, del último disco en solitario del artista israelí Idan Raichel At the end of the beginning.

Idan Raichel es un artista de gran proyección internacional. Es una de las caras más conocidas del proyecto Marca Israel, lanzando en el año 2006 por el gobierno israelí. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, “el envío de los artistas y músicos al extranjero muestra la cara más bonita de Israel, para que no nos presentemos únicamente en el contexto de la guerra”. En octubre de 2013, en una entrevista realizada junto con el Cónsul General de Israel en el Pacífico Noroeste, Andy David hizo hincapié en el valor de Raichel para el gobierno israelí: “Creo que Idan es tal vez el mejor embajador que Israel tiene a través de su música y su inclusión”. En una entrevista en el Jerusalem Post en junio 2014 Raichel afirmó, en relación a su anterior trabajo Project Idan Raichel, que “en la creación de este proyecto musical sentimos que somos embajadores culturales de Israel“. Y añadió: “Cuando miro hacia atrás en los últimos años, estoy contento con el Israel que veo”.

La pregunta que nos hacemos, como personas de conciencia y como ciudadanía comprometida con la igualdad y la justicia social es: ¿a qué Israel se refiere Raichel? ¿Al que práctica e incrementa la ocupación de Palestina con la implementación de nuevas colonias o desahucios de sus pobladores palestinos?

Durante esos últimos años de los que habla Raichel, el Estado de Israel ha bloqueado de manera ilegal la Franja de Gaza, convirtiendo a la zona más poblada del planeta en la mayor cárcel al aire libre del mundo. Ha sometido a su población a un bloqueo por tierra, mar y aire y además, la ha masacrado en sucesivos ataques militares en 2008-2009, 2012 y 2014, matando a miles de personas y provocando cientos de miles de desplazamientos internos. Durante la llamada Operación Margen Protector en 2014, Israel asesinó a 2200 personas en 50 días, 547 de ellas eran niños y niñas, un 68% menores de 12 años.

La violencia del Gobierno de Israel no acaba con el bloqueo, ni con los bombardeos sobre Gaza. Tampoco con la continua y sistemática represión sobre los derechos de asamblea pacífica o libertad de expresión. En 2002 Israel aprueba la construcción de un muro que no ha parado de crecer hasta el día de hoy, más de 700 km que representan la verdadera marca del Gobierno de Israel: la marca del apartheid.

Israel no duda en acallar y reprimir con todos los medios a su alcance a todas aquellas voces críticas con sus políticas. Así lo demuestran los datos de los últimos meses. La mal llamada espiral de violencia desatada en las calles de Palestina desde octubre del año pasado, es el resultado de unas políticas que asfixian y reprimen, el estallido de una población frustrada que no puede más. Los espacios de participación de la sociedad civil palestina en las políticas de Israel son prácticamente inexistentes, a pesar de que les afectan plenamente. Cuando expresan su desacuerdo con las políticas de apartheid en el único espacio en el que pueden hacerlo, la calle, se enfrentan a fuertes medidas represivas, tanto físicas como legislativas. Sólo entre octubre y diciembre del 2015 han sido asesinadas 135 personas. Ahora el gobierno también pretende retirarle la ciudadanía a aquellas personas palestinas de Jerusalén que se muestren críticas con el gobierno de Israel, acusándoles de traicionar los valores del Estado y de ser una amenaza para el mismo.

La música de Raichel tiene muchas influencias africanas. En 2012 Idan Raichel viajó por el continente africano. La gira fue planificada en estrecha colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí y las embajadas israelíes en África para retratar a Israel como una sociedad acogedora y multicultural. Avi Granot, jefe de la División de África del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, dijo: “El objetivo del envío de Raichel a África fue presentar la cultura israelí en su mejor momento”. Este esfuerzo es particularmente hipócrita a la luz del tratamiento de los africanos en Israel en busca de asilo político, personas a las que funcionarios israelíes se refieren rutinariamente como “infiltrados”. El primer ministro,Benjamin Netanyahu, llamó a los solicitantes de asilo africanos, “una amenaza para el tejido social de la sociedad, nuestra seguridad nacional, nuestra identidad nacional.. [y] nuestra existencia como Estado judío y democrático”.

Con este panorama, ¿cómo puede alguien sentirse orgulloso de su ejército y del gobierno de su país? Como personas que se oponen al apartheid, la discriminación y la injusticia, no conseguimos entender cómo es posible que Raichel se sienta contento viendo la evolución del Estado de Israel en los últimos años. No entendemos que ninguna persona de conciencia lo haga.

Ante la ineficacia de la comunidad internacional para dar una respuesta que garantice el respeto a los derechos del pueblo palestino y la falta de exigencias por parte de los estados, instituciones y organismos internacionales a Israel para que rinda cuentas de los crímenes cometidos, en el año 2005 representantes de la sociedad civil palestina demandaron a las organizaciones de la sociedad civil internacional y a las personas conscientes de todo el mundo que impusieran amplios boicots e implementasen desinversiones contra Israel, de manera similar a aquellas aplicadas a Sudáfrica en la era del apartheid.

El boicot cultural no pretende atacar a individuos, sino los lazos de estos con las instituciones israelíes que promueven las políticas de ocupación, discriminación y apartheid contra el pueblo palestino. Las instituciones culturales son un elemento clave del andamiaje del régimen de ocupación y apartheid contra el pueblo palestino por parte de Israel. Aquellas instituciones culturales israelíes (incluyendo compañías de arte, grupos musicales, organizaciones de cine, asociaciones de escritores y festivales entre otras), que unen su suerte con el régimen sionista hegemónico en Israel, están implicadas en el apoyo, justificación y encubrimiento de la ocupación de Israel y son, por extensión, cómplices de la negación sistemática de los derechos del pueblo palestino. Este uso cínico del arte y la música sólo sirve para ocultar la ocupación militar israelí de Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Este y su régimen de apartheid.

Es precisamente esa conexión entre el artista y las instituciones que representa, la que nos empuja a lanzar esta llamada y pedirle que cancele su concierto. Por si faltaban más pruebas, en la propia web del concierto en la Sala Caracol figura la Embajada de Israel en España entre los colaboradores.

Raichel, que ha justificado el uso de la tortura y apoyado públicamente a personas acusadas de este crimen contra la humanidad, contribuye al mantenimiento del statu quo prestando su imagen para dulcificar la cara de Israel en el exterior. Lejos de ser apolítico o mantenerse al margen de cuestiones difíciles, este concierto es en realidad una fuerte declaración política a favor de la opresión y el apartheid. A pesar de que se presenta como defensor de la paz y de la tolerancia, Raichel tiene fuertes vínculos con el ejército israelí. Ha avalado a la organización estadounidense Gracias Soldados Israelíes, que tiene como objetivo la promoción y el apoyo al ejército israelí. En unas declaraciones ha expresado su apoyo a los soldados israelíes afirmando que “es un cumplimiento del ideal judío”.

La colaboración con las instituciones israelíes le hacen cómplice de sus crímenes. Es por este apoyo explícito a estas instituciones y la colaboración de la Embajada de Israel en España, como consta en el cartel anunciador, lo que nos lleva algrupo de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel pedirle a todas las personas de conciencia que os suméis a la campaña y no participéis del apartheid.

Esperamos sinceramente que os posicionéis del lado de la justicia y de la solidaridad, que no colaboréis con el régimen sionista y de apartheid promovido por el Gobierno de Israel y que actuéis en consecuencia boicoteando el concierto programado para el próximo día 3 de marzo. No más silencio, no más complicidad.

El próximo 3 de marzo no le cantes al aparheid.

Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP).

Fuente: www.boicotisrael.net

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *